Noticias

23.Ene.2015 / 09:25 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Al impulsar la organización popular, defender los derechos del pueblo a participar en todos los campos del quehacer nacional y profundizar la justicia social con herramientas sólidas, basadas en la Constitución nacional, la Revolución Bolivariana reivindica el levantamiento del pueblo ocurrido el 23 de enero de 1958, movimiento que luego fue traicionado por la derecha que mediante el Pacto de Punto Fijo y el apadrinamiento de Estados Unidos instauró en el país un sistema político de saqueo y represión disfrazado de “democracia representativa”.

El 23 de enero de 1958, en demanda del nacimiento de un modelo político, económico y social democrático un movimiento cívico-militar, liderado por la Junta Patriótica -dirigida por Fabricio Ojeda- derrocó el régimen dictatorial de Marcos Pérez Jiménez, quien abandonaría el país rumbo a República Dominicana, a bordo del avión presidencial denominado la Vaca Sagrada.

El dictador tachirense se había entronizado desde 1952, cuando desconoció los resultados de las elecciones generales, en las que había ganado el partido Unión Republicana Democrática (URD), dirigido por Jóvito Villalba, quien más tarde también traicionó al pueblo al firmar el Pacto de Punto Fijo con el que se criminalizó al Partido Comunista y se instauró el bipartidismo adeco-copeyano profundizando la represión, el saqueo de las riquezas venezolanas por el capital trasnacional, la violencia del hambre y la exclusión social al pueblo.

Cuatro años más tarde, el luchador social Fabricio Ojeda denunciaría esta traición y levantaría con su voz el reclamo aún vigente del movimiento popular por un país con verdadera democracia.

“El 23 de enero hubo solo esto: un cambio de nombres. La oligarquía explotadora, los servidores del imperialismo buscaron acomodo inmediato en el nuevo gobierno. El poder político había quedado en manos de los mismos intereses y los instrumentos de ese poder seguían bajo la responsabilidad de las mismas clases”, exclamaría Ojeda en su carta de renuncia al Congreso en 1962 para irse a la lucha armada, al considerar que la vía electoral, en ese momento, era una farsa.

“Venezuela, en fin, necesita un cambio profundo para que los derechos democráticos del pueblo no sean letra muerta en el texto de las leyes; para que la libertad exista y la justicia impere; para que el derecho a la educación, al trabajo, a la salud y al bienestar sean verdaderos derechos para las mayorías populares y no privilegios de escasas minorías”, reclamaba.

Las palabras de Ojeda evidencian la unidad de propósitos entre aquella lucha por una nación soberana y el actual proceso de cambio que vive Venezuela, basado en la Constitución bolivariana de 1999, con la que se retoman los ideales bolivarianos y junto a las mayorías se comienza la construcción de un modelo participativo, popular y protagónico, que tiene en el 23 de enero de 1958 uno de sus referentes históricos de la organización del pueblo venezolano en reclamar por sus derechos.

En clara manipulación a esta fecha, en los últimos años la derecha ha promovido la movilización violenta en las calles, con consignas que están lejos de la Constitución, con la intención confesa de derrocar al Gobierno Bolivariano respaldado por la mayoría del pueblo en 19 procesos electorales durante 15 años consecutivos, en lo que además la memoria histórica se ha hecho bandera para no olvidar a los traidores del Pacto de Punto Fijo.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve