Noticias

Foto: Asamblea Nacional

El diputado y candidato a la Asamblea Nacional por el circuito 1 de Caracas, Freddy Bernal, desmintió que  los cuerpos de seguridad del Estado sean los proveedores de armas de la delincuencia desbordada que impera en el país, señalando que los criminales están armados con fusiles AR-15, los cuales no son un arma de ningún organismo de protección, incluyendo la Fuerza Armada Nacional, rumores que han venido haciendo correr voces malintencionadas.

Resaltó el parlamentario, miembro de la Comisión de Política Interior que este armamento en poder de la delincuencia es fabricado en Norteamérica y  proviene del contrabando del mercado negro de las armas hacia el crimen organizado, con la única intención de causar desasosiego en la sociedad y elevar el  poder de  fuego del crimen organizado ante  los  cuerpos seguridad del Estado.

Recordó que esta situación donde los delincuentes poseen más poder de fuego que la policía, quienes solo tienen pistolas 9 milímetros de 18 cartuchos, le recuerda a la operación “Rápido y Furioso”  en la que se dio un flujo de armas de alto poder desde Estados Unidos hacia las bandas del narcotráfico en México.

En este sentido precisó el legislador que Venezuela  a pesar de los esfuerzos del gobierno el crimen ha perdido respeto por autoridad investida de derecho, policías y guardias nacional, quienes ahora son presos de los delincuentes para ser asesinados, quitarles sus motos y  armas de reglamento.

Reiteró los señalamientos que ha venido haciendo desde que estuvo al frente de la  Comisión Presidencial para la Reforma Policial, en torno a la necesidad de avanzar dentro del régimen penitenciario  para garantizar el aislamiento de  los pranes,  ya que no es un secreto que en algunas cárceles los delincuentes de alta peligrosidad  comandan bandas a cielo abierto, fuera de ellas, por lo cual  hay que separarlos para proteger a la sociedad.

Otro elemento sobe el cual está dispuesto a trabajar y batallar  en su camino a la reelección parlamentaria es la adaptación de las leyes para controlar este flagelo, proponiendo fundamentalmente la reforma del viejo Código Penal Venezolano, donde  los delitos graves tienen penas muy bajas y beneficios muy altos.

Ante este panorama su propuesta es elevar las penas de los delitos de robo agravado, secuestro, homicidio agravado, extorsión, sicariato y violación. Seis delitos que según su criterio hay que llevarlos a 30 años de cárcel con beneficios únicamente al cumplir 80% de la pena, pues actualmente se da el caso de que  quienes ha cometido un crimen macabro pueden salir con solo cumplir seis años de presidio, lo que es absolutamente injusto para la sociedad.

Sostiene que ante la acción desmedida de la delincuencia  contra los ciudadanos, el Estado debe profundizar en el ejercicio de la autoridad y con leyes de mayor carácter punitivo, sin dejar de lado la política preventiva  que ha venido adelantando el gobierno.

Zonas de paz tienen un tiempo

Interrogado sobre los cuestionamientos que se le hacen a las zonas de paz, creadas por el gobierno para facilitar la reinserción social de la delincuencia, las cuales son  señaladas como territorios de impunidad que actúan como aliviadero de la delincuencia, destacó que si esta no se ha dado en un tiempo prudencial  deben aplicárseles el peso de la ley a los criminales.

“Si  los delincuentes no dan un paso adelante en desarmarse, lo que viene es ir a buscarlos ajustados a los  derechos humanos   y la Constitución”.

Sobre las amenazas que se ciernen sobre el parlamentario, a quien recientemente le asesinaron un escolta y estuvieron buscando a otro con igual objetivo, afirmó no ser mas valiente que los demás, pero asume las consecuencias de sus tareas, por lo que asegura que una cuerda de bandidos o mafiosos no lo amedrentarán a él ni  a  los funcionarios de seguridad,   “porque si nos ponen contra la pared y bajamos la cabeza se diluye la sociedad y el estado  de derecho”, puntualizó Bernal.

Asamblea Nacional

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve