Noticias

16.Abr.2015 / 01:19 pm / Haga un comentario

Foto archivo

Durante la VII Cumbre de las Américas, los países miembros de Petrocaribe reafirmaron sus lazos de cooperación y alianza en materia energética frente a las pretensiones divisionistas del Gobierno de Estados Unidos.

 Este bloque regional creado en el año 2005 por los comandantes de la Revolución Bolivariana y Cubana, Hugo Chávez, y Fidel Castro, respectivamente, está integrado por 19 Estados que han fomentado nuevas formas de intercambio comercial y económico para crear mecanismos de compensación, bajo un esquema de complementariedad y respeto mutuo.

 Desde sus inicios, Petrocaribe ha sido atacado por la extrema derecha venezolana y norteamericana por supuestamente disponer de manera inadecuada de los barriles de la producción petrolera, a pesar de que en el período en que las trasnacionales operaron en el país se llevaron más de 50 mil millones de barriles de petróleo para sostener la economía y el desarrollo industrial militar norteamericano.

 En un nuevo intento por tratar de debilitar los lazos de unión y cooperación fortalecidos entre el Caribe y América Latina, el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, sostuvo en marzo pasado, un encuentro con representantes de las islas del Caribe, en la cual aludió a supuestas crisis de Petrocaribe y a un colapso institucional en Venezuela.

 Asimismo, el 09 de abril, durante una visita a Jamaica en vísperas de la VII cumbre de las Américas que se llevó a cabo Panamá este 10 y 11 de abril, el presidente estadounidense, Barack Obama, propuso a los dirigentes de la Comunidad del Caribe (Caricom) la alternativa de “desarrollo de energía limpia” y el establecimiento de un grupo de trabajo de seguridad energética para reducir la demanda los países caribeños del petróleo suministrado por Venezuela a través de Petrocaribe. Para ello el imperio estadounidense ofreció 20 millones de dólares.

Desde junio de 2014, los precios de los hidrocarburos han sufrido una baja de 60%, como parte de una estrategia impulsada por Estados Unidos para inundar el mercado internacional con su producción de crudo de esquisto, un petróleo no convencional que exige procesos de extracción agresivos (denominado Fracking) para fracturar las rocas e inyectar cantidades elevadas de agua, produciendo daños severos a la corteza terrestre, así como de salud a los residentes de zonas donde se detectan los residuos de petróleo y gas.

 El incremento desmesurado del Fracking tiene un propósito político: ocasionar la caída de los precios y, a la vez, afectar las economías de países exportadores de hidrocarburos como Irán, Rusia y Venezuela.

 El acercamiento de Obama a la Caricom se da justo un mes después que el presidente estadounidense declarara a Venezuela como “una amenaza”, mediante un decreto ejecutivo de la Casa Blanca violando el derecho internacional.

 El Caribe alzó su voz por el respeto y la unidad

 El empeño de Obama por tratar de dividir a Petrocaribe y atacar a Venezuela se vio debilitado ante la voz de los dirigentes latinoamericanos y caribeños en la plenaria de la VII Cumbre de las Américas, cita en la que ratificaron su respaldo al gobierno venezolano y a la importancia de seguir fortaleciendo la integración regional.

 “Los acuerdos ofrecidos por el gobierno de Venezuela, a través de Petrocaribe, es uno de los mejores ejemplos de cooperación sur sur y es congruente con el tema de nuestra reunión cumbre: la prosperidad con equidad”, expresó la primera ministra de Jamaica, Portia Simpson-Miller, quien además planteó que el reto para América y el Caribe es profundizar la cooperación multilateral que tiene como ejemplo Petrocaribe, por lo que hizo un llamado a los presidentes y jefes de gobierno a “actuar con mayor urgencia” para lograr la igualdad en la distribución de las riquezas.

 Por su parte, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, destacó que “Venezuela ha demostrado un nivel sin precedentes de solidaridad con nuestras aspiraciones de desarrollo”.

 Mientras que el presidente de Haití, Michel Martelly, resaltó el impacto social que ha tenido la creación de Petrocaribe, para la nación antillana y el resto de la región, ya que desde 2005, este mecanismo ha invertido 3.944 millones de dólares en más de 432 programas sociales.

 “Este programa, del cual se beneficia una gran mayoría de los pueblos de El Caribe y de América Central, constituyen una asistencia inestimable para el pueblo de Haití. Con este programa mi gobierno ha podido definir sus propias necesidades urgentes, así como sus prioridades. Y, sin este aporte no hubiéramos podido estar en condiciones de responder de manera adecuada a ciertas necesidades primordiales”, precisó Martelly.

 Este planteamiento fue similar al del jefe de Estado de Nicaragua, Daniel Ortega, quien señaló que los acuerdos establecidos en la la región latinocaribeña “son programas sociales de complementariedad y comercio justo”.

 En nombre del Caricom, la primera ministra de Trinidad y Tobago, Kamla Persad-Bissessar, pidió al gobierno norteamericano la derogatoria del decreto imperialista en contra de Venezuela: “En el Caricom, somos pequeños países muy independientes, pero muy a favor de la democracia y el Estado de derecho. Por eso creemos inherentemente en la soberanía de las naciones, y por lo tanto estamos junto con usted presidente (Nicolás) Maduro, por su soberanía y por la autodeterminación y el derecho de sus pueblos a ser regidos como ellos quieran”.

 En este contexto, el jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, reafirmó que “Petrocaribe es una realidad, no es una oferta engañosa, no es un proyecto para dominar y para conquistar los países con las transnacionales”.

 “Petrocaribe es un proyecto para liberar a los pueblos, es un proyecto solidario”, resaltó, al tiempo que se refirió a que desde 2005 los países que integran este acuerdo han crecido 25% en su Producto Interno Bruto (PIB) y han elevado sus niveles de distribución y de igualdad”, añadió.

 Asimismo, propuso que Panamá, sede de la Cumbre, se sume a Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, El Salvador, San Vicente y Las Granadinas, Surinam y Venezuela, y forme parte de Petrocaribe.

 Mecanismo indispensable para la cooperación

 En entrevista reciente con Telesur, el presidente de Petrocaribe, Bernardo Álvarez, destacó que la alianza energética es un mecanismo indispensable de cooperación por el desarrollo social de los pueblos, por lo que desestimó los intentos de Estados Unidos de crear instancias en su contra.

 “Hoy más que nunca es indispensable a los países de la región caribeña tener un mecanismo de cooperación como el que está planteado en Petrocaribe. Por eso cuando uno ve toda esta campaña mediática y política, que se hace desde Estados Unidos para golpear a Petrocaribe y a Venezuela, una de las cosas que llama la atención es que en lugar de promover un proceso de acercamiento para cooperar en beneficio del Caribe, más bien buscan escenarios de confrontación político-energética entre Venezuela y Estados Unidos”, puntualizó.

 “Una de las cosas que más llama la atención es que siempre se convoca a programas alternativos a Petrocaribe, pero no se desarrollan”, acusó Álvarez, al tiempo que enfatizó el compromiso venezolano para garantizar “que en el Caribe exista la cooperación y no la confrontación”.

 Fortaleza de Petrocaribe

 En la actualidad Petrocaribe garantiza el 40% de la seguridad energética de sus miembros, y mantiene en la actualidad un promedio de intercambio justo 100 mil barriles.

 “PetroCaribe es hoy profundamente humanista, de acercamiento, de respeto, de relaciones de búsqueda, de desarrollo común sobre la base de igualdad de los Estados; del respeto y de la solidaridad de los pueblos”, manifestó el presidente Nicolás Maduro durante la IX Cumbre Extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno de Petrocaribe, realizada el pasado Marzo, en Caracas.

 Como parte de su política de justicia y complementariedad, Petrocaribe prevé el financiamiento en condiciones favorables de la factura petrolera, cuyo 50% es pagado en 90 días y el resto en un plazo de hasta 25 años, con dos de gracia, y un interés del 1%.

 De este modo, durante los últimos 9 años, el mecanismo de cooperación ha suministrado 301 millones, que equivalen a una facturación de 28 mil 272 millones de dólares, para garantizar la seguridad energética de sus países signatarios.

Este acuerdo ha contribuido ha reivindicar la soberanía de la región y se ha erigido como una herramienta para promover la igualdad, disminuir los índices de pobreza y estimular el desarrollo de fuentes de energía alternativa, lo que dista de la concepción colonialista de Washington y sus aliados.

 Más allá de la cooperación energética con la que se fundó el bloque regional, Petrocaribe aprobó el establecimiento de una Zona Económica centrada en las áreas de transporte y comunicaciones, encadenamiento productivo, turismo, comercio e integración social y cultural.

 Asimismo, Petrocaribe inyectará 200 millones de dólares al Fondo de Inversiones Solidarias Petrocaribe-Alba, para el desarrollo de diversos proyectos de fuentes complementarias de energía, e iniciará un plan contra la pobreza denominado Hugo Chávez, que será articulado con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) para promover mejoras en el acceso a los alimentos por parte de los pueblos de la región.

 “Petrocaribe, sin lugar a duda, ha sido y es el proyecto que en la historia del Caribe ha provocado mayores transformaciones positivas para la vida económica y social de nuestros pueblos, con una visión integradora, unitaria y profundamente humanista. Petrocaribe se nos ha convertido en un proyecto de prosperidad, de desarrollo y de estabilidad del Caribe, de estabilidad integradora”, resaltó el presidente Maduro en aquella cita de la alianza en la capital venezolana.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve