Noticias

10.Jul.2016 / 02:36 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

En la edición número 189 de su programa Aló, Presidente, el comandante Hugo Chávez reiteró la idea de la integración y la unión latinoamericana para lograr una región de justicia y al mismo tiempo fuerte ante las constantes desestabilizaciones y golpes de Estado con factura norteamericana.

“Sólo la unión de los pueblos, y unos militares conscientes, unos militares patriotas como lo fueron Bolívar, San Martín, Pancho Villa, Zapata, Sandino, Sucre, Artigas, O’higgins, y todos ellos sólo unos soldados comprometidos con un pueblo y conscientes, una clase obrera organizada, unas corrientes sociales, en movimiento, nos harán líderes y en esa dirección es que vamos, en todo este continente”, proyectó, el 18 de abril de 2004, acompañado de voceros de movimientos sociales de Brasil y España, en el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores.

Asimismo, agregó: “Sólo la unión de nosotros nos hará libres, se requiere mucha conciencia y mucha lucha por eso estos encuentros aquí en Caracas, qué importantes, son para el futuro, no sólo de Venezuela, para el futuro de la América y para el futuro de todo el mundo. Y cuando hablo de América estoy incluyendo por supuesto al pueblo de los Estados Unidos de Norteamérica, al pueblo de Canadá que también son pueblos americanos, son pueblos de estos continentes, son pueblos hermanos y para ellos vaya nuestro afecto, nuestra esperanza de un mundo de iguales, y de justicia”.

Hizo este reconocimiento a los pueblos norteamericanos para diferenciar su accionar del de la élite de esas naciones que históricamente han estado comprometidas con la desestabilización del Sur.

Recordó que los golpes de Estados contra los Gobiernos progresistas y de izquierda de América Latina tienen sello “gringo” y se gestan bajo la política imperialista de Estados Unidos.

Un claro ejemplo de la esencia golpista del imperialismo estadounidense —explicó Chávez ese domingo— fue el golpe contra el Gobierno del líder socialista Salvador Allende, ocurrido el 11 de septiembre de 1973 y alentado por la derecha y extrema derecha de Chile.

Para entonces, Allende representaba un modelo de dignidad para las naciones suramericanas al estar su Gobierno anclado a los intereses del pueblo chileno.

La misma táctica —recordó Chávez— había sido utilizada en Brasil, el 31 de marzo de 1964, cuando se produjo el golpe de Estado contra el presidente revolucionario Joao Goulart, hecho que marcó el inicio de la cruenta dictadura que se extendió hasta 1985. Y, de la misma manera, se intentó reproducir en Venezuela en 2002.

Cuando en Latinoamérica “comienza a levantarse un proyecto verdaderamente democrático, (el imperialismo) comienza a buscar un (Augusto) Pinochet, comienzan a calentarles los oídos a los militares y comienzan a captarlos y a organizarlos como aquí (en Venezuela) ocurrió. Desde Washington se alentó el golpe de Estado contra Venezuela del 11 de abril, tiene factura norteamericana, eso está más que demostrado”, señaló, cuando apenas habían pasado dos años del golpe de Estado del 2002.

En dicho programa, el comandante Chávez reiteró también la necesidad de estudiar la historia y de rescatar las herencias patriotas de los héroes y heroínas de la independencia, como el de Padre de la Patria, Simón Bolívar.

“Bolívar tuvo la grandeza de entender que si no captaba la motivación del pueblo e incorporaba las masas populares: los pardos, los negros, los blancos, los pobres, los peones de la sabana, los que querían y anhelaban un cambio profundo en su modo de vida, el modo esclavista, Bolívar tuvo la grandeza de entender que si aquella gente no se incorporaba, no habría independencia posible, no habría revolución posible, no habría cambio posible”.

“Yo invito al pueblo venezolano a que siga, a que sigamos recuperando esa memoria histórica y alimentándonos con ella, aquí en la mente, aquí en la conciencia, aquí en el alma, aquí en los brazos, aquí para conformar, para seguir conformando una gran fuerza moral, consciente, movilizada que ahora sí sea capaz, 200 años después, de llevar a feliz término aquel proceso que comenzó con aquel grito de independencia”, subrayó.

Economía social

El comandante Hugo Chávez recordó que, además de la unión de los pueblos, entre los legados de Bolívar se encuentra también la construcción de un nuevo modelo económico, basado en lo social.

“Continuemos trabajando cada día más unidos en lo económico, para construir un nuevo sistema económico, más allá del capitalismo salvaje, un modelo económico que satisfaga las necesidades de las mayorías: economía al servicio del hombre y no el hombre al servicio de la economía, una economía social”, manifestó.

Señaló que la Revolución Bolivariana no es más que un proyecto alternativo al capitalismo neoliberal y salvaje, que se signa por la exclusión y las desigualdades, por lo que Venezuela se convirtió en blanco de los ataques del imperialismo norteamericano.

AVN
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve