Noticias / Opinión / Stella Lugo

17.Ene.2017 / 08:21 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Ya lo he dicho, en los planes de la derecha imperial no estaba un 2017 con Nicolás Maduro frente a la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela. Con el triunfo de la MUD en las elecciones del 6D de 2015, quienes nos adversan se frotaron las manos y comenzaron a sacar muy mal sus cuentas. Solo la conciencia y resistencia de nuestro pueblo hicieron posible que prevaleciera la paz y la institucionalidad venezolana.

Ahora afrontamos el 2017 con una mayor fortaleza política, pero con grandes retos por delante. Las dificultades económicas y los efectos que éstas han tenido deben ser el principal punto de atención, tal y como lo expresó nuestro Presidente en su mensaje anual a la nación, desarrollado desde el Tribunal Supremo de Justicia, debido a la persistencia de la situación de desacato por parte de la bancada opositora de la Asamblea Nacional.

La situación de la oposición venezolana sigue siendo decepcionante y al mismo tiempo muy peligrosa para la paz de nuestro país. La semana pasada vimos con estupor como un diputado suplente del Partido Voluntad Popular terminó siendo un líder negativo del internado judicial de El Rodeo, condenado por asesinato y narcotráfico ¿Es que nadie de la oposición sabía de esto? ¿No había dirigentes con mayores cualidades o con un prontuario menos dantesco que el de Gilbert Caro? Esto es solo un ejemplo de la degradación moral en las filas de la derecha que decepciona a sus seguidores y que además delata sus pocos escrúpulos. Precisamente, por situaciones como esta, el descontento que existe no es capitalizado políticamente por la oposición.

De allí, que el 2017 se presente con probabilidades de seguir afianzando el fortalecimiento político del chavismo. Si bien, una parte de la población nos responsabiliza por los efectos de la guerra económica y la agresión generalizada contra nuestra nación, tanto externa como interna; amén, de que, efectivamente, hemos cometido errores y omisiones en nuestra acción de gobierno a lo largo de estos años, las torpezas del adversario inducen a la población a no creer tampoco en ellos y eso abre la oportunidad de ganar nuevamente el terreno perdido.

En estos primeros días de 2017, el Presidente Nicolás Maduro ha concretado varias líneas de acción. En primer lugar, delega la mayor responsabilidad en la contención de las acciones desestabilizadoras de la derecha en el recién creado Comando Antigolpe, para concentrarse en la recuperación económica y la estabilidad política del país. Esta es una sabia decisión porque, precisamente, lo que exige nuestro pueblo es que se atiendan los efectos de la guerra económica y se vuelva a tomar la senda del crecimiento y la prosperidad que logramos con nuestro Gigante Hugo Chávez desde el año 2003.

Por eso, se renueva el equipo económico y se reafirma el llamado al diálogo y trabajo conjunto con los sectores productivos del país, con la finalidad de transparentar las relaciones económicas que nos liberen de la especulación, el acaparamiento, el bachaqueo y la merma en la producción de bienes y servicios.

En lo concreto, arrancando el 2017 se tiende a estabilizar el cono monetario con la circulación de los nuevos billetes, se abren casas de cambio en la frontera para combatir la especulación con el dólar y se ordena la instalación de tiendas para la venta de productos en pesos colombianos para combatir el contrabando de extracción, entre otras medidas que tienen como objetivo proteger nuestra moneda.

Iniciamos el año con un aumento del 50% del salario mínimo y toda la escala salarial, el aumento a 50 mil bolívares de la asignación de las tarjetas de Hogares de la Patria. Ya están saliendo los listados de los nuevos 80 mil pensionadas y pensionados y se han destinado recursos importantes para la reactivación de obras públicas que deben impulsar sustancialmente la industria de la construcción, una de las que mayores empleos genera.

Venezuela es de los pocos países del mundo que destina el 73% de su presupuesto a la inversión social. Esto se complementará, tal y como lo anunció nuestro Presidente, con un esfuerzo sostenido para la reactivación definitiva de la economía a través de los 15 motores de desarrollo que ahora tienen responsables directos y que deben seguir mostrando resultados a corto plazo. Además, la defensa de los precios del petróleo, el aprovechamiento de nuestros yacimientos de gas, el desarrollo ecológico y sustentable de arco minero con la explotación de metales y piedras preciosas como el oro, el diamante y el coltán, el afianzamiento de la cultura tributaria que hace del SENIAT, un actor fundamental en el presupuesto nacional; todo esto acompañado del reimpulso de las misiones y grandes misiones, nos brindan un panorama más alentador de cara a los próximos meses.

Otro tema en el que se concentrarán los esfuerzos este año será en la seguridad pública que tanto aqueja a nuestra sociedad y que amerita de renovados esfuerzos y estrategias para su control. En lo particular, estimo que debe afianzarse la coordinación institucional entre todos los poderes públicos para garantizar el cese de la impunidad, la celeridad procesal y que el esfuerzo que hacen nuestros cuerpos de seguridad en apresar al delincuente se reflejen en el castigo ejemplar.

El Gobierno Revolucionario a todo nivel sigue enfocado en trabajar los temas que angustian y exigen atención por parte de nuestro pueblo. Se puede diferir en los métodos, se puede criticar y mejor que eso recomendar mejores políticas a nivel económico y social, pero es poco inteligente sostener, como lo hace la oposición, que hemos abandonado nuestras funciones.

Más bien es la derecha enclaustrada en la Asamblea Nacional que parece sentirse cómoda al margen de la institucionalidad. De lo contrario, darían un paso al frente, retomaran sus funciones legislativas y el diálogo político para dirimir nuestras diferencias.

En el 2016 no pudieron con nosotros y en 2017 tampoco podrán con las hijas e hijos de Bolívar y Chávez que estamos decididos a seguir construyendo nuestro destino en paz

 

¡Busquemos el punto de encuentro para unir los esfuerzos de todas y todas y hacer así a Venezuela Indestructible!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve