Héctor Agüero / Noticias / Opinión

1.Oct.2015 / 07:47 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Aunque históricamente los gobiernos de la oligarquía hicieron poco por redistribuir el caudal que nos legó la Naturaleza, los revolucionarios nos sentimos orgullosos tanto de la gesta independentista de nuestros Padres Libertadores en el siglo XIX, como del portentoso ejemplo que es hoy PetroCaribe, una obra en tiempos de revolución. El gobierno de Hugo Chávez y el de Nicolás Maduro destacan por afianzar nexos de solidaridad social y económica con las naciones limítrofes y caribeñas que redunden en beneficio para sus habitantes. En el caso de Colombia, lamentablemente los gobernantes que se han sucedido en la Casa de Nariño, mantienen una visión escurridiza y sinuosa tanto de las secuelas de la violencia como de la práctica del contrabando de alimentos y otros ilícitos que afectan a nuestro pais.

Desde hace medio siglo, Venezuela asumió con gesto solidario la presencia en su vida diaria de cinco millones de colombianas y colombianos que ya son venezolanos, aventados de su terruño por la intolerancia de la godarria bogotana. Vinieron sin nada y nadie acusó a Colombia de violentar los DDHH. Hoy, una minoría decidió irse. Se fueron envenenados por la canalla mediática, pero buena parte de ellos han reflexionado y piden regresar a Venezuela. A pesar de nuestras dificultades seguimos siendo tierra de promesas para nuestros vecinos.

En este orden de cosas que coincide con la visita a Cuba y EEUU del Papa Francisco, la presencia de los gobiernos democráticos de nuestro continente en la tribuna de Naciones Unidas, ha sido de una contundencia tal que los medios controlados por las corporaciones no han podido ocultar. Sobresale la República Bolivariana de Venezuela, la que ha demostrado lo justo de sus políticas fronterizas y hoy cosecha sus triunfos. Un Papa argentino en el Congreso estadounidense, era algo impensable hace años atrás. Nicolás Maduro conversando con el Secretario General de la ONU y compartiendo con el presidente Granger, proclama lo justo de nuestra estrategia que recibe el apoyo de las mayorías.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve