Memorias / Noticias

17.May.2015 / 08:36 am / Haga un comentario

La muerte es un signo de la vida

Prensa PSUV.- Hoy se cumplen 6 años de la partida física del gran poeta nuestroamericano, Mario Beneddetti. A sus 88 años marcho a la eternidad desde sus casa en Montevideo, había sido novelista, ensayista, dramaturgo, poeta, cuentista y crítico, figurando como una de las personalidades más importantes de la literatura de la segunda mitad del siglo XX.

Nació en Paso de los Toros (Tacuarembó, Uruguay) el 14 de septiembre de 1920. Se educó en el colegio Alemán de Montevideo y en el liceo Miranda, y trabajó como vendedor, taquígrafo, contable, funcionario público y periodista. Entre 1938 y 1941 residió casi continuamente en Buenos Aires, y, en 1945, de regreso a Montevideo, se integró en la redacción del célebre semanario Marcha; allí se forma como periodista junto a Carlos Quijano, y formará parte de su equipo hasta 1974 con la clausura de la publicación. Ese mismo año, 1945 publica su primer libro de poemas, La víspera indeleble , que no se volverá a editar.

A la aparición de su primera obra ensayística, Peripecia y novela (1948), sigue en 1949 su primer libro de cuentos, Esta mañana , y, un año más tarde, los poemas de Sólo mientras tanto. En 1953 aparece Quién de nosotros, su primera novela, pero es el volumen de cuentos Montevideanos (1959) en los que toman forma las principales características de la narrativa de Benedetti, que los consagró como escritor. Con su siguiente novela, La tregua (1960), Benedetti adquiere proyección internacional: la obra tuvo más de un centenar de ediciones, fue traducida a diecinueve idiomas y llevada al cine, el teatro, la radio y la televisión.

Por razones políticas, debió abandonar su país en 1973, iniciando así un largo exilio de doce años que lo llevó a residir en Argentina, Perú, Cuba y España, y que dio lugar también a ese proceso bautizado por él como desexilio: una experiencia con huellas tan profundas en lo vital como en lo literario.

Su amplia producción literaria abarca todos los géneros, incluso famosas letras de canciones, y suma más de setenta obras, pero entre ellas destacan sus recopilaciones poéticas Inventario e Inventario Dos, los cuentos de La muerte y otras sorpresas (1968), Con y sin nostalgia (1977) y Geografías (1984), las novelas Gracias por el fuego (1965) y Primavera con una esquina rota , que en 1987 recibió el Premio Llama de Oro de Amnistía Internacional, así como la irrepetible novela en verso El cumpleaños de Juan Ángel.

A los 88 años de edad, el día 17 de mayo de 2009, poco después de las 6 de la tarde, Benedetti muere en su casa de Montevideo. El Palacio Legislativo fue designado como el sitio de su velatorio. En el marco de este hecho, el gobierno uruguayo decretó duelo nacional, su cortejo fúnebre fue encabezado por integrantes de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay y la Central de Trabajadores (PIT – CNT, entre otras personalidades y amigos del escritor, y cientos de ciudadanos que acompañaron al mismo, quedando de manifiesto su fuerte arraigo popular. Fue sembrado en el Panteón Nacional del Cementerio Central de Montevideo.

A propósito de su desaparición física su amigo, el cantautor uruguayo, Daniel Vieglietti, escribió:

“Desde su coherencia nos ha enseñado cómo el humor puede ser fértil, cómo el amor y la lucha pueden ser cómplices, cómo la confianza en el hombre, en el otro, en la otra, tiene que anteponerse a toda desconfianza. El creía en el prójimo sin necesidad de mayores pruebas. Creía, sin laberintos, en los otros y los traía cerca. A nadie le cabe duda de que, como en su poema, defendía la alegría a ultranza. Construía puentes de alegría para oponerse a la tristeza y a la muerte. Era un extremista del optimismo y de la esperanza, sin dejar de lado un agudo sentido crítico y una profunda preocupación por la gente. Un hombre, ya lo dijimos, de una modestia ejemplar, que su amigo Eduardo Galeano explica diciendo que Mario Benedetti no se daba cuenta de que era Mario Benedetti”.

Nuestro comandante Hugo Chávez, amigo y admirador de Benedetti, expresó su profundo dolor por la pérdida de este gran Americano, y le dedicó unas líneas en las que expresó:

“Canto oriental, canto amigo

canto mil veces cantado

suena el clarín de los gallos

cuando la mañana viene

y como dice Benedetti

el canto no se ha acabado”

Con estos versos del cantor del pueblo nuestro, Alí Primera, quiero honrar de nuevo la memoria de otro cantor del pueblo, nuestro poeta y camarada Mario Benedetti, voz y conciencia nuestroamericana. El fue, es y será por siempre nuestro amado maestro: canto oriental, canto amigo, canto mil veces cantado, canto de nunca acabar, clarín de todos los gallos anunciando infinitos amaneceres para esta Patria Grande de todos.

Benedetti fue un hombre comprometido plenamente con el Socialismo, la voz que siempre se encargará de recordarle al mundo que el Sur también existe”. Representa lo mas sublime y hermoso de nuestra litaratura, la belleza y el amor comprometido y puestos al servicio de las luchas de la humanidad, del rescate de nuestra identidad y nuestra historia; Benedetti es la revolucion hecha palabra y la lucha echa poesia, hoy lo recordamos con un hasta siempre pues como decía, Alí Primera; siempre volará la idea aunque se pudran los huesos.

 

Texto: Silvestre Montilla

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve