Noticias

26.Abr.2016 / 11:49 am / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

Lo mismo podemos sostener de los pronunciamientos de la ONU a favor de la Ley de Amnistía, o del pedido de The Washington Post para que Estados Unidos y una coalición multilateral, léase países aliados de América Latina, intervengan ante la misma crisis humanitaria en Venezuela, que el Comando Sur llama a instalar como matriz “coordinando acciones con la comunidad de inteligencia, ONGS, corporaciones privadas de comunicación como la SIP y diversos medios privados”.

Es obvio porque el Comando Sur viene a citar una obviedad intuida por la realidad, pero a lo que hay que prestarle más atención no es a la táctica sino a la citada estrategia de “cerco y asfixia sobre el chavismo para evitar su recomposición y reagrupamiento”, porque si nos llevamos por la misma intuición, lo cierto es que esta operación remate, nombrada por ellos mismos fase decisiva, no abarca únicamente al chavismo sino a todo aquello que sea una resistencia al poder occidental en la región.

La perspectiva

Pero no volemos demasiado para no empastar la perspectiva de esta jugada, porque resulta sencillo unir A, B, C cuando Almagro hace un viaje por Chile y Argentina, a principio de año, y comunica su deseo de estudiar la aplicación de la Carta Democrática en Venezuela. Sólo que espera que la oposición presente su pedido, lo que obliga a preguntarse sobre los tiempos y la preparación de este movimiento.

Pero no contestemos todavía esta pregunta sino que veamos la coincidencia de este viaje de Almagro con la presentación de la Alianza Parlamentaria Democrática de América y un viaje de una comisión de la MUD a estos países, lo que denota un trabajo diplomático por organizar a países aliados para una eventual votación en el seno de la OEA en un contexto de insurrección en Venezuela, como plantea el Comando Sur en su documento recién revelado.

Entonces, si la MUD aclimata este movimiento desconociendo a la Comisión de la Verdad y, por ende, a la Unasur para trasladar el tema Venezuela a la OEA, ¿cuál es el pitazo que espera la MUD para presentar su pedido al organismo? Y sin duda ese pitazo es el impeachement a Dilma.

Del impeachement al golpe de fuerza

Simplemente porque la sola posibilidad de que el juicio político a Dilma prospere hace que sea apartada de su cargo por 180 días hasta que se resuelva si es finalmente destituida. Por lo que de facto, el PT y Lula, el recambio directo del partido, quedan superditados a navegar contra corriente en el llano y a merced de una justicia que se plantea implacable, apoyada para enjuiciarlos y disminuirlos como actores políticos reales de Brasil.

Pero, de nuevo, esto es irse por las ramas, y la jugada de Almagro y el Comando Sur conlleva a delimitar la sincronía entre un pedido de aplicación de la Carta Democrática y un eventual desembarco (aún incierto en cuanto a votos a favor del impechmeant) del vicepresidente de Dilma y promotor del golpe parlamentario, Michel Temer, porque finalmente Washington tendría un aliado de peso para lidiar con la “crisis humanitaria en Venezuela” y terminaría de redireccionar la intervención diplomática de la Unasur a la OEA, creando un precedente importante para la oxigenación de su arquitectura institucional para controlar la región.

Por eso a la MUD y el Comando Sur le cabe esperar si finalmente tiene a su favor al país potencia de la región para poner en marcha su ofensiva diplomática en la OEA, cuyo antecedente inmediato data de mediados del año pasado cuando Colombia intentó convocar una reunión en la OEA por el cierre de frontera de Venezuela y perdió tan sólo por un voto con abstenciones de países como Argentina y Brasil.

Como observamos, el “cerco y asfixia” del Comando Sur es un intento de tierra arrasada regional que termine donde todo comenzó, Venezuela, y según Almagro está fechado para fines de abril, cuando todo el panorama esté aclarado y definitivamente intenten culminar el golpe de fuerza que tienen en desarrollo en la región.

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve