Opinión / Richard Canan

28.Ene.2015 / 10:21 am / Haga un comentario

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 En estas dos últimas semanas la derecha ha arreciado sus agresiones y ataques contra el pueblo venezolano. En su manual de golpes de Estado aparecen claramente escritas sus tareas para generar zozobra, malestar y angustia en el pueblo venezolano. Ellos están escalando en sus acciones y movimientos para intentar socavar la legitimidad y gobernabilidad del Gobierno Bolivariano.

Sistemáticamente han atacado nuestro sistema económico, distorsionando y afectando toda la cadena de producción y distribución de los productos esenciales de nuestra cesta básica. Han generado malestar en la población, por los elevados niveles de especulación en los productos, los cuales muchas veces no se consiguen en las cadenas formales de distribución, pero sí fácilmente en los puestos informales, pero a precios elevados y especulativos.

Ni un solo líder de la derecha ha “tomado nota” de que los agentes especuladores están en sus propias filas. Que los que generan el caos y las distorsiones son elementos de la burguesía parasitaria, acostumbrada siempre a esquilmar al pueblo con sus negocios y sus obscenas ganancias. Por eso es que ningún líder de la derecha se ha puesto al frente con soluciones, con propuestas. Hacerlo sería atacar a sus propios pares, a sus socios de negocios. Ninguno de estos líderes ha dicho que por el bien del país, trabajará junto al gobierno, el sector productivo o el pueblo para solventar la situación actual. No pueden hacerlo, no pueden pegarle a su propia familia, sería contra natura. Sangre de su sangre, sapos del mismo pozo. Montados todos en la conspiración y en la conjura de la guerra económica.

Como rapiña carroñera, la derecha solo atiza la candela. Están extasiados disfrutando miserablemente de la angustia del pueblo. Pero nuevamente sus planes se van al traste. En Venezuela hay un pueblo inquebrantablemente comprometido con la democracia y el respeto a nuestra Constitución. Y dando ejemplo de dignidad y gallardía, ante esta nueva situación de suprema necesidad, el pueblo está firme, resistiendo el embate de la derecha. Esta es una lección para el fascismo rabioso. No podrán contra este pueblo consciente, formado con maestría por el Comandante Chávez.

Capriles y su alma fascista

Capriles nuevamente “rodó” feo al ponerse al frente de la convocatoria de una marcha que terminó siendo la de las “calles vacías”. Ya esta derecha está desgastada, desprestigiada y eternamente vencida, no levanta vuelo, no tiene calle. La gente resiente y no olvida que todas las convocatorias que han hecho los líderes fascistas, siempre terminan en “Salidas” violentas o en órdenes de “descargar la arrechera”. Esta gente siempre tiene una agenda oculta, donde solo predominan sus intereses y sus ambiciones de poder. Por eso, en cada acto solo se ve a sus militantes asalariados, disfrazados con los colores de los partidos de extrema derecha Voluntad Popular y Primero Justicia, descargando expresiones de odio e intolerancia en cada consigna.

Además de su pírrica convocatoria, llamó poderosamente la atención que el llamado a marcha de la derecha criolla se denominara de “ollas vacías”. Esto por tener una pavorosa similitud conceptual con los llamados de la derecha fascista chilena, la cual dio el sangriento golpe de Estado contra el Presidente Allende el 11 de septiembre de 1973.

Leamos estas perlas de lo ocurrido en Chile en los meses previos al Golpe de Estado: “El alcance del nuevo clima pudo advertirse el 2 de diciembre de 1971. Durante semanas, la oposición, ya unida en torno a la única consigna de atacar al Gobierno, había lanzado a través de los medios de comunicación que controlaba -superiores en distribución a los del Gobierno- consignas de agitación contra un nuevo problema que había comenzado a suscitarse sin que el Gobierno hubiera tomado alguna medida al respecto. La cuestión tenía relación con el abastecimiento de bienes de consumo. Misteriosamente habían comenzado a escasear productos como el azúcar, los fósforos, el papel higiénico, el aceite y otros no fundamentales pero singularmente incómodos para la vida cotidiana. Los grandes centros de distribución estaban controlados por sectores de la burguesía comercial, claramente adscritos al Partido Nacional… El abastecimiento fue sin embargo el estandarte que aprovechó la oposición para organizar una espectacular marcha de “cacerolas vacías”. …miles de mujeres del barrio alto de Santiago marcharon desde sus chalets hacia el centro de la capital, con cacerolas y banderas chilenas y escoltadas por jóvenes militantes de Patria y Libertad, provistos de camisas azules, cascos, cadenas y armas ligeras. …Desde hacía varios meses desaparecían de los mercados y almacenes diversas mercaderías básicas que reaparecían en puestos clandestinos de venta a precios donde se centuplicaba su valor oficial” (La caída de Allende, Golpe Militar en Chile de Luis Ignacio López).

Las similitudes en el guion, discurso y acciones del fascismo chileno con la derecha criolla son impecables e inocultables. Una copia al carbón. Da escalofríos. Todo el mundo conoce muy bien el legado de Pinochet: miles de muertos, torturados y desaparecidos. Ahora constatamos la afinidad ideológica de Capriles y su gente con el fascismo chileno. Son lo mismo, hay una “comodidad” ideológica, están a gusto con ese tono y forma de hacer política, así sea por la vía violenta, cuando no cuentan con la mayoría del voto popular.

Trío de fascistas

Como si fuera poco, iban pasando como que de casualidad, tres expresidentes latinoamericanos, representantes de la extrema derecha más virulenta y recalcitrante. Lo que no hicieron en sus países cuando fueron presidentes (los dejaron llenos de paramilitarismo y exclusión social) lo vienen a exigir acá, violentando e insultando nuestra soberanía. En esta gente no hay ni una pizca de ingenuidad ni de espontaneidad. Representan a la garra más feroz de la derecha y vinieron es a montar un show. Una comiquita, una finta, para provocar y generar conflictos que pueda capitalizar la extrema derecha.

Solamente saber que sus “anfitriones” fueron los inefables María Corina Machado y Antonio Ledezma, ilustra el “perfil” y el talante fascista del Foro, al cual irónicamente llamaron “Poder Ciudadano”. Término que agrupa a lo más rancio de la minoría burguesa del país, porque el pueblo, la masa popular venezolana es, como dice nuestra Constitución, Poder Popular. Y el pueblo no se junta con fascistas, asesinos y neoliberales.

Todo el mundo conoce el prontuario de estos agentes de la derecha: Al paladín neoliberal Sebastián Piñera (el cual en su momento salió públicamente a apoyar a Pinochet), se le recuerda muy bien por privatizar la educación en Chile, destacarse reprimiendo estudiantes y eliminando los subsidios para los pobres. La joven diputada chilena Camila Vallejo le acaba de recordar que: “En Chile queremos dar lecciones de democracia a Venezuela y nuestra constitución la creó un dictador, la de ellos el pueblo!”. De Andrés Pastrana basta con resumir su esclarecida afinidad con los grupos paramilitares. En su legado tiene la implementación del sanguinario Plan Colombia, los Falsos Positivos y la instalación de las bases militares gringas dentro del territorio soberano de Colombia. Para rematar la claridad de sus intenciones y “amigos”, el papá de todos los narcos, Uribe, le lanzó tremenda flor, que como mínimo lo hunde más en la vergüenza y la ignominia: “La visita del expresidente Pastrana a Venezuela salva el honor de Colombia”. Increíble, los fascistas congratulándose. De Felipe Calderón, no hay mucho que decir, sin pena ni gloria logró elevar en México todos los índices de pobreza, desempleo y violencia. Tremendo prontuario tienen estos personajes.

Sus afrentas y provocaciones pasarán sin pena ni gloria, porque este pueblo consciente ya no puede ser engañado por la burguesía y sus agentes lacayos. El pueblo venezolano puede dar cátedra de valores democráticos, de independencia y soberanía.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve