Memorias / Noticias

6.Feb.2013 / 07:00 am / 2 Comentarios

Prensa PSUV.- El 6 de febrero de 1929, nació en Boconó estado Trujillo, el combativo dirigente revolucionario, Fabrico Ojeda, político de izquierda y una de las principales figuras de las luchas contra la dictadura Perejimenista y la posterior lucha guerrillera por la liberación nacional y contra la llamada “democracia” del Pacto de Punto Fijo.

Desde muy temprano, a los 17 años, se inició en la actividad política, inscribiéndose en 1949 en el Partido Unión Republicana Democrática (URD), donde militó hasta 1962, fecha en que renunció públicamente.

En 1948, después de un año como maestro de escuela de la Creole Petroleum Corporation, trabajo que compartía con el estudio en el liceo Hermágoras Chávez de Cabimas, conoció Caracas.

El 23 de agosto de 1952, a los 23 años de edad, es detenido en Maturín a manos de los órganos de inteligencia de la Seguridad Nacional.

Para 1955 comenzará sus estudios de periodismo en la Universidad Central de Venezuela.

En 1956 entra a trabajar en el diario El Nacional donde fue destacado para cubrir la fuente de Miraflores. También laboró en La Calle y El Heraldo.

En el año 1957 comienza su fiel militancia y organiza el movimiento civil de resistencia a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, en las filas de la Junta Patriótica, de la cual fue presidente.

En 1958 resultó electo diputado por el Distrito Federal, cargo del que se separó en junio de 1962, con renuncia pública también, “para sumarse a los guerrilleros que operan en diferentes frentes del país”.

A continuación fragmentos de la carta de Fabricio Carta renunciando a su puesto de diputado en el entonces Congreso Nacional:

“ (…) vengo ante ustedes a expresar la decisión de dejar el Parlamento, este recinto que pisé por voluntad del glorioso pueblo caraqueño, hoy oprimido y humillado, para subir a las montañas e incorporarme a los compañeros que ya han iniciado el combate y con ellos continuar la lucha revolucionaria para la liberación de Venezuela, para el bienestar futuro del pueblo, para la redención de los humildes. Estoy consciente de lo que esta decisión implica (…) riesgos (…) Venezuela (…) necesita un cambio a fondo para recobrar su perfil de nación soberana, recuperar los medios de riqueza hoy en manos del capital extranjero y convertirlos en instrumento de progreso colectivo (…) Necesitamos un cambio a fondo para liberar al trabajador de la miseria, la ignorancia y la explotación; para poner la enseñanza, la técnica y la ciencia al alcance del pueblo (…) Venezuela, en fin, necesita un cambio profundo para que los derechos democráticos del pueblo no sean letra muerta en el texto de las leyes; para que la libertad exista y la justicia impere; para que el derecho a la educación, al trabajo, a la salud y al bienestar sean verdaderos derechos para las mayorías populares y no privilegios de escasas minorías (…) los venezolanos no podemos permanecer aferrados a una vida política, sin perspectivas de futuro. No hacemos la guerra contra las Fuerzas Armadas (…) (allí) hay hombres que sienten la Patria en su exacta dimensión y que inspirados en las lecciones de Bolívar, siguen su ejemplo de valor, de nobleza y patriotismo (…)”

Fabricio Ojeda fue uno de los fundadores de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional FALN, constituidas formalmente el 1º de enero de 1963 (al agruparse el Frente José Leonardo Chirinos, Douglas Bravo, Elías Manuitt Camero, el Movimiento 2 de Junio, comandante Manuel Ponte Rodríguez, capitán Pedro Medina Silva, la Unión Cívico Militar, teniente coronel Juan de Dios Moncada Vidal, comandante Manuel Azuaje, el Movimiento 4 de Mayo, capitán Jesús Teodoro Molina, comandante Pedro Vargas Castellón, y el Comando Nacional de Guerrilla). En las guerrillas llegó a obtener el grado de comandante y presidió el Frente de Liberación Nacional FLN en el distrito Argimiro Gabaldón.

Fabricio fue capturado por el Ejército el 12 de octubre de 1962, y condenado por el Consejo de Guerra Occidental a 18 años y 8 meses de prisión. El 15 de septiembre de 1963 se fuga espectacularmente de la Cárcel de Trujillo, junto a un grupo de compañeros guerrilleros y militares y se reintegra a la guerrilla, donde obtiene el grado de Comandante del frente José Antonio Páez y presidente del Frente de Liberación Nacional (FLN).

Una vez comandante del FLN y tras una serie de contradicciones que amenazaban el resquebrajamiento en la unidad de las fuerzas guerrilleras, decide bajar de las montañas y corriendo todos los riesgos se dirige Caracas con el objetivo de evitar lo que parecía ser una inminente división.

El 20 de junio de 1966 , fue capturado en La Guaira por el Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (SIFA). Y dos días después y en muy extrañas circunstancia apareció “suicidado” en su celda de prisión.

Desde el mismo momento de su muerte hasta nuestro días, ha existido mucho debate acerca de las verdaderas causas que produjeron la muerte de Fabricio Ojeda, pues familiares, amigos y compañeros de lucha de Fabricio, afirman que un hombre de su temple jamás se hubiese suicidado, por lo que sostienen que su muerte, más que un suicidio, se trato de un asesinato.

Por estas razones y en medio de centenas de denuncias sobres los crímenes de la IV República, en el año 2012 el Ministerio Publico ordenó llevar a cabo una investigación con el fin de esclarecer las verdaderas causas de la muerte de este militante revolucionario. Por lo que el 16 de noviembre del 2012 fueron exhumados sus restos enterrados en el Cementerio General del Sur, en presencia de los familiares de Fabricio Ojeda, de el diputado del PSUV Freddy Bernal, junto con diez expertos de la Unidad Criminalística contra la Vulneración de los Derechos Fundamentales y cuatro fiscales del Ministerio Público. Esta investigación está en curso.

En una ocasión de lucha Fabricio expresó: “Si muero no importa, otros vendrán detrás que recogerán nuestro fusil y nuestra bandera para continuar con dignidad lo que es ideal y saber de nuestro pueblo”.

A 83 años de su natalicio y a pocos días de haber sido encontrados y dignificados los restos de Noel Rodríguez, otro mártir de la revolución venezolana, también víctima del Pacto de Punto Fijo, que junto a Fabricio son ejemplo de la valentía, el coraje, la dignidad y la conciencia de nuestro pueblo. Queremos rendir homenaje a Fabricio Ojeda, a su lucha que se ha ido haciendo nuestra y que hoy impulsamos bajo el liderazgo del presidente Chávez y que no permitiremos que sea saboteada por los mismos que ayer fueron verdugos y perseguidores de Fabricio Ojeda. Como dice ese hermoso verso de Gloria Martín:

Arrancaremos al aire el aire que te quitaron,

al tiempo,

el tiempo de hacer la vida

sin que contra su causa te mueran.

Cuerpo abolido, imagen nuestra:

¡Tú abres el porvenir de par en par!

Fuentes:

  • Arena M. Bastardo S., Ireri Sanvicente Flores, José Luis Alcalá Ojeda, Vida y Obra de Fabricio Ojeda, Comité Editorial del Instituto Municipal de Publicaciones, Caracas 2011
  • Ojeda Fabricio, Ruiz Omar, Alzamos tu bandera, editoorial El perro y la rana, Caracas 2007.
  • Ver también nota sobre la exhumación de los restos de Fabricio Ojeda publicada en el Correo del Orinoco el 16 de noviembre del 2012.

 

Comentarios

7.Feb.2013 07:57 pm
Wilmen C. (Carabobo) dijo:

Que muestra de ser un verdadero Revolucionario, el cual sabiendo los grandes riesgos que correría no estimo esfuerzos para luchar por su pueblo.
Me acuerdo el famoso 11 de abril cuando los fascistas dieron el golpe de estado, muchos ” Y QUE CAMARADAS CON CARGOS RELEVANTES ” apenas se sintieron presionados por la canalla y en fracciones de horas pactaron con ellos vendiéndose al mejor postor. Lamentablemente muchos de ellos a pesar de sus traiciones fueron premiados hoy en día en los cargos importantes en nuestra Revolución. Por favor RODILLA EN TIERRA Y TOMEN EN CUENTA A LOS VERDADEROS REVOLUCIONARIOS en especial en los diferentes cargos direccionales Educativos.

7.Feb.2013 08:29 pm
rodolfo hernandez (Anzoátegui) dijo:

VIVA FABRICIO LOS QUE MUEREN POR LA VIDA NO PUEDEN LLAMARSE MUERTOS

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve