Memorias / Noticias

4.Mar.2015 / 11:18 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Valentía, tesón y mística revolucionaria. Estos son algunos de los valores que caracterizaron al destacado poeta, político, periodista e intelectual venezolano José Pío Tamayo, quien nació en El Tocuyo, estado Lara, en el centro-occidente del país, el 4 de marzo de 1898 y murió en la ciudad de Barquisimeto a los 37 años de edad, luego de sufrir siete años de prisión durante la dictadura de Juan Vicente Gómez (1908-1935).

Este miércoles se cumplen 117 años del nacimiento de un hombre que fue pionero de la difusión del pensamiento marxista en Venezuela, precursor de la literatura venezolana vanguardista y militante, así como agitador por la causa libertaria y antiimperialista mundial, quien vivió con pasión su militancia revolucionaria.

Pionero en la difusión del marximo

Pío Tamayo estudió en el colegio Concordia y en el liceo Bolívar de su pueblo natal, El Tocuyo. En este último instituto educativo, despertó su vena de periodista. Creó el periódico El Juvenil junto con otros compañeros de clase. También fundó las publicaciones Saltos y Brincos y Ayacucho, destaca la Enciclopedia de Larenses Ilustres (Imprenta Larense, 1988).

A los 14 años se va a Barquisimeto, capital de la entidad, para estudiar en el Colegio La Salle. Creó la imprenta Gil Blas con unos amigos de causa libertaria. Fundó la revista Renacimiento y creó el Tonel de Diógenes, espacio dedicado a reuniones y tertulias sobre poesía y política. Publicó, además, la novela El dolor de los granujas.

En la década de 1920 era pública y abierta su militancia revolucionaria. En 1922, a los 24 años de edad, es expulsado del país por el gobierno de Juan Vicente Gómez, acusado de actividades conspirativas en contra de la dictadura.

Viajó a Puerto Rico. En San Juan, la capital, trabajó en una planta azucarera. Luego se trasladó a Nueva York, Estados Unidos. Allí se relacionó con opositores venezolanos al gomecismo. Posteriormente, viajó a Cuba, donde participó en la fundación del Partido Comunista.

Se integró a un grupo de venezolanos exiliados y creó la revista Venezuela Libre, para luchar contra la dictadura de Gómez. También colaboró con la Revista Universitaria y participó activamente en la Liga Antiimperialista de Las Américas.

José Pío Tamayo vivió en Barranquilla, Colombia; Panamá, Guatemala y Costa Rica. En estos países fundó revistas y periódicos en los que difundió el pensamiento marxista, que comenzaba a expandirse por el mundo.

De hecho, es considerado como uno de los pioneros de la difusión del marxismo en Venezuela y en otras naciones latinoamericanas. A la par, participó en la creación de organizaciones de trabajadores. Estas actividades le valieron detenciones y expulsiones de esos Estados.

Militante de la Generación del 28

En 1926, a los 28 años de edad, regresó a Venezuela luego de una amnistía decretada por el Gobierno de Gómez. Se incorporó como colaborador de la revista Élite y el diario Mundial.

José Pío Tamayo, destaca la Enciclopedia de Larenses Ilustres, “desafiaba abierta y públicamente al régimen gomecista, por haber sometido a la población a un impresionante aislamiento cultural, continua represión y limitación de derechos civiles y políticos, así como precarias condiciones de salud y analfabetismo”.

Integró la combativa generación del 28, que organizó la Semana del Estudiante a propósito de conmemorarse la Batalla de la Victoria de 1814, en la que aguerridos jóvenes venezolanos, al mando del general José Félix Ribas, vencieron a las tropas españolas en La Victoria, como parte de la lucha independentista.

Por esta actividad, en la que se llamó al pueblo venezolano a rebelarse en contra de la dictadura, fueron detenidos y encarcelados los jóvenes, entre los que destacaba Pío Tamayo.

El larense fue encarcelado en La Rotunda, luego llevado al Castillo Libertador de Puerto Cabello, estado Carabobo. La cárcel no le impidió continuar su trabajo de organización social. Allí creó La Carpa Roja, un espacio para la formación política, el estudio y el debate. Dictó clases a jóvenes y los puso en contacto con los fundamentos del marxismo.

Meses más tarde, una sublevación en la que estaban involucrados militares y universitarios, llevó a la dictadura pro-estadounidense a prohibir la propaganda comunista en todo el territorio nacional y a declarar como “traidor a la patria a todo aquel que practicara esa doctrina”.

Al Panteón Nacional

Pío Tamayo permaneció encarcelado siete años. En 1935, muy grave ya de salud, es puesto en libertad. Falleció en Barquisimeto el 5 de octubre de ese año.

Porco antes de morir, escribió a su hermano Antonio una carta, en la que indicó: ” No tengo acto de qué arrepentirme. Seguí los mandatos de mi conciencia, y si alguna vez me equivoqué, hay que culpar a la imperfección humana, pero nunca la intención. Muero sereno y conforme con mi conciencia”.

En 1983 se fundó la Cátedra Libre José Pío Tamayo de la Universidad Central de Venezuela (UCV), para el estudio de la historia y de las ideas políticas en Venezuela. Su obra, dispersa en periódicos y revistas, ha sido parcialmente recogida en antologías.

En 2011 se creó un movimiento en el estado Lara para llevar al Panteón Nacional los restos de Pío Tamayo, sembrados en su tierra natal, El Tocuyo, tal y como fue su voluntad antes de morir.

José Pío Tamayo es ejemplo de militancia, lucha y anhelo transformador y revolucionario. Este 4 de marzo se rinde tributo a su memoria.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve