Noticias

4.Abr.2018 / 11:03 am / Haga un comentario

Foto: Cortesía de AVN

Foto: Cortesía de AVN

Este miércoles 4 de abril, 11 jueces del Tribunal Supremo de Brasil decidirán el destino del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva, un hombre que desde que llegó al poder –en enero de 2003– se abocó en dignificar a los pobres y a la clase trabajadora de la nación suramericana.

Bajo el liderazgo de Lula Da Silva, el país se convirtió en un referente del progresismo en América Latina, tanto que el Financial Times en 2009 señaló que con Lula “Brasil comenzó finalmente a darse cuenta de su enorme potencial”, cita el portal BBC Mundo.

En ese momento, hasta el Fondo Monetario Internacional pronosticaba que si Brasil continuaba por el camino creado por exmandatario brasileño, el país podría convertirse ” en la quinta mayor economía del mundo antes de 2020, creando un cambio duradero en el orden mundial”, refiere el Financial Times.

En este proceso, Da Silva, de 72 años de edad, trabajó para acabar con la desigualdad en Brasil, por lo que creó el programa social Beca Familia, lanzado en 2003, para beneficiar a las familias que viven en situación de pobreza y extrema pobreza, es decir a todas las familias con renta per capita de hasta BRL 85 (USD 27) y las familias que poseen una renta per cápita entre BRL 85,01 (USD 27) y BRL 170 (USD 53) siempre y cuando tengan en su núcleo a niños, niñas y adolescentes de 0 a 17 años, señala el portal plataformacelac.org.

Con este plan, Da Silva logró bajar la pobreza en un 11% en 2006. Por si fuera poco, creó diferentes programas para atender las necesidades de los habitantes más vulnerables de la nación como la política social Mi Casa, Mi Vida, dirigida a otorgarle vivienda a la población con escasos recursos, mientras que generaba empleo, activando el comercio y la industria brasileña.

Para Lula Da Silva no había frenos. En 2010 Brasil firmó un acuerdo con Irán y Turquía sobre intercambio de combustible nuclear, diseñado para apaciguar la preocupación internacional sobre las ambiciones atómicas de la república islámica y evitar nuevas sanciones para el Gobierno de Teherán, refiere el medio peruano El Comercio.

Con estos avances en Brasil, Da Silva se convirtió en una “piedra en los zapatos” para los intereses de los ejes imperiales que, en busca de retomar la conquista en el cono Sur, tienen en la mira al exmandatario brasileño, favorito en las encuestas para gobernar nuevamente la nación suramericana para el período 2019-2022.

Para frenar el regreso del progresismo y la izquierda en el país, el gobierno derechista e Brasil –encabezado por Michel Temer-, quien llegó a la presidencia a través de un golpe de Estado parlamentario contra Dilma Rousseff, – pretende encarcelar a Da Silva por presunto “soborno” al sostener que supuestamente el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) recibiera un apartamento como medio de pago por parte de la Constructora OAS.

En esta acusación, sin pruebas, Lula Da Silva enfrenta una condena de 12 años y un mes de prisión. El pasado 6 de marzo, la Fiscalía de Brasil solicitó su detención, apenas un Tribunal Regional dé respuesta al recurso de “embargo de declaración”.

El embargo de declaración que introdujo la defensa del expresidente consiste en 38 omisiones, 16 contradicciones y cinco oscuridades que no desarrolló el juzgado sobre el caso de Lula, por lo que la defensa solicitó su aclaración.

Nazismo

Por si no bastara, en las últimas semanas Lula Da Silva ha sido blanco de ataques y agresiones perpetradas por la derecha brasileña, durante su campaña como firme candidato para los comicios presidenciales, que se llevarán a cabo el próximo 5 de octubre.

El pasado 29 de marzo, la Caravana Lula por Brasil, que inicio su etapa el 17 de agosto, fue víctima de ataques por grupos de extrema derecha: dos autobuses fueron atacados con armas de fuego. En una de las unidades se transportaba a periodistas, y la otra llevaba invitados. El ataque no dejó heridos.

Ante ello, el exmandatario condenó esta agresión, la que calificó como “casi el surgimiento del nazismo”.

“Si quieren pelear conmigo, peleemos. Pero vamos a respetar la democracia. La democracia supone la convivencia en medio de la diversidad”, agregó Lula da Silva, quien ya anunció que tan pronto llegue a la presidencia de ese país revocará todos los retrocesos sociales impuestos por el gobierno de Temer y convocará a una Asamblea Nacional Constituyente.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve