Antonia Muñoz / Noticias / Opinión

27.Ene.2016 / 01:42 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Si alguien fue AUTOCRÍTICO con su gobierno fue el Presidente Chávez. Siempre lo hacía a lo interno, pero muchas veces lo hizo frente a  los medios y hasta en cadena. Sin embargo, algunos de sus colaboradores más  cercanos no siguieron su ejemplo “aguas abajo”. Es más, la autocrítica le era impensable y la crítica fue  ESTIGMATIZADA y  en algunos casos CRIMINALIZADA. Para hacer un poco de historia, recordemos un fragmento del Aló Presidente N° 299 del 6 de enero de 2008: “COMENZÓ LA BATALLA. ÉSTE VA A SER UN AÑO BONITO Y BUENO, EL AÑO DE LAS TRES R. HEMOS DICHO: REVISIÓN, RECTIFICACIÓN Y REIMPULSO REVOLUCIONARIO”. El presidente Chávez hizo esta  reflexión motivado por la derrota del Referéndum  para la REFORMA de la CRBV realizado el 2 de diciembre del 2007. Así nacieron las tres R.

Ciertamente hicimos algunas revisiones y rectificaciones e impulsamos la consulta, para, en lugar de una Reforma, plantear una ENMIENDA a la CRBV, el 15 de febrero de 2009, evento del cual salimos victoriosos. En  el año 2009 se sintió en el país el efecto de  la crisis económica mundial con el descenso de los precios del petróleo, por lo que el gobierno se vio en la necesidad de reformular el presupuesto  con base al barril de petróleo a 40 dólares ya que se había elaborado considerando el barril de petróleo a $60. En consecuencia, hubo recorte presupuestario a nivel estadal y municipal, aunque al final de año cuando el precio del petróleo se recuperó, el gobierno nacional compensó el recorte con créditos adicionales. Sin embargo, la popularidad de la Revolución Bolivariana y sus líderes se vio  afectada.

 En el segundo semestre  del 2010, el Presidente Chávez elaboró un documento autocrítico y propositivo que tituló: “Líneas Estratégicas de Acción Política”, cuyo borrador presentó a la Dirección Nacional unos pocos días después de las Elecciones Parlamentarias del 26 de septiembre del 2010, con la instrucción de revisarlo y  enriquecerlo. Posteriormente lo presentó al PSUV y a la Nación en un acto televisado por VTV y realizado en la Guaira el viernes 21 de enero de 2011. Allí dio la orden a la Dirección Nacional para que se desplegara por todo el país a discutir dicho documento en mesas de trabajo con la militancia a nivel estadal, municipal y parroquial. Cada Vice-Presidente debía dirigir dicha tarea en los municipios cuya responsabilidad política tenía asignada. En ese documento se solicitaba las 3R2: Revisión, Rectificación, Reimpulso, Repolitización y Repolarización. A quien esta nota suscribe le tocó cumplir la tarea encomendada en Apure y Guárico, estados para los cuales había sido designada vicepresidenta en diciembre de 2010.  En todo el país, la militancia ratificó el documento y se obtuvo una versión ampliada, corregida y mejorada.

La última solicitud pública de rectificación que nos hizo el Presidente Chávez fue el 20 de Octubre de 2012, en el Consejo de Ministros conocido como GOLPE DE TIMÓN. Quién puede olvidar aquella dura exhortación de: EFICIENCIA O NADA. COMUNA O NADA. Después de analizar las razones para la derrota del 6D, todas y todos  hemos recordado al amado Comandante Chávez. Todas y todos hemos coincidido en que debemos Rectificar. Todas y todos nos hemos preguntado y lamentado por no haberlo hecho antes. Sin embargo, nunca es tarde cuando el arrepentimiento es sincero y la RECTIFICACIÓN se refleja en un CAMBIO DE CONDUCTA OBSERVABLE Y DE HECHOS CONCRETOS. Ahora sin el Comandante Chávez entre nosotros, y después de la derrota del 6D, lo primero que debemos rectificar es sobre las causas que produjeron la derrota del 6D. Sin embargo, está prohibido partir de premisas falsas, porque podría no haber tiempo para la próxima rectificación.

Aunque luzca repetitivo y hasta molesto para algunos; una gran causa de la derrota fue la Guerra Económica y Comunicacional que montó el imperio norteamericano a través de sus socios en Venezuela y el exterior. El acaparamiento de bienes de uso masivo fríamente calculado fue el inicio de la Guerra Económica, lo cual tuvo un efecto demoledor sobre la psiquis del venezolano, que lo llevó a comprar mucho más de lo que necesitaba ante el temor de que el aparecido e inflado bien volviera a desaparecer. Esto sirvió de estímulo y de caldo de cultivo para que se exacerbara la viveza y el pajarobravismo criollo, ya que muchos vieron la oportunidad de hacer dinero fácil robando a su prójimo. Así, cual enfermedad maligna, se regó por todo el país el negocio perverso del bachaqueo o la reventa, el cual hasta ahora había permanecido “encapsulado” o circunscrito a la frontera o a zonas remotas como las mineras en el estado Bolívar. El CONTRABANDO DE EXTRACCIÓN también se potenció, tanto por los caminos verdes como por los caminos reales, bajo el manto protector del silencio cómplice y la impunidad. Tal vez, por eso el Presidente tuvo que cerrar la frontera.

Finalmente, por ahora, lo que está prohibido, es  creer que la guerra económica fue la única causa de la derrota. La gente reportaba con rabia  la inacción de muchos funcionarios investidos de autoridad (SUNDDE sola no podía) ante las colas y los maltratos verbales y abusos de poder de algunos funcionarios civiles y militares, muchos de los cuales se convirtieron en acaparadores y revendedores. ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, miércoles 27 de enero de 2016.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve