Noticias / Opinión

20.Sep.2015 / 01:56 pm / Haga un comentario

Foto: AN

Grano de Mostaza

Por:  William Fariñas

@williamfarinas

La población humana supera los 7.400. Millones con una data por encima de los 350 mil nacimientos diarios en todo el mundo. Lo cierto del caso es que hasta ahora, no conocemos ningún planeta o lugar del universo que pueda albergar la vida tal como la tenemos hoy. Por supuesto que se han realizado innumerables esfuerzos técnicos y científicos en distintas naciones por descubrir un lugar vital y de paz, en la inconmensurable inmensidad del espacio, que pueda acogernos; aún no lo hemos logrado.

Considerar a nuestro amado planeta como una única nave espacial de la humanidad supera la ficción. En el año 1972 se lanzaron al confín del universo dos naves gemelas ” Voyager” para llevar hasta el infinito sideral, mensajes de quienes somos y como convivimos los habitantes de este hermoso planeta azul del sistema solar. El 14 de febrero de 1990, siguiendo una sugerencia de Carl Sagan (1934-1996 ), la sonda espacial Voyager 1, tomó una fotografía de la Tierra desde unos 6.050 millones de kilómetros de distancia (la más lejana foto tomada hasta el momento). Esa imagen, en la que nuestro planeta aparece como un pequeño punto de luz, inspiró a Sagan su libro “Un punto azul pálido”; convirtiéndose rápidamente en una de las imágenes más emblemáticas e influyentes de la historia de la ciencia y de la profundidad sensible de La Paz, como sentimiento necesario de la convivencia de todas las naciones.

Nuestra Tierra se percibe como un grano muy pequeño en la vasta arena de la playa cósmica. En toda esa vastedad, no hay ni un factible indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar o civilización espiritualmente superior, para salvarnos de nosotros mismos, de las tantas guerras que azotan lamentablemente a millones de seres humanos. Conflictos armados y crimínales con sus terribles efectos en territorios no tan lejanos. Cuán frecuentes son los malentendidos entre los países; cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo fervientes son sus odios, crueldades y fracciones. El tema de La Paz universal no es una quimera ni un sueño imaginario irrealizable. Todo el planeta tierra tiene que ser a lo largo y ancho una frontera de paz, comunicación y entendimiento.

Es un legado irrenunciable del militante del amor Hugo Chávez en el “Plan de la Patria” y mandato supremo del Cristo Redentor de los pueblos, Príncipe de La Paz Jesús de Nazaret. Es todo un desafío que como hijos de Bolívar estamos poniendo en práctica y acción en los países americanos. Somos un pueblo amante de La Paz y no nos rendiremos ante la barbarie. Bendito sea Dios. Venceremos.

 

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve