Noticias

2.Mar.2016 / 03:30 pm / Haga un comentario

Fundación Niño Simón

Foto: Archivo

Los 36 centros de Educación Inicial adscritos a la Fundación Niño Simón en el estado Portuguesa se suman al Plan de los 100 Días de Siembra Urbana para garantizar el autoabastecimiento de frutas y hortalizas y procurar ingresos extraordinarios con la venta del excedente de la producción.

“En tres meses no vamos a adquirir estos rubros porque cada plantel los va a producir y la cosecha servirá para la alimentación de nuestra matrícula, que es de 2.049 niños”, informó este miércoles la directora de la Fundación Niño Simón en la entidad llanera, Dilia Quevedo.

Indicó que algunos centros ya cuentan con áreas de siembra consolidadas, con rubros como lechosa, limón y naranja, mientras que en otros se prepara el terreno para el cultivo de cilantro, cebollín, ají dulce, pimentón, tomate y otros rubros de ciclo corto.

Quevedo declaró en la sede estadal de la Fundación Niño Simón, ubicada en Guanare, la capital de Portuguesa, a propósito del inicio de la limpieza y adecuación de un espacio en el cual personal directivo, administrativo y obrero sembrarán “para cosechar alimentos en 100 días y contribuir con la nueva economía productiva del país”.

Apuntó que esta dinámica se replica en los centros de Educación Inicial con participación de padres y representantes, a fin de masificar la producción urbana, acompañar la activación del Motor Agroalimentario y generar insumos para el Programa de Alimentación Escolar (PAE), pues estas instituciones laboran de 7:30 de la mañana a cuatro de la tarde y garantizan a los estudiantes cuatro ingestas diarias: desayuno, almuerzo y dos meriendas.

Destacó que esta iniciativa no sólo garantizará la productividad en zonas urbanas y periurbanas, sino que involucrará a la comunidad educativa en el trabajo productivo para superar en las ciudades esa cultura tan arraigada de “esperar a que los demás produzcan para nosotros sólo ir a comprar lo que consumimos”.

Para ello, apuntó, la Fundación Niño Simón cuenta con apoyo técnico de la Misión Sucre y de la Milicia Nacional Bolivariana para las labores de siembra e incluso para la implementación de métodos alternativos en planteles cuyas características limitan la siembra directa: “En la zona alta, por ejemplo, se han establecido huertos aéreos debido a que la presencia de caracoles africanos atenta contra el cultivo”.

Quevedo comentó que la superficie disponible para este plan productivo varía en cada centro educativo y resaltó que en instituciones como Casa Abrigo existen 18 hectáreas para la siembra, por lo cual se propuso a la Gobernación garantizar la productividad de ese espacio con cultivos más extensivos y de mediano ciclo, como frijol, yuca y plátano.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve