Memorias / Noticias

21.Jul.2016 / 12:19 pm / Haga un comentario

Ernest Hemingway

Ernest Miller Hemingway (Oak Park, Illinois, 21 de julio de 1899 – Ketchum, Idaho, 2 de julio de 1961) fue un escritor y periodista estadounidense, y uno de los principales novelistas y cuentistas del siglo xx.

Su estilo sobrio y minimalista tuvo una gran influencia sobre la ficción del siglo XX, mientras que su vida de aventuras y su imagen pública influenció generaciones posteriores.

Hemingway escribió la mayor parte de su obra entre mediados de 1920 y mediados de 1950. Ganó el Premio Pulitzer en 1953 por El viejo y el mar y al año siguiente el Premio Nobel de Literatura por su obra completa. Publicó siete novelas, seis recopilaciones de cuentos y dos ensayos. Póstumamente se publicaron tres novelas, cuatro libros de cuentos y tres ensayos. Muchos de estos son considerados clásicos de la literatura de Estados Unidos (EEUU).

Hemingway se crio en Oak Park, Illinois (EEUU). Después de la escuela secundaria, trabajó durante unos meses como periodista del Kansas City Star, antes de irse al frente italiano donde se registró como conductor de ambulancia durante la Primera Guerra Mundial. En 1918, fue gravemente herido y regresó a su casa.

Sus experiencias de la guerra sirvieron de base para su novela Adiós a las armas. En 1921 se casó con Hadley Richardson, la primera de sus cuatro esposas. La pareja se mudó a París, donde trabajó como corresponsal extranjero, y cayó bajo la influencia de los escritores y artistas modernistas de la comunidad de expatriados, la “Generación perdida” de la década de 1920. La primera novela de Hemingway, Fiesta, fue publicada en 1926.

Después de su divorcio de Hadley Richardson en 1927, Hemingway se casó con Pauline Pfeiffer. La pareja se divorció después de que Hemingway regresara de la Guerra Civil Española, donde había sido periodista, y después de que escribiera Por quién doblan las campanas. Martha Gellhorn fue su tercera esposa y se casó con ella en 1940. Se separaron cuando conoció a María Welsh en Londres, durante la Segunda Guerra Mundial. Estuvo presente durante el desembarco de Normandía y la liberación de París.

Poco después de la publicación de El viejo y el mar en 1952, Hemingway se fue de safari a África, donde estuvo a punto de morir en dos accidentes aéreos sucesivos que lo dejaron con dolor y problemas de salud por gran parte del resto de su vida. Hemingway tenía residencia permanente en Cayo Hueso, Florida (durante la década de 1930) y Cuba (durante la década de 1940 y 1950). En 1959 compró una casa en Ketchum (Idaho), donde se suicidó el 2 de julio de 1961.

En la madrugada del 2 de julio de 1961, Hemingway se disparó “deliberadamente” con su escopeta favorita:Abrió la bodega del sótano donde guardaba sus armas, subió las escaleras hacia el vestíbulo de la entrada principal de su casa, y “empujó dos balas en la escopeta Boss calibre doce, colocó el extremo del cañón en su boca, apretó el gatillo y estalló su cerebro”. Mary llamó al hospital de Sun Valley, y el Dr. Scott Earle llegó a la casa “15 minutos” después. A pesar de su afirmación de que Hemingway “había muerto de una herida autoinfligida en la cabeza”, la historia que se contó a la prensa fue que la muerte había sido “accidental”. Sin embargo, en una entrevista de prensa cinco años después, Mary Hemingway admitió que su marido se había suicidado.

A continuación te dejamos ocho grandes frases del escritor estadounidense: 

1. “Se necesitan dos años para aprender a hablar y 60 para aprender a callar”.

2. “La moral es lo que hace a uno sentirse bien y lo inmoral es lo que hace a uno sentirse mal”.

3. “Nunca confundas movimiento con acción”.

4. “¿Por qué los viejos despertarán tan temprano? ¿Será para tener un día más largo?”.

5. “Mi psicoanalista es mi máquina de escribir”.

6. “La gente buena, si se piensa un poco en ello, ha sido siempre gente alegre”.

7. “La forma de pensar de las noches, no sirve de nada en las mañanas”.

8. “Un hombre de carácter podrá ser derrotado, pero jamás destruido”.

DesdeLaPlaza.com/Agencias

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve