Héctor Rodríguez Castro / Noticias / Opinión

18.Sep.2017 / 10:43 am / Haga un comentario

Foto: Referencial

Foto: Referencial

“No midas tu riqueza por el dinero que tienes, mídela por aquellas cosa que tienes y que no cambiarías por dinero” dice una frase de autor anónimo y nos calza perfecto a los mirandinos, quienes tenemos la fuerza para trabajar todos los días, quienes hemos dado lo mejor de muchas generaciones para construir espacios de vida, espacios para la felicidad y la sencillez, donde la igualdad es el denominador común.

Hasta ahora, un pequeño sector social ha creado zonas urbanas que se contraponen por el lujo con los espacios de las mayorías. Miranda tiene 21 municipios y sólo cinco (Los Salias, Sucre, Chacao, Baruta y El Hatillo), menos del 6% de su territorio, concentran casi el 80% de los espacios para la diversión y el entretenimiento: teatros, cines, centros comerciales, e, incluso, grandes parques, sin contar que allí están también las áreas bancarias, los colegios y universidades, así como las zonas industriales.

El resto del estado Miranda pareciera haber sido condenado a convertirse en ciudades dormitorio, y en espacios sin las oportunidades de esos cinco municipios. No es casualidad que los municipios más ricos de Venezuela están en Miranda (Chacao, Baruta y Los Salias)
pero según los propios estudios del gobierno de Miranda, fuera de esos tres municipios, la tasa de pobreza se sitúa en más de un 30%, y con pocas fuentes de trabajo.

La lucha del gobierno central para cambiar esa proporción ha llevado a convertir a Miranda en el 2º presupuesto más alto de todos los estados, con una cifra que supera los 16 mil millones de dólares. Pero el actual gobierno regional sólo favorece a los municipios más ricos en desmedro de los otros 16.

En tal sentido, la propuesta es responder como pueblo organizado, dispuesto a trabajar codo a codo con el nuevo gobierno regional, el cual debe: proveer de acompañamiento en todos los proyectos; suministrarle formación a la ciudadanía para que pueda sumarse a la producción de bienes; promover las culturas locales; integrarse tanto a los programas de seguridad como de mantenimiento de vial; y hacer una contraloría fuerte, constante, para limpiar a la sociedad de vicios, y recuperar la dignidad de pueblo alegre, productivo y solidario.

Es por ello, que estamos proponiendo como plan de gobierno que cada subregión aborde su Distrito Motor de Desarrollo, generando una nueva noción de ciudades para la vida.

Espacios urbanos donde la cultura, la economía, la educación y la salud se combinen, donde hayan fuente de trabajo para todos, y esa riqueza de cinco municipios se convierta en un elemento común en todo el estado Miranda.

El sueño posible, la construcción desde el seno de nuestra sociedad mirandina, son ciudades grandes y pequeñas, donde haya una sonrisa en cada rostro, y todos juntos en un ejercicio de cogobierno podamos sembrar las bases de una felicidad permanente.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve