Memorias / Noticias

2.Dic.2014 / 09:25 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Prensa PSUV.- El 2 de diciembre de 2002, como parte de una serie de maniobras emprendidas por la entonces organización de oposición llamada Coordinadora Democrática, que tenía el propósito de derrocar el gobierno constitucional del presidente Hugo Chávez, se convoca a un “paro cívico” el cual devino en un sabotaje a la industria petrolera que en 63 días fue enfrentado y derrotado por el pueblo.

Un paro criminal

Esta acción, estrechamente vinculada e impulsada por los mismos factores que maquinaron los hechos del 11 de abril de aquel año, atentó contra la estabilidad del país mediante la estrategia de desabastecer el mercado interno y la exportación de crudo, generar desabastecimiento de los alimentos, crisis hospitalaria, el estallido social y la quiebra del Estado.

El sabotaje petrolero de 2002 y 2003, afectó principalmente al pueblo, que se vio sometido a un largo período en el que hubo carencia de combustible para el transporte, gas para la cocina, así como la navidad en las que se trastocaron la cotidianidad y alegría de esta época.

En lo económico, según cifras del Banco Central de Venezuela, el resultado fue una contracción de 9,2% del Producto Interno Bruto, la actividad económica cayó en un 27,7%; y los datos de Pdvsa indicaban pérdidas por $2.598 millardos (crudo no exportado), $267 millardos (ventas internas no realizadas) y $841 millardos (importación de combustible).

Aunque en esta acción confluyeron actores políticos de oposición junto a la cúpula de la iglesia, la empresarial, el sindicalismo tradicional y los medios de comunicación, uno de los factores determinantes fue la participación de la “meritocracia” de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), conformada por la asociación civil “Gente del Petróleo” y una nómina mayor comprometida con intereses transnacionales, que el 11 de abril había revelado sus verdaderas intenciones.

Para este llamado a “paro” no se estableció ningún procedimiento de los que figuraban en la otrora Ley del Trabajo, en lo que se refiere a la activación de la huelga, puesto que no contemplaba reivindicaciones sociales, en consecuencia, fue un cierre patronal.

En esta etapa de conflictividad política, el primer paro por 24 horas fue convocado en protesta por la aprobación de 49 leyes mediante Habilitante en 2001 (10 de diciembre); el segundo fue el 9 de abril de 2002, que derivó en un golpe de Estado; y el tercero fue el 21 de octubre de 2002.

Este tercer paro fue la preparación al pronunciamiento hecho el día 22 en Altamira, donde militares comprometidos con los hechos de abril se declararon en desobediencia y decretaron “zona liberada” a la Plaza Francia hasta que Chávez renunciara. El paro del 2 de diciembre no tendría objetivos distintos.

El miércoles 4, la gerencia mayor de Pdvsa anunció la incorporación de la estatal petrolera al paro convocado por Fedecámaras y la CTV, aunque recientemente, dos meses antes, los trabajadores de la industria firmaron un nuevo contrato colectivo con total satisfacción, lo que mostraba que no era un tema gremial y que todo constituía un plan insurreccional.

La nómina mayor de Pdvsa comprometida con el sabotaje petrolero estuvo conformada por los gerentes Juan Fernández, Rogelio Lozada, Eddie Ramírez, José Rafael Paz, Raúl Alemán, Armando Izquierdo y Edgar Paredes.

Las movilizaciones se realizaron en sectores de las clases alta y media, en urbanizaciones y avenidas del este de Caracas. Los centros comerciales no abrieron y obligaron a los comerciantes a no tener actividad. Grupos de personas con motos de alta cilindrada tipo “Harley” practicaron agavillamiento y amenazaban a quienes intentaban abrir sus negocios.

Ramón Guillermo Aveledo, quien dirigía la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), suspendió la temporada de béisbol profesional, dejando sin distracción a la fanaticada y como consecuencia a Venezuela fuera de la Serie del Caribe de 2003.

Mientras tanto, los empleados conjurados comenzaron el sabotaje de máquinas, computadoras, refinerías y plantas de llenado de combustible. El entonces presidente de Pdvsa, Alí Rodríguez Araque, califica al paro de sabotaje criminal.

La falta de suministro afectó a las empresas básicas de Guayana, por lo que la producción de crudo se reduce en 70%; son detenidas las actividades en las refinerías de El Palito (Carabobo) y Paraguaná (Falcón).

Es paralizada parcialmente Intesa, empresa que administraba el sistema informático de la industria, la cual tenía el 60% de su control en manos de Saic (ScienceApplication International Corporation), empresa afiliada al Departamento de Estado de EEUU; posteriormente, el 22 de diciembre apagaron en su totalidad el sistema informático, retuvieron las claves y dañaron los sistemas operativos.

Ante el clima de conflictividad, el 13 de diciembre un portavoz de la Casa Blanca, ArisFleischer, plantea que el adelanto de las elecciones es “el único camino pacífico y políticamente viable para salir de la crisis”.

Charles Shapiro, embajador de EEUU en Venezuela, refrenda esas declaraciones al estar en concordancia con promover un acuerdo “negociado político-electoral”.

A partir de ese momento, la consigna de las piezas de propaganda de la Coordinadora Democrática transmitida por medios privados era “Elecciones ya”. La estrategia de anticipar elecciones para salir de Chávez se hizo patente en la calle y los medios de comunicación.

Para generar desabastecimiento de combustible, los buques de PDV Marina fueron fondeados en la costa, sus capitanes se declararon en desobediencia y violaron el convenio de Seguridad de la vida en el mar (SOLAS, por sus siglas en inglés).

Desde el 4 de diciembre, los voceros del sabotaje y los medios de comunicación utilizaron como símbolo del paro al tanquero que lleva el nombre de la ex reina de belleza Pilín León, que permanecía fondeado y rodeado por yates de la burguesía, con 44 millones de litros de combustible a bordo, en el Lago de Maracaibo; con este también se paralizaron el Susana Duijm (Catia La Mar) y el Yavire (Anzoátegui).

Junto a otras embarcaciones de la flota nacional y extranjera, estos tres buques, sumaron 40 naves al paro. Al respecto, Pilin León expresa ante los medios: “Hay un buque de PDV Marina que lleva mi nombre y es el buque que ha sido insignia en esta lucha, para que ese señor nos deje en paz”.

Sin embargo, fue con el rescate del Pilín León, el 14 de diciembre, que se realiza la primera acción de quiebre del sabotaje petrolero por parte del Gobierno nacional. Oficiales de la Fuerza Armada, en compañía de jueces y notarios, recuperaron el barco y Carlos López Peña asumió la capitanía del buque. El 22 de diciembre comenzó a descargar combustible en Zulia.

La resistencia heroica del pueblo

Desde el lunes 9 de diciembre, las colas en las bombas de gasolina se hicieron largas para esperar el suministro de combustible. Los venezolanos pernoctaban en sus vehículos para llenar sus tanques. Otros, hacían colas para esperar los camiones con gas licuado para llenar las bombonas de gas para cocinar. El déficit de bombonas llegó a un 50%.

En algunos hogares se procedió a romper sillas y muebles para obtener leña para cocinarle a los niños y ancianos; en algunos lugares no llegó la distribución de alimentos; hubo fallecidos por insuficiencia en el traslado de emergencias por parte de las ambulancias; fue una navidad crítica para los sectores más humildes.

Para mediados de diciembre de 2002, esta solidaridad se manifiesta entre los sectores populares, la Fuerza Armada y los trabajadores petroleros fieles a la industria.

Los reportes de Venezolana de Televisión mostraban movilizaciones del pueblo en respaldo al presidente Chávez, y en Caracas la actividad comercial empieza a normalizarse, especialmente en el centro y este de la ciudad, sobre todo con la labor de los comerciantes informales.

El lunes 16 de diciembre, el Tribunal Supremo de Justicia, ordena la reactivación de la industria petrolera. Mientras, una parte importante de los trabajadores petroleros y gerentes intermedios permanecían en la industria y crearon una sala situacional desde la cual empezaron a retomar el control operacional, poco a poco, de Pdvsa y así defender el recurso energético.

Un paro fracasado

Aunque el llamado de la CTV era no tener navidad, y en la víspera de año nuevo, el general Carlos Alfonso Martínez llamó al alzamiento de la Guardia Nacional, la población no fue afectada por la guerra psicológica impuesta por los medios y continuó, progresivamente, la recuperación de Pdvsa por parte de sus trabajadores, la Fuerza Armada y el pueblo.

Al no cumplirse los pronósticos previstos por la derecha, el paro se convierte en un evidente fracaso. Sin embargo, su culminación no es anunciada y paulatinamente la actividad comercial comienza a reactivarse.

El 2 de febrero, se hace la convocatoria a la recolección de firmas para un referéndum consultivo para destituir al presidente y el 3, se llama a la “flexibilización” del paro. “El paro no es de la CTV, ni de la Coordinadora Democrática, el paro se nos fue de las manos”, fue la expresión de Carlos Ortega ante los medios de comunicación.

Desde los días navideños, se había logrado la recuperación de la industria petrolera y el despido de un grupo de 90 gerentes. Finalmente fueron despedidos 18.000 trabajadores implicados en el sabotaje de la principal industria del país.

El 18 de febrero se dicta la orden de privativa de libertad sobre los promotores del sabotaje, Carlos Ortega y Carlos Fernández, lo que reafirma la autoridad del Estado y da un revés a las acciones desestabilizadoras iniciadas en diciembre. Ambos actualmente están solicitados por la justicia venezolana, junto a Juan Fernández, quien vive un “exilio” dorado en La Coruña, España.

Luego del paro, la mediana y gran empresa presentó pérdidas, incluyendo los medios de comunicación en su tozudez por derrocar al Presidente de la República. La industria petrolera, aunque recuperada, aún presentaba daños en sus equipos, tuberías, circuitos eléctricos, archivos desaparecidos y sistema informático deficiente.

La recuperación de Pdvsa fue útil para reorientar el papel de la industria desde la concepción de soberanía y manejo del recurso en beneficio del pueblo; se crearon las Misiones sociales, entre ellas Robinson I y II; Barrio Adentro y Misión Mercal, para garantizarle al pueblo los derechos fundamentales a la educación, salud y alimentación.

Hacia una nueva victoria

La derrota de una conspiración de esa magnitud por parte del pueblo organizado con su comandante al frente, no tiene precedentes en las historia política reciente, los Venezolanos patriotas hemos estado derrotando los intentos conspirativos de los rezagos de una obsesionada oposición reaccionaria, que sin proyecto ni posibilidades legales o legitimas de acceder al poder, ha andado siempre por la senda de la desestabilización.

A 12 años de este criminal Paro Petrolero, los Revolucionarios y Revolucionarias, reafirmamos nuestra voluntad y convicción de seguir defendiendo el proyecto histórico de la Revolución y sus conquistas en cualquiera de los terrenos planteados.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve