Antonia Muñoz / Opinión

2.Mar.2016 / 01:47 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Por Antonia Muños

Mucha gente repite sin mucho análisis la consigna que usamos para titular este artículo. Nos atrevemos a plantear que esa consigna se cumple sólo si se trata de un pueblo organizado y consciente que decide tomar el control de su vida política. Esto lo decimos porque si hay una “Revisión” que debemos hacer en la Revolución es en relación al tiempo que hemos dedicado a la formación sistemática del pueblo, para que entienda y como ciudadano viva lo que significa Democracia Participativa y Protagónica.
Cuando se plantea en la Constitución la refundación de la República, uno de los principios que en la práctica eso implica es pasar de la Democracia Representativa a la Democracia Participativa. El artículo 5 de la Constitución nos dice que el pueblo ejerce su soberanía indirectamente, cuando a través del sufragio delega en las personas que elige, el poder que la soberanía confiere intransferiblemente al pueblo. Por eso es que quienes resultan electos con votación popular deben gobernar para el pueblo y con el pueblo; permitiendo esto último que cuando sea necesario, quien recibe la delegación del poderpueda ser interpelado por los verdaderos dueños de éste.
La vía para que el pueblo pueda ejercer su soberanía y gobierne directamente es utilizar las herramientas que les ofrece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes que de ella se desprenden. Partiendo de esta premisa es absolutamente necesario preguntarse, entonces ¿Por qué se observa tan poco interés en promover la discusión, conocimiento y aplicación de las Leyes del Poder Popular? Probablemente porque muchos saben que se sigue cumpliendo aquella máxima que nuestro Libertador Simón Bolívar nos regaló en su discurso de Angostura el 15 de febrero de 1819: “Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza… Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción… La ambición, la intriga abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil…” Ciertamente,sólo un pueblo culto es un pueblo libre!!
Peor aún que no promover el estudio, discusión e internalización de las Leyes del Poder Popular, es desanimar su aplicación por parte de ciudadanos y ciudadanas que las conocen. Son muchas las quejas de comunidades “trancadas” por miembros de un Consejo Comunal saliente que se niega a RENDIR CUENTAS, y lo que es peor, no encontrar el apoyo de las autoridades competentes que metan en cintura a “grupitos amotinados” que no creen en las leyes del Poder Popular. Algo sumamente preocupante es la actitud de algunas y algunos funcionarios investidos o no de autoridad por el Poder Popular, en relación a calificar de conflictivos, V columna o escuálidos a ciudadanas y ciudadanos que en uso de la Ley Orgánica de Contraloría Social, pretenden hacer seguimiento a cualquier obra pública de su comunidad por iniciar, paralizada o con fallas evidentes. No se entiende que alguna revolucionaria o algún revolucionario criminalice o estigmatice una Ley que da al Poder Popular “la función de prevención, vigilancia, supervisión y control de la gestión pública y comunitaria, como de las actividades del sector privado que incidan en los intereses colectivos o sociales”.
Finalmente, por ahora, la invitación es a estudiar para poder exigir la aplicación de las Leyes del Poder Popular y el Plan de la Patria, muy especialmente el objetivo histórico II y sus cinco objetivos nacionales (2.1 al 2.5). De esta manera impulsaremos la Revolución Bolivariano, ayudaremos al fortalecimiento de nuestros gobiernos a nivel nacional, regional, local y comunal y defenderemos el legado político de Hugo Chávez. No olvidemos sus llamados públicos constantes: “Hay que estudiar, hay que leer porque el estudio da conocimiento y el conocimiento aumenta la conciencia. Sólo la conciencia salva, revolucionariamente hablando.

¡¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!!

Guanare, martes 23 de febrero de 2016.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve