Antonia Muñoz / Opinión

4.Mar.2015 / 02:51 pm / Haga un comentario

Coincidimos con el Vicepresidente Ejecutivo, Jorge Arreaza: “Venezuela sí está en transición, pero rumbo al socialismo”. Como nuestros adversarios lo niegan todo porque “son incapaces de ver ojos bonitos en cara ajena”, me adelantaré a recordarles que Nuestra Constitución impulsada en buena medida por el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías y confeccionada con las ideas del pueblo que participó entusiastamente; desde el preámbulo hasta su artículo 350, dibuja una Venezuela más humana, más incluyente, más igualitaria, más justa, y más soberana política y económicamente hablando. Al ser el país dueño de sus riquezas, el Gobierno Bolivariano las ha podido distribuir con justicia, siempre privilegiando a los más desfavorecidos. Con este objetivo en mente es que se venden a través de Mercal y PDVAL los alimentos a precios subsidiados y regulados, respectivamente.

Era necesario subsidiar los alimentos porque los niveles de pobreza general y pobreza extrema encontrados por el Presidente Chávez en el 99 eran alarmantes. En este tránsito hacia el socialismo, la Revolución Bolivariana, ha podido concretar una DISMINUCIÓN SIGNIFICATIVA DE LA POBREZA EXTREMA (los que no les alcanzaba el ingreso ni para comer), del 11 % al 5,5 %. Ese es el segmento de la población que está abordando el Presidente Maduro con las BASES DE MISIONES. Al respecto, nos permitimos hacer una sugerencia: atendamos su salud, su educación, enseñémoslo a construir una vivienda digna, capacitémoslo para el trabajo y mientras lo logran, la revolución le debe dar el pescado. Sin embargo, parte de la formación y capacitación, debe ser inculcarle que cada quien tiene el deber de aprender a pescar.

Con respecto a lo anterior, consideramos útil repasar los fines del Estado venezolano expresados en el artículo 3 de nuestra Carta Magna. “el Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta constitución. LA EDUCACIÓN Y EL TRABAJO SON LOS PROCESOS FUNDAMENTALES PARA ALCANZAR DICHOS FINES”. En relación al trabajo, el artículo 87 de nuestra CRBV establece: “TODA PERSONA TIENE DERECHO AL TRABAJO Y EL DEBER DE TRABAJAR…Desde esta trinchera de lucha nosotros agregamos: no deben trabajar las y los niños, los adultos mayores, las personas con discapacidad física y mental que estén impedidos para realizar cualquier tipo de trabajo. Sin embargo, todo el que pueda trabajar debe hacerlo por su bien y el de la Patria. También la Biblia establece el DEBER DE TRABAJAR (Segunda carta del Apóstol Pablo a los Tesalonicenses: 3: 6-11.

La aprobación de nuestra Constitución en Referéndum popular, es el primer gran logro político de nuestra Revolución Bolivariana. A partir de allí, todos los innegables logros en cuanto a acceso a la Educación, desde el nivel maternal al universitario. Aún con las fallas que debemos reconocer en el área hospitalaria, es innegable el avance en la atención a la salud con la creación de la Misión Barrio Adentro en sus diferentes niveles. La atención a la salud y nutrición de los infantes también es notoria con la significativa disminución de la desnutrición y mortalidad infantil. Por razones de espacios no podemos detallar los logros sociales durante este camino recorrido por la Revolución bolivariana hacia el Socialismo. En lo material, un área que debemos seguir reforzando es la económica, agravada en este momento por la feroz arremetida del imperialismo y sus acólitos de la derecha. Es muy evidente la escasez provocada, principalmente por el acaparamiento y el efecto de ambos sobre la inflación.

Finalmente, queremos recordar que los seres humanos tenemos necesidades materiales y espirituales. Por eso, desde esta trinchera de lucha, en esta transición hacia el socialismo, solicitamos una vez más atención máxima al Objetivo Nacional 2.4 del Plan de la Patria: CONVOCAR Y PROMOVER UNA NUEVA ORIENTACIÓN ETICA, MORAL Y ESPIRITUAL DE LA SOCIEDAD, BASADA EN LOS VALORES LIBERADORES DEL SOCIALISMO. En estos valores del socialismo destacan: amor al prójimo, solidaridad, honestidad, responsabilidad, respeto, tolerancia, vocación de trabajo, voluntad de superación y de lucha por la emancipación, la formación y auto formación socialista, la disciplina consciente basada en la crítica y la autocrítica (De allí se desprende aquello de irreverencia en el debate, lealtad en la acción), la conciencia del deber social… Todos estos valores nos permitirán enfrentar y combatir los anti valores del capitalismo como son: individualismo, sectarismo, amiguismo, nepotismo, consumismo, arbitrariedad, corrupción, ineficiencia… En todo esto es muy importante que los líderes y liderezas revolucionarias modelemos conductas con nuestro ejemplo de vida, que demos ejemplo de ética socialista al mantener coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos. Alguien para hacerlo corto podría decir, esto es un problema de enseñar valores. Mi General Muller Rojas, nos recordaría que los valores no se enseñan, sino que se viven. Dicho en palabras de José Martí: hacer es la mejor forma de decir. ¡¡CHAVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!!

Guanare, miércoles 04 de marzo de 2015.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve