Noticias

5.Jul.2015 / 06:48 pm / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Esta semana, Tibisay Lucena ratificó a través de un discurso cargado de feminidad que todos los partidos políticos deben cumplir con la paridad de género en las candidaturas a las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre.

Este simple hecho ocasionó que los ciudadanos integrantes de la derecha más rancia del país enfilaran sus garras en las redes sociales contra la presidenta del CNE con señalamientos banales que denigraban desde su edad hasta su peso corporal pasando por el corte de su cabello. Nada nuevo si recordamos que Lucena ha sido objeto de múltiples burlas relacionadas a su estado de salud, pues los medios de la derecha (con especial colaboración de Nelson Bocaranda) desde al año 2012 han difundido (y ligado) que “un cáncer” aparte a la rectora de sus funciones en el CNE. Incluso, en el 2013 el diario El Nacional expresó a través de un editorial la siguiente frase lapidaria: “Que Dios la perdone, doña Lucena, porque ya nosotros sabemos su destino”.

Mientras que en esta ocasión decidieron posicionar la matriz más estúpida que hayan lanzado en los últimos años: el CNE no es un ente independiente porque su presidenta portaba una franela que decía “Hay palabras que matan, quien ama no maltrata”, y esa frase fue utilizada por una campaña oficial del Estado venezolano (Instituto Nacional de la Mujer) para generar conciencia en torno a la violencia de género.

Al parecer sólo el chavismo apoya y desea que se erradique la violencia contra la mujer en Venezuela. ¿Acompañar o tener una perspectiva positiva acerca de alguna iniciativa estadal convierte a la gente en militantes del Psuv? Pues según Alberto Federico Ravell, sí.

Pero a su vez en La Patilla consideran que se debe poseer una edad y nacionalidad determinada para acompañar la lucha de género: “Si bien ya supera los 56 años y es presidente reelecta del CNE, Tibi apareció hoy con una franela con un mensaje estampado como si fuera una ‘teenagers’ (adolescente) estadounidense”. Una opinión que acompañaron sus panas de El Nacional.

Ambos medios se hicieron eco de un misógino artículo de opinión titulado “¿De dónde saca Tibisay Lucena la idea según la cual 40% de mujeres producirán una mejor Asamblea Nacional?”, escrito por nada más y nada menos que por el “profesor universitario” Ezio Serrano, en el portal KonZapata.

Una página dirigida (nadie sabe con cuáles fondos, pues en la página sólo se visualiza una publicidad de Multinacional de Seguros) por la periodista (columnista de El Nacional) Elizabeth Fuentes y el “periodista de negocios” Juan Carlos Zapata, vinculado a medios como Tal Cual y El Mundo (jefe de redacción bajo la dirección de su pana Teodoro Petkoff) o al grupo editorial Descifrado.

En este artículo, el profesor defiende que eliminemos los géneros femeninos de nuestro lenguaje pues nosotros hablamos “castellano de Castilla” y no “lenguas aborígenes”, por lo cual debemos seguir usando la expresión “los diputados de la Asamblea” para referirnos a hombres y mujeres pues “las diputadas de la Asamblea” no engloba a ambos.

A la par que afirma cosas como que “la mayor participación política de mujeres chavistas en posiciones de poder ha resultado nefasto”, pues además “es un mito” que la paz triunfe si se garantiza “la presencia femenina”. Todo como un simple y vulgar preludio para insultar a la presidenta del TSJ (Gladys Gutiérrez), la Fiscal General (Luisa Ortega Díaz), la ex Defensora del Pueblo (Gabriela del Mar), las “señoras” del CNE (Sandra Oblitas, Tania D’Amelio, por ejemplo), entre otras.

Ni de vaina escribirían lo mismo de personajes femeninos como Hillary Clinton, Angela Merkel, Margaret Thatcher, la reina Isabel, Condoleezza Rice, Roberta Jacobson, entre otras, que sí son una vergüenza para el género.

Estos ataques sólo buscan ocultar una contundente realidad: la MUD, su militancia, y medios aliados no soportan la idea de integrar mujeres a sus filas (donde sólo figuran, y por interés, María Corina Machado, Gaby Arellano, o las concebidas por ellos como “las esposas de” fulanos de tal) pero no quieren asumirlo de frente.

Personajes de la talla de Marta Colomina en su artículo “El cinismo de Tibisay Lucena”, abogó únicamente por ellas: “Si Lucena buscase la reivindicación de la mujer venezolana habría protestado por el viacrucis al que han sido sometidas las esposas de los presos políticos y por el despojo inconstitucional de que fue víctima la diputada María Corina Machado”.

Mientras que los hombres de la MUD, entre ellos el secretario ejecutivo, Jesús “Chúo” Torrealba, rechazaron la resolución alegando que se trata de “una maniobra” para “perjudicar sus candidaturas pues la mayoría son dominadas por candidatos hombres con apenas 17 mujeres postuladas”.

A su vez, el diputado Julio Borges, del partido Primero Justicia, expresó que la resolución era “para tumbar lo que hemos hecho” en la elección de candidaturas de la MUD, a pesar de que el presidente de Copei, Roberto Enríquez, admitió en declaraciones al diario Últimas Noticias que la oposición ya sabía de la propuesta de la paridad de género.

Y claro que lo sabían porque durante los primeros meses del año el CNE se reunió con la organización (MUD) y le pidieron que tomaran las previsiones necesarias. “Tengo declaraciones de la reunión con la MUD (…) Eso está en los medios de comunicación. Está reseñado, fue público y notorio”, esgrimió Tibisay.

Entonces ¿qué pensarán de estas declaraciones las integrantes del opositor Frente Nacional de Mujeres (que incluye organizaciones femeninas de los partidos AD, Copei, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Alianza al Bravo Pueblo, Proyecto Venezuela, Avanzada Progresista, Voluntad Popular, entre otras) quienes fueron las que el pasado 27 de febrero elevaron esta propuesta a las cúpulas de la propia MUD? Si hasta la presidenta de AD, Isabel Carmona, celebró la medida mientras abrazaba efusivamente a Tibisay Lucena.

O peor aún: ¿qué opinión les merece las recientemente develadas declaraciones del ex diplomático Norma Pino de Lion y el, nada más y nada menos que, coordinador de enlace nacional de la MUD, Edmundo González Urrutia, quienes (tras llamar “estúpida y tarada” a Tibisay Lucena) expresaron que “ahora vienen con esta vaina de las mujeres, coño. pero qué hijos de puta vale, o sea que así sea una burra, o así sea una prostituta, o así sea una huelepega, tú tienes que ponerla porque tiene una cuchara?” Recuerden: “Hay palabras que matan, y quien ama no maltrata”.

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve