Antonia Muñoz / Opinión

19.Ago.2015 / 04:12 pm / Haga un comentario

Uno se espanta cuando comprueba que cada día los criminales son más despiadados. Todos los crímenes son terribles, pero la frialdad con la cual planificaron el horrendo asesinato de la sra. Liana Hergueta es realmente para deprimirse pensando en las generaciones venideras.

El caso de Liana Hergueta cobra proporciones desmesuradas porque los autores intelectuales, además de ser unos muchachos; según las declaraciones de uno de ellos y muchas evidencias fotográficas, estarían ligados y recibían instrucciones de políticos de la derecha venezolana. A esto se une el hecho que no es la primera vez que, además de asesinar a alguien, lo descuartizan. Si la mente no me traiciona, este año la primera víctima de este tipo de crimen carnicero, fue una jovencita de 21 años, cuya cabeza todavía no ha sido localizada.

Adicionalmente, el joven que asesinó a la sra. Hergueta cuenta con bastante tranquilidad que fue entrenado por el gral.(r) Antonio Rivero, quien desde hace unos pocos años se devolvió a la derecha donde pertenecía. sin embargo, durante unos cuantos años estuvo infiltrado en la Revolución Bolivariana como director de Protección Civil. Ciertamente, “caras vemos corazones no sabemos”. Esto lo decimos porque estamos seguros, que de ser verdad lo que dice el joven asesino, los sentimientos de este gral., ni de nadie, cambian de un día para otro. Él era como es, sólo que además de doble cara, aprendió las barbaridades que enseñan en la escuela de las Américas.

Por este tipo de episodios lamentables y mucho más, cada día estamos más convencidos que el problema es ético, moral y espiritual, de la atención que le pongamos a entender y resolver las necesidades espirituales de la sociedad, depende que la Revolución Bolivariana eche raíces y se quede para siempre. Los logros materiales de la Revolución Bolivariana sólo se podrán apreciar y valorar en toda su dimensión, si colocamos como eje transversal del quehacer diario y alcanzamos en términos de conducta observable el objetivo nacional 2.4 del plan de la patria: convocar y promover una nueva orientación ética, moral y espiritual de la sociedad, basada en los valores liberadores del socialismo.

El problema es de la sociedad, por lo tanto el problema comienza en la familia porque ésta es la célula fundamental de la sociedad. Así mismo, el problema es de la escuela que es el segundo hogar de nuestros hijos e hijas, donde no sólo se debe instruir sino también formar. Algo que no se debe descuidar es la “niñera cabeza cuadrada” (la televisión), con la cual todas las niñas y niños de Venezuela pasan muchas horas al día. Por eso hay que vigilar los contenidos televisivos. Lamentablemente, es poco el control que se puede ejercer sobre el internet y sobre las redes sociales.

Nuestro amado presidente Hugo Chávez nos propuso trabajar 3 objetivos estratégicos para lograr el objetivo nacional 2.4, los cuales para su conocimiento y estudio copiamos textualmente a continuación: 2.4.1. Preservar el acervo moral del pueblo venezolano y reforzarlo mediante estrategias de formación en valores. 2.4.2: fortalecer la contraloría social .2.4.3: fortalecer el sistema de administración de justicia, combatir la impunidad, reformar el sistema penitenciario y promover la justicia de paz.

Finalmente, en relación a la consecución del objetivo nacional 2.4, nunca debemos olvidar la recomendación de mi general muller rojas: “los valores no se enseñan sino que se viven”. lo que sostenía mi general tiene mucho que ver con aquello que nos enseñó josé martí: “la mejor forma de decir es hacer”. ambos principios están relacionados con la ética socialista, que no es otra cosa que: la coherencia entre lo que dice y lo que se hace. no hay nada mejor para que un dirigente pierda credibilidad como el divorcio entre sus palabras y sus acciones. ¡chávez vive. la lucha por la patria sigue!

Guanare, miércoles 19 de agosto de 2015.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve