Héctor Rodríguez Castro / Noticias / Opinión

18.Nov.2017 / 03:23 pm / Haga un comentario

Fotos: Mirando al Futuro

Fotos: Mirando al Futuro

“Existe al menos un rincón del universo que con toda seguridad puedes mejorar, y eres tú mismo”, escribió el escritor británico y duro crítico de la burguesía de su tiempo, Aldous Huxley. Ése es un pensamiento interesante si analizamos la situación de inseguridad que afecta a nuestro estado Miranda, y lo convirtió en el más violento de toda la geografía nacional.

Una situación, sin duda, demostrada con los buenos resultados obtenidos las últimas semanas, que podemos revertir con el apoyo y la voluntad de todos y cada uno de nosotros. Acabamos de experimentar en la Incidencia Delictiva General una disminución de -6,8 %, en los homicidios tuvimos una alentadora disminución de -71%. Una muestra de que con voluntad política y trabajo conjunto podemos alcanzar la seguridad que tanto esperan nuestras familias mirandinas.

Justamente esta semana que termina, presentamos ante el Consejo Legislativo del Estado Bolivariano de Miranda la Ley Regional de Convivencia y Paz Ciudadana, con la idea de tener el próximo 12 de diciembre un instrumento que nos permita ir a fondo con una transformación profunda de la vida de los mirandinos.

La paz pasa por la dignificación de todos y cada uno de nosotros: significa viviendas adecuadas, servicios de salud completos e integrales, oportunidad de una educación de calidad para todos, desde los más pequeños hasta la universidad, pasando por los tecnológicos y los centros de formación agropecuaria. Todo esto garantizará la posibilidad de un crecimiento personal, familiar y social justo, equilibrado, ese que nos llevará a la mayor suma de felicidad social posible. La paz y la seguridad que todas y todos comenzamos a construir también se fundamenta en la promoción de todo un sistema de industrias para procesar la materia prima generada por nosotros en nuestros ocho espacios geográficos propios para el crecimiento industrial. La paz y la seguridad es alcanzable cuando tengamos las fuentes de empleo y la oportunidad para sentirnos útiles, fuertes y dignos, cerca de casa y se dejen en el pasado las ciudades dormitorios.

La paz se logra en espacios habitables, la seguridad se alcanza en verdaderas ciudades socialistas, autoproductivas y profundamente humanas, donde las Casas de Justicia de Paz sean instrumentos para el encuentro y la autocorrección sin violencia, donde sea cotidiano el espacio para el entretenimiento sano, donde el trabajo y el estudio sean razones para el diario compartir en paz y para la paz.

Ahora, es tiempo de iniciar, continuar más bien, el esfuerzo colectivo para reconstruir nuestra autoestima, y recordar que somos un pueblo de guerreros, hijos de Eponoima, cacique de Carrizal y de Uquira, esposa de Guaicaipuro; recordar que somos descendientes de hombres como Juan Pablo Sojo, escritor de la negritud y la africanidad de nuestras tierras barloventeñas, que somos la mención permanente de Miranda, el hombre que nunca dejó de soñar … y hacer.

Entonces, ninguno puede arredrar, como diría uno de los mayores de cualquiera de nuestros pueblos; no vamos a dar ni un solo paso atrás ante la decisión mayoritaria de transformarnos en un estado de Paz, de encuentro, de familia, de amor.

Ése es nuestro reto, ya estamos comenzando a construir el futuro luminoso de Miranda, un mañana que se inicia por un cambio profundo de cada uno de nosotros, reconociendo nuestras raíces solidarias, libres, mirandinas, bolivarianas, chavistas y profundamente socialistas. Y es así como seremos una tierra de seguridad, abrigo y felicidad. Ésta es la tarea para Todos.

Art01

Art02

Art04

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve