Noticias

1.Ago.2016 / 12:18 pm / Haga un comentario

CLAP

Foto: Archivo

Familias del sector Santa Rita de Casia de la parroquia Santa Lucía, capital de municipio Paz Castillo del eje Valles del Tuy, estado Miranda, al centro norte del país, se unieron desde hace dos meses a la Ruta de la Caraota, programa comunitario que nació para enfrentar la escasez y la especulación en los precios del rubro producto de la guerra económica opositora nacional.

Entre las comunidades que participan en la Ruta de la Caraota destacan: El Loro, Las Brisas, La Redoma, Quebrada Seca, Las Lomas de Santa Rita y el casco central de Santa Rita.

“Esta iniciativa surgió en el seno de la Comuna Luchadores por Santa Rita, conformado por seis consejos comunales locales, tras la primera distribución de alimentos que realizó el Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap), con apoyo de la Corporación para el Desarrollo de la Cuenca del Río Tuy Francisco de Miranda (Corpomiranda) en la localidad”, comentó a manera de anécdota la jefe de la Oficina Agroalimentaria Municipal, Marvi Calvo, durante un recorrido realizado por la comunidad agrícola tuyera.

Detalló que del total de suplementos alimenticios entregados, 200 familias no recibieron el kilo de caraotas negras que contenían las bolsas, por la falta de las unidades necesarias para abastecer a toda la comunidad. En vista de ello, el Clap se organizó y decidió tomar granos de cada empaque como semillas para producir el rubro en sus casas y hoy cuentan con más de 40.250 plantas sembradas que estiman cosecharán unas 7 toneladas de caraotas que serán repartidas en la comunidad.

“Hemos roto paradigmas sobre la necesidad de comprar semillas certificadas e importadas para la producción, los mismos granos de los empaques de caraota que entregó Corpomiranda sirvieron como semillas para sembrar de manera artesanal. De un total de 274 familia de nuestra comunidad sembraron 200 un promedio de 20 o más plantas de caraota en sus casas”, indicó Calvo.

Esta comunidad siguió las lecciones del comandante de la revolución, Hugo Chávez Frías, quien aseguraba que ante la adversidad el pueblo venezolano se crece, acotó.

La Comuna Luchadores por Santa Rita cuenta con 120 voceros, organizados como jefes de calle para enfocados a fortalecer la distribución y la producción de alimentos tales como: yuca, plátano, maíz, frutas, moringa, nin, vegetales, hortalizas, papas, frijol y caraotas.

Capacitación institucional

Calvo indicó que para el fortalecimiento de la producción agrícola, el gobierno municipal de Paz Castillo han dictado talleres a las comunidades locales con apoyo de representantes del Ministerio del Poder Popular para la Producción Agrícola y Tierras, y sus entes adscritos: Fundación de Capacitación e Innovación para el Desarrollo Rural, Ciara; Banco Agrícola de Venezuela, BAV; el Fondo para el Desarrollo Agrario Socialista, Fondas, y del Despacho de Agricultura Urbana.

Afirmó que como parte de la Gran Misión de Abastecimiento Soberano y Seguro se han capacitado a los representantes de los Clap del municipio Paz Castillo en materia agrícola para incentivar el plan de siembra de este año, de manera ecológica.

Romper mitos

Ubaldo Franquiz Rondón, productor agrícola del sector El Loro, afirmó que la cosecha de las carotas en las tierras de la comunidad Santa Rita rompió un viejo mito que pasó de generación en generación de los oriundos de la zona, quienes mantenían la creencia de que era imposible cosechar ese rubro en la comunidad.

“Sin pensar en esas limitaciones, las 200 familias que decidieron producir, sembraron sus semillas, y Dios hizo el milagro, ya nuestras plantas tienen dos meses en proceso de crecimiento y algunas familias ya han sacado cosechas para su autoconsumo. Esto derrotó el mito, y ahora nada nos detendrá para producir para nuestro sustento y a futuro para distribuir al resto del Tuy. Esto sucede sólo gracias a nuestra revolución”, aseguró.

Patios productivos

Teodula Ríos, habitantes del sector La Redoma, quien forma parte del grupo de 200 familias que sembraron caraotas en sus patios, mientras sostenía un puño de caraotas entre sus manos comentó que sin tener la menor idea de cómo sembrar el grano abrió varios huecos en su patio y metió las semillas y, sin más que regarlas diariamente, en menos de tres meses cosecho su primer kilo de caraotas negras.

“Yo pienso que para sembrar lo único que debemos tener es voluntad. Hasta yo lo logré y me da mucha alegría poder consumir lo que coseché, y ahora que sé hacerlo no le pago sobreprecio a nadie ni haré largas colas para comer mis caraotas”, aseveró.

Alexis Ereipa, productor del sector Los Reyes de Santa Rita, indicó que el propulsor de la iniciativa de siembra en el país fue el presidente de la República, Nicolás Maduro, quien en sus alocuciones invitó a los venezolanos a sembrar la tierra y producir los alimentos que requieren para su grupo familiar. “Esto lo puede hacer cualquiera, bien sea en sus casas, edificios, o terrenos, querer es poder”.

“Esta comunidad está unida en un mismo proyecto de producción de caraota como respuesta al llamado del presidente de la República, Nicolás Maduro, a quien le pedimos nos apoye con la repotenciación de los pozos naturales que tenemos en la zona para mejorar el sistema de riego y elevar la potencialidad de producir los rubros alimentarios. Esta guerra económica sólo se combate trabajando duro y cosechando la tierra”, indicó también Marisol González, una de las representantes de las 200 familias productoras del sector Santa Rita.

“Yo acaté el llamado del presidente de la República, Nicolás Maduro y aquí estoy produciendo en dos hectáreas de terreno”, refiere Henry Bello, productor de la comunidad Lomas de Santa Rita, quien considera que la actual coyuntura “obligó a la gente a pensar en la opción de producir para comer y no depender de las bolsas de alimentos que distribuyen los Clap ni mucho menos pagar los alimentos con sobreprecio a los bachaqueros, especuladores de oficio.”

Además de la producción de caraota, Bello desde hace cinco años se dedica a la siembra de árboles frutales, frijoles, maíz, y plantas medicinales (morera, nin y moringa).

La vocera de la comuna y del Clap de Lomas de Santa Rita, Maribel Blanco, detalló que una de las necesidades de la comunidad agrícola de Santa Rita para mejorar el sector agrícola es contar con un buen suministro de agua potable y para el sistema de riego de cultivo, en tal sentido, mencionó un proyecto elaborado por la comuna para la instalación de un sistema de tuberías en la localidad.

Acotó que “más allá de distribuir comida, la verdadera labor de los Clap es promover la producción de semillas y alimentos para el consumo local y a futuro para distribuirlo hacia comunidades vecinas”.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve