Internacionales / Noticias

26.Sep.2016 / 11:00 am / Haga un comentario

Paz-Colombia

Foto: Correo del Orinoco

Cinco décadas de conflicto armado, de la confrontación más prolongada y terrible en nuestra Sudamérica, podrían tener fin hoy en Cartagena. En esta ciudad del Caribe colombiano el presidente Juan Manuel Santos firmará junto al máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) los acuerdos de paz que ya fueron pactados en La Habana (Cuba).

Se trata de un día histórico para el pueblo latinoamericano y, por supuesto, muy especialmente para colombianos y colombianas. Se trató de un conflicto que dejó profundas huellas: masacres, desplazados, desaparecidos y que afronta aún severos desafíos. El primero de ellos, lograr la mayoría en el plebiscito del próximo 2 de octubre, donde será el pueblo quien decida si refrenda o no los acuerdos de paz.

Aun cuando las encuestas indican que el Sí a la paz obtendría más del 70% de los votos, todavía queda la resistencia de la derecha guerrerista, que insiste en prolongar el conflicto y llama a votar en contra de los acuerdos. Este sector está encabezado por el expresidente y senador Álvaro Uribe.

El paramilitarismo 

Otro de los desafíos para consolidar la paz en Colombia es la persistencia de grupos paramilitares que siguen ejecutando acciones de terror y sicariato en el país. Desde la década de los 80 estos grupos han estado al frente de centenares de crímenes de lesa humanidad, así como del asesinato y exterminio de líderes y militantes de izquierda, de organizaciones sociales, sindicales y campesinas. Tal fue el caso de la Unión Patriótica, la organización de izquierda que fue liquidada por las bandas terroristas de la derecha.

Cumplimiento de los acuerdos  

La guerra en Colombia comenzó cuando la oligarquía asesina al líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, a quien se vislumbraba como presidente de Colombia en 1948. Gaitán encarnaba la posibilidad de construir una sociedad más justa que superara las condiciones casi feudales en las que se mantenía a las grandes mayorías del país. La esperanza de los excluidos fue respondida a balazos por el sistema y de allí derivó toda la historia que se vive hasta estos días.

Los acuerdos entre las FARC y el gobierno de Santos incluyen la necesidad de una política de desarrollo agrario integral que garantice el acceso a la tierra, la dotación de servicios básicos, salud y educación para el campesinado. También ofrece garantías de participación política, por ello las FARC se transformarán en partido político y la participación ciudadana.

Cartagena se viste de gala 

Hoy la “ciudad heroica”, es decir, Cartagena, se viste de gloria para ser el lugar donde se podrían abrir las puertas a una nueva realidad colombiana. El presidente Santos ha dicho que también se le podrá “decir también la Ciudad de la Paz, porque va a poder ser una ciudad donde se firmó tal vez el acuerdo más importante de la historia reciente de nuestro país”.

En Cartagena se darán cita más de 2.500 invitados, entre ellos mandatarios de aproximadamente 15 países latinoamericanos para participar como testigos del acontecimiento de la paz. También estará presente Ban Ki Moon, secretario general de Naciones Unidas. Dos intervenciones principales tendrá el acto, las de Timoléon Jiménez, Timochenko, a nombre de las FARC, y la del mandatario colombiano Juan Manuel Santos.

La sonrisa de Chávez 

Hablar de la paz en Colombia es también recordar el papel jugado por Venezuela en favor del fin del conflicto armado. Fue el comandante Hugo Chávez un incansable aliado del pueblo colombiano en el anhelo de la paz, luego esta labor fue continuada por el presidente Nicolás Maduro. Esta tarea es reconocida por propios extraños, tanto las FARC como el Gobierno colombiano han resaltado la importancia de la ayuda venezolana.

“El día en que se firme la paz en Colombia habrá fiesta en Venezuela y en el continente”, dijo un día el comandante Chávez. Seguro estará sonriendo con la noticia.

Correo del Orinoco

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve