Memorias / Noticias

2.Sep.2015 / 08:02 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

El 2 de septiembre de 1960, el Comandante Fidel Castro Ruz pronunció, desde la Plaza de la Revolución en Cuba, la Primera Declaración de La Habana, documento que condenaba las atrocidades y crímenes del imperialismo yanqui y proclamaba el derecho de los oprimidos de alcanzar reivindicaciones económicas, políticas y sociales, y de decidir sus propios destinos; este escrito retoma el latinoamericanismo liberador de José Martí y Benito Juárez, y ratifica la amistad y solidaridad de Cuba con todos los pueblos del mundo.

Este pronunciamiento surgió en respuesta a la Declaración de San José, acordada en una reunión en Costa Rica por la Organización de Estados Americanos (OEA), en la que algunos países latinoamericanos exponían el “peligro” que la Cuba revolucionaria representaría para el hemisferio. Por esta razón el Canciller Raúl Roa García denunció los ataques, falacias y maniobras de Estados Unidos (EEUU) y sus cómplices contra la isla caribeña.

Como réplica a la declaración de la OEA y en apoyo a la revolución, el pueblo cubano -representado por más de un millón de personas- se reunió en la Plaza de la Revolución en La Habana, para manifestar su apoyo al gobierno revolucionario de Castro, y para aprobar de forma unánime lo pronunciado en la declaración leída por el Comandante.

El documento proclamaba el derecho de los pueblos a hacer revolución y a suprimir la explotación del hombre por el hombre. Del mismo modo, condenaba enérgicamente el intervencionismo criminal que EEUU había ejercido hasta el momento en Latinoamérica y rechazaba el intento de extender su dominio en América.

También declaraba que la ayuda espontáneamente ofrecida por la Unión Soviética a Cuba no podría ser considerada como un acto de intromisión, sino de solidaridad; reafirmaba su propósito de establecer relaciones diplomáticas con todos los países socialistas y aseguraba que la democracia no era compatible con la oligarquía financiera.

El pueblo cubano reunido en asamblea ratificó “ante América Latina y ante el mundo, un compromiso histórico con su dilema irrenunciable: ¡Patria o Muerte!”. Este fue un hecho sin precedentes en la historia de Cuba y de América, que surgió como grito de rebeldía y combate, y en el cual se denunció públicamente la injerencia imperialista y se proclamó el derecho de los pueblos del continente a su liberación.

Hoy, a 55 años del pronunciamiento y la aprobación de aquel texto, aún se mantienen vigentes sus elementos esenciales.

Con el Mazo Dando

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve