Internacionales / Noticias

Foto: Archivo

La República Bolivariana de Venezuela expresó este martes su rechazo enérgico a la postura tomada por el diario estadounidense The New York Times, al tergiversar la situación que se vive actualmente en la frontera con Colombia.

A continuación, el comunicado:

El 27 de agosto, el New York Times publicó un artículo titulado “Colombianos huyen de las medidas enérgicas de Venezuela contra inmigrantes” (Colombians Flee Venezuela’s Crackdown on Immigrants) con el que se presenta un cuadro totalmente sesgado de lo que realmente sucede en la frontera, que no solo desdice del periodismo de investigación de ese diario, sino que supone intencionalidad para desprestigiar.

El reportaje, que intenta señalar al Gobierno como perseguidor de inmigrantes, tergiversa por omisión lo que ha sucedido en la frontera en entre Venezuela y Colombia, en el Táchira, antes y después del cierre y la declaratoria constitucional del estado de excepción.

La nota vincula las causas del cierre únicamente al atentado perpetrado contra efectivos militares, además de que pone en duda el que haya sido un ataque paramilitar. De hecho, en el reportaje no existe el paramilitarismo ni las bandas criminales, estas son solo referencias que le han oído nombrar al presidente Nicolás Maduro.

Ninguno de los cuatro periodistas del NYT que participaron en la elaboración del reportaje pudo averiguar si entre los más de mil repatriados de los cuales dan cuenta, había algunos dedicados al contrabando o vinculados con otros delitos transfronterizos. Tampoco pudieron averiguar si había un inmenso prostíbulo donde se encontraron niñas. No se acercaron a preguntar si un inmenso bar era realmente un centro de secuestros con un sistema subterráneo para cautiverio de humanos. Y más aún, sólo encontraron analistas que vincularan el cierre a la política electoral.

También dice el escrito de NYT que “cientos de colombianos huyen por la frontera, evadiendo la ofensiva contra los inmigrantes”. Es evidente que NYT quiere dibujar un cuadro de Gobierno perseguidor. La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), que tiene oficina en Colombia por el conflicto interno que vive ese país, ha calificado a los no repatriados que se han ido a Colombia como “retornados de forma espontánea”. Pero para NYT es gente que huye de una ofensiva.

El reportaje obvia igualmente todo reconocimiento de Colombia sobre los problemas en esa frontera. Solo refieren las quejas del presidente Juan Manuel Santos sobre los repatriados. Obvian a la canciller María Ángela Holguín, que lo primero que hizo tras el cierre de la frontera fue reconocer los problemas de bandas criminales dedicadas al narcotráfico y al contrabando que afectan por igual a los dos países. Son muchos los voceros colombianos, que a pesar de críticas a las repatriaciones han advertido sobre las causas de los problemas de una frontera compleja y que el NYT desconoce.

 

Mppre

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve