Noticias

21.Oct.2016 / 08:30 am / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

La Mesa de Unidad Democrática cometió ilícitos electorales que fueron debidamente demostrados en su momento ante el país, cuando, como parte de los requisitos primarios a la solicitud de un referéndum revocatorio contra el Presidente Maduro, introdujeron un conjunto de firmas plagadas de irregularidades, durante la recolección de firmas de 1% del padrón electoral, para inscribir la organización MUD en una intención de revocar a Maduro.

Lo que parecía una vuelta de hoja, u otro episodio de tolerancia a la seguidilla de crímenes institucionales que la MUD ha cometido una vez que asumieron en enero las riendas del parlamento venezolano, ha sufrido un revés dramático. Intentando vulnerar el sistema electoral venezolano e intentando burlar a la instancia que lo rige (y al país entero), la MUD introdujo un millón 957.779 registros, de los cuales 605.727 (30,9%) presentaron irregularidades, entre ellas más de 10.000 firmas de ciudadanos fallecidos, 9.333 números de cédula inexistentes; más de 3.000 cédulas de ciudadanos menores de edad y 1.335 privados de libertad. De esas firmas invalidadas, 307 mil 747 no cumplieron con uno o más criterios y que 97 mil 158 planillas solo contenían datos en un campo:  86 mil 337 solo tenían el nombre y el apellido, 80 mil 105 solo la huella del elector, 18 mil 338 solo el ciudadano a revocar, 7 mil 823 solo el cargo a revocar, mil 805 solo la firma y 396 solo la cédula del elector.

Esto precedió, el posterior retiro de miles firmas por personas que declararon por vía de verificación, que sus firmas habían sido colocadas en los registros de manera fraudulenta.

No hay sorpresas

El chavismo procedió legalmente desde el momento de detectarse las irregularidades. A mediados de junio Maduro señaló: “Es muy grave que estos políticos de la derecha le hayan presentado al Poder Electoral un paquete podrido con 600,000 firmas chimbas, fraudulentas, nuevamente. Los proponentes del referendum declararon que hicieron una auditoria, y declararon que eran impecables todas la firmas que presentaron, es decir, tienen doble responsabilidad jurídica”.

Desde esa instancia el presidente de la comisión de verificación de firmas por parte del PSUV, Jorge Rodríguez, acudió el pasado 13 de junio al TSJ ante la Sala Constitucional, para someter a consideración una demanda con amparo cautelar contra el proceso revocatorio. Aquella vez, acotó Rodríguez que esa no será la única acción que impulsaría esa comisión contra los  ilícitos perpetrados por la MUD ya que también habrían demandas penales y acciones judiciales por usurpación de identidad, por la utilización de la identidad de personas fallecidas, por la utilización de menores de edad, de personas sentenciadas por delitos graves, mencionó.

En este tramo se abrió paso a un proceso judicial solicitado por el PSUV y que se inició de manera simultánea en todas las circunscripciones regionales del país. Según la denuncias, el proceso revocatorio es nulo por erigirse sobre actos graves de violación de la ley. Las demandas del PSUV fueron además acompañadas de miles de casos de personas que demandan a la MUD por uso fraudulento de identidad y falsificación de firmas. Sobresalen en estas denuncias los casos de personas que han demandado declarando el uso fraudulento de la identidad de familiares fallecidos y personas de la tercera edad que declaran no haber participado en dicha recolección de firmas.

En junio, mostrando un documento contentivo de copias de todas las actas avaladas por los técnicos del CNE  y de los técnicos y testigos de los dos grupos políticos involucrados -MUD y PSUV- Rodríguez confirmó que la oposición “aceptó los requisitos indicados por el ente electoral”, así como se verifica “que todas las planillas fueron auditadas con presencia y la firma de los testigos de la MUD”. Es decir, la MUD participó en el auditaje que arrojó los hallazgos del fraude.

En agosto, aseveró Rodríguez que el referendo revocatorio convocado por la derecha estaba  “muerto legalmente”. Rodríguez, desde la sede del CNE, indicó que se introdujo un segundo documento para que el ente electoral evaluara las demandas de los ciudadanos y tribunales sobre el proceso revocatorio. Lo que en aquel momento era desestimado y arrojado al cajón de la diatriba, era en efecto un recurso legal en pleno desarrollo, un iceberg que el Titanic no quiso ver.

Pero el CNE no emitió mayor pronunciamiento, cosa que si miramos al detalle ha debido sorprender a quienes fervorosamente afirman que el CNE es una institución adulterada. Solo, declararon quedar sujetos a la voluntad de los tribunales de la República, si estos hallaban “con lugar” las demandas del PSUV y de quienes se declaraban afectados por el fraude de la MUD.

A finales de agosto, concurría la institucionalización de la diatriba política  iniciada en Venezuela desde enero. Para este momento, la AN consagraba, por desacato al TSJ, su autoanulación incorporando a cargos a aspirantes a Diputados cuyos procesos electorales fueron anulados por fraude en Amazonas. Se consumaba el choque de poderes con un parlamento intentando fragmentar la institucionalidad toda, aunque se inmolaran también a si mismos. En el ring político, ocurría la algarabía pendenciera de una MUD abiertamente desafiante y amenazante, dirigiendo toda su artillería contra el CNE.

El Estado (no el Gobierno ejecutivo chavista exclusivamente) y sus expresiones institucionales concretas, comienzan a ver el impacto todo y profundo de una gobernanza socavada, fragmentándose por situaciones inducidas. La MUD aceleró el conflicto de manera vertiginosa intentando empujar a toda la comunidad nacional a un punto de quiebre. Pero el CNE anuncia lapsos perentorios para seguir los tramos siguientes del revocatorio, enviando al ostracismo al revocatorio pautándolo probablemente para 2017. Al desplomarse la expectativa política y triunfalista de la MUD, pierden poder de facto. La MUD se desinfla en una estrepitosa mengua desde septiembre, sin calle, sin oportunidades políticas, sin poder ejercer su parlamento conquistado  y con la legalidad institucional que querían derribar, en pie, pateándoles la cara.

Lo que sigue ahora

El CNE acata las medidas decididas este jueves 20 de octubre por los tribunales penales de primera instancia en funciones de control de Valencia; el tercero de control de San Fernando de Apure; el de primera instancia en función de tercero de control de Aragua y el de primera instancia en funciones de control de Bolívar, que fueron decididas tras la admisión de querellas penales por los delitos de, léase bien: “Falsa atestación ante funcionario público, aprovechamiento de acto falso y suministros de datos falsos al Poder Electoral.”

Estas decisiones tienen como consecuencia la paralización, hasta nueva orden judicial, del proceso de recolección de 20% de las manifestaciones de voluntad, que estaba previsto para el 26, 27 y 28 de octubre próximos, y en el que el CNE estaba trabajando luego de terminada la primera etapa de una solicitud hecha por el partido MUD en abril pasado. En apego al marco constitucional, el CNE acata las medidas ordenadas por los tribunales y ha girado instrucciones de posponer el proceso de recolección hasta “nueva instrucción judicial”.

El Poder Electoral entonces, reitera su llamado al diálogo nacional como “fórmula democrática por excelencia” para preservar la paz y la estabilidad de la República y se pone “a disposición” de los actores políticos e instituciones nacionales para coadyuvar en la búsqueda de las mejores condiciones que hagan “fructífero este encuentro”. Lo que no sabemos del todo, es cómo reaccionará la MUD. Si deciden medir su pulso pseudopolítico en la calle, empleando la rabia como vehículo, probablemente veremos la reproducción de un ciclo duro de violencia, solo sí, entiéndase bien, capitalizan la calle y la oportunidad quienes tienen más apresto dentro de la MUD a la guarimba, y ya sabemos quienes son.  Podrán, por otro lado, emplear la paciencia estratégica y sustituir con ello una espiral de sangre. Veremos.

El CNE había anunciado elecciones regionales para junio próximo y de alcaldías para diciembre del próximo año. En la MUD tienen muchas cuestiones que sopesar, antes de coquetear con aventuras. Ya mirando la situación dentro de esa caja de gatos, hay demasiadas acusaciones por “el fracaso del revocatorio”, el tiempo perdido en la trágica estrategia de la Amnistía, los métodos erróneos para sacar a Maduro, la ansiedad preelectoral por las regionales, las posiciones adelantadas y precampañas en los estados, la división por quienes quieren el golpe y por los que todavía hablan del revocatorio fallido. En fin. La mesa está servida.

El revocatorio va al congelador, su destino es cada vez más incierto, esta vez por otro error de cálculo en la MUD: “Metamos 600 mil firmas fraudulentas, que nadie se dará cuenta. Y si se dan cuenta, no pasará nada, no habrá consecuencias. Es normal que hagamos lo que nos de la gana sin que nos pase nada”.

Mientras tanto, en Washington, donde están los “Big Leaguers” operadores enemigos del chavismo, un día como hoy hay estrategas de la CIA, gendarmes del gran capital, dueños de corporaciones mediáticas, políticos de oficio y otros esperpentos, preguntándose  por qué carajo con tantos dólares, con tanto poder económico y con tanto apoyo que les han dado, la MUD no termina lograr el ansiado objetivo de derrotar de una vez por todas al chavismo.

Deben estar decepcionados. Eso pasa por no saber ver las señales. Los gringos debieron percatarse hace mucho, que pusieron sus esperanzas en una organización cuyo nombre, MUD, significa “lodo” (fango) en el mismo idioma inglés. Pusieron sus esperanzas en un chiquero, lleno de cerdos.

Por: Franco Vielma

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve