Francisco Rangel Gómez / Noticias / Opinión

8.Ago.2016 / 05:35 pm / Haga un comentario

Rangel Gómez

Ya hemos vivido, sentido y lamentado las formas utilizadas por la oposición para apoderarse del poder. La Nación Venezolana vio con estupor luego que la Derecha fracasó con el Golpe de Estado en abril de 2002, y la brevísima dictadura de Carmona (Jefe de Fedecámaras), que decidieran hundir el barco completo por no querer a su capitán, condenando al Pueblo a múltiples calamidades, tal y como pasó siete meses después con el Golpe Petrolero, donde intentaron quebrar al país completo con tal de hacerse con la presidencia. No les importa absolutamente nada.

Por eso no nos extraña lo que la misma derecha pretende hacer con el “Barco” de Mercosur. Ahora intentan quebrantar su institucionalidad y su normativa, trayendo como consecuencia su destrucción con tal de excluir a Venezuela, a su gobierno y a su población del Mercado Común del Sur, al que ingresamos cumpliendo cada uno de los requisitos jurídicos, sociales, comerciales y diplomáticos.

Recuerdo hace poco más de dos años en Montevideo, haber asistido a la toma de posesión de Venezuela con el Presidente Nicolás Maduro, tal como lo estipula la normativa, por orden alfabético. Llamó muy positivamente la atención que estaban allí las representaciones de todos los países de América del Sur. Cinco miembros plenos, incluida nuestra Patria, y el resto ya como miembros asociados, hecho que implicaba el crecimiento y la función unionista del organismo.

Los que se oponen a que Venezuela asuma la pro tempore están dominados por la mano imperial que apuesta al fracaso de la unión latinoamericana, porque saben de la fortaleza que durante casi dos décadas nos ha permitido avanzar en el desarrollo de los países del sur que decididamente no volverán a ser patio trasero de quienes tienen el complejo de dominar al mundo.

El odio de la ultraderecha contra todo lo que se acerque a Hugo Chávez es inminente y aberrante. Aún así no podrán borrar la huella integracionista del Gigante que no solamente está en un Mercosur, sino en instituciones tan o más trascendentales como la CELAC o UNASUR.

Hace rato los Pueblos Dignos de América Latina decidieron ser irrevocablemente libres, es por ello que hoy permanecen en batalla. Apostamos por seguir cristalizando sueños, enalteciendo nuestros valores, defendiendo la justicia y logrando cada vez más, la inclusión social que tantas realidades ha cambiado en pro del bienestar. Hagan lo que hagan, no podrán romper lo que ya iniciamos y seguiremos defendiendo.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve