Noticias

6.Nov.2015 / 11:05 am / Haga un comentario

Prensa PSUV.-En el año de 1971, un joven barinés se abrió paso entre sus sueños para como él mismo lo diría, parafraseando a Alí Primera, “hacerse camino al andar”. Buscando superarse más allá de lo intelectual, el hijo de doña Elena Frías de Chávez y Hugo de los Reyes Chávez, Hugo Rafael, se alejó de su tierra sin abandonar nunca sus raíces.

Fue en tiempos de reflexión al horinzonte, en aquella Colina llamada El Gato, cuando el aspirante a cadete de la Academia Militar de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, comprendió que alistarse en las filas de las Fuerzas Armadas, lo llevarían algún día a hacer realidad los anhelados sueños del Libertador Simón Bolívar, construir la Patria Grande.

 “Fue en ese patio rojo y en esta colina, donde me cayó una lluvia de 150 años de historia…Mirando la miseria acumulada en un extremo y la riqueza exorbitante en otro, me conseguí con una realidad que me venía apabullando. En ese momento supe que convertirme en soldado, era algo serio”, dijo el Comandante Hugo Chávez el 05 de noviembre de 2011 durante un recorrido por el Fuerte Tiuna.

Para cuando el Comandante Chávez, recibe su investidura como cadete de la AMV, el 06 de noviembre de 1971, hace ya 43 años, percibía algo distinto en él, ya no era el zurdo de Barinas que había llegado a Caracas, para abrirse paso como pelotero. “Uno era como una semilla que cayó en suelo fértil y que al recibir el agua de la lluvia, brotó”, expresó.

Poco tiempo al lado de sus maestros, le bastó al Comandante para conocer mejor el pasado, entender el presente y vislumbrar la necesidad de un cambio para el futuro.

“13 de marzo listo para el desfile, después de esperar bastante tiempo llegó el nuevo Presidente… Cuando le veo quisiera que algún día me tocara llevar la responsabilidad de toda una Patria, la del Gran Bolívar, y mía en el último término”, escribió el Cadete Chávez Frías, en un libro de Lenín que cuidaba con recelo.

Relata el Comandante, que cuando recibe la investidura y la daga del cadete, de manos del Director de la AMV, General Osorio García, fue cuando reafirmó su compromiso con las armas e hizo suyo el juramento de defender hasta su último suspiro, la Patria de Bolívar.

“De 375 cadetes, quedamos 120, luego de fuertes lecciones de moral y vida, fuimos la Primera Promoción “Simón Bolívar” que se invistió, bajo el Plan Andrés Bello (modalidad que permitía el ingreso de bachilleres a las fuerzas)”, resaltó.

 Para el Presidente Chávez, salir de allí, cuatro años después, con un título universitario, marcó el inicio de una nueva etapa generacional y política para Venezuela. Hito que aun indica el camino para la construcción de la Patria Nueva. “Salí con el corazón y el espíritu revolucionario, bajo un camino sin horizonte claro ni signos precursores, pero eso no me intimidó… Mírenme ahora”, expresó.

Recordó que en los años 70, quienes integraban la Fuerza Armada, eran una casta separada del pueblo. “Antes, en El Valle temblaba, morían inocentes y nosotros no nos enterábamos. Ahora es distinto, porque la FANB es del pueblo, y los cadetes que se forman en ella, son hijos de la Revolución Bolivariana. Los tiempos así lo determinaron”, precisó el Comandante.

Aquel joven barinés, cadete, soldado, que llegó a Comandante y Presidente de la República, Hugo Rafael Chávez Frías, en ninguno de sus roles, dio descanso a su brazo ni reposo a su alma hasta alcanzar la construcción de la Patria Plena y Socialista del pueblo de Bolívar, que hoy de la mano del Presidente Nicolás Maduro, sigue su legado.

“Hoy estamos en el ojo del huracán, estamos en plena revolución democrática. Los cadetes de la Academia Militar Bolivariana tienen que entender el importante papel que juegan en el porvenir aquí estamos los soldados de la patria de bolívar”, reflexionó.

Palabras del Comandante Chávez, plasmadas en su cuenta en Twitter @chavezcandanga, el 06 de noviembre de 2011,

Fuente: “Chávez cadete” publicación del portal web de YVKE Mundial del 6 de noviembre del 2014.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve