Francisco Rangel Gómez / Opinión

29.Feb.2016 / 08:17 am / Haga un comentario

Cuando en 1997 el gobierno de Caldera privatizó SIDOR, había una Asamblea (en ese momento denominada Congreso Nacional) que avaló tal decisión bajo la promulgación de la “ley de privatización” y fue así como a precio de “gallina flaca”, transnacionales obtuvieron la mayoría de las acciones de una de las empresas más importantes de nuestro país. Con esa ‘privatización’ la nómina pasó de casi 18 mil trabajadores a 5 mil, dejando a 13 mil padres y madres de familia en la calle, sin empleo.

Pues las mismas caras que en aquel momento permitieron semejante aberración hoy manejan la Asamblea para intentar volver a construir el “país privado” en el que pocos tienen acceso a todo… y muchos a nada; en el afán por el poder manejan la posible aprobación de leyes inadmisibles que van incluso contra la moral de la sociedad que hemos impulsado; son los mismos peligrosos promotores desde hace más de década y media del paquetazo, la guarimba, la guerra económica, mediática y otros mecanismos perversos con los cuales han intentado desestabilizar no sólo al gobierno, sino al pueblo entero.

En aquel momento sucedió en SIDOR y también en el resto de las Empresas Básicas, que fueron empaquetadas para la venta (aunque aseguraban que hasta “regalarlas salía caro”) demostrando la escasa confianza en la fuerza laboral y en el potencial de nuestra tierra. Esas son acciones de la derecha privatizadora y anti obrerista, mercenaria de todos los beneficios a favor de un pueblo trabajador.

Los revolucionarios de corazón y acción, debemos preguntarnos permanentemente: nos vamos a dejar quitar todos los logros de reivindicación que desde las empresas básicas hemos alcanzado para nuestra fuerza laboral? Comenzando por la recuperación de las empresas que ahora están 100% en manos de VENEZOLANOS, las mismas manos de quienes las vieron crecer, quienes ponen todos los días su esfuerzo por continuar la operatividad, enfrentando embates que sin duda serán superados, como ya sucedió.

Desde PDVSA, hasta SIDOR, pasando por todas las empresas básicas de Guayana PRIVATIZADAS es un bocado y pretensión amarga que ni merecemos ni vamos a permitir… para los capitalistas, que odian la clase obrera, que no creen en ella y menos en el potencial criollo, es más fácil vender  y que la mano imperial venga a producir desde nuestras empresas y nuestros recursos naturales, para entonces asignarnos una dádiva, un porcentaje irrisorio que deberá distribuirse con el mismo criterio austero entre todo lo que ellos, asumen como ‘gasto público’ y que para nosotros ha sido INVERSIÓN SOCIAL.

Ni pensar en la continuidad de la Misión Vivienda para los trabajadores, menos en un respaldo como el 0-800 Mi Hogar, tampoco podemos creer que continuarán los contratos colectivos donde los beneficios de la fuerza laboral están garantizados con o sin la producción a tope, porque la primera y real prioridad que es la protección a la familia, a los hijos e hijas de los trabajadores, la garantía de tener acceso a cubrir sus necesidades en un gobierno capitalista no existe o no importa.

Estamos atravesando situaciones difíciles, inducidas por una canalla internacional que busca desestabilizar al país con la mayor reserva de petróleo del mundo y al oposicionismo lo que se le ocurre es privatizar y considerar la amnistía para perdonar la criminalidad… la oposición necesita urgentemente una brújula política que les permita orientarse hacia las verdaderas necesidades del pueblo; ha llegado el momento de hacernos productivos y en eso el Gobierno Nacional tiene puestos sus mayores esfuerzos, esa es la gran diferencia entre ellos y nosotros. Abramos los ojos, si no es en este proceso revolucionario difícilmente nuestra Patria podrá pensar en un desarrollo equilibrado.

No perdamos de vista los pasos de la ultraderecha privatizadora que quiere poner en venta la Patria, desahuciar las empresas básicas para justificar su venta en lochas, echar a miles de trabajadores a la calle y aumentar la tasa de desempleo, la miseria, volveríamos al colonialismo al cual, hoy gracias a la fortaleza de un Gobierno Patriota, seguimos teniendo a raya. No es poca la responsabilidad histórica que debemos asumir con dignidad y valentía.

¡Viviremos y venceremos!

@rangelgomez

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve