Adán Chávez Frías / Noticias / Opinión

26.Sep.2016 / 07:16 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

El Sentir Bolivariano de esta entrega constituye un extracto de nuestra ponencia “Hugo Chávez, Guerrero de la Paz”, expuesta en el I Seminario Internacional sobre Realidades y Desafíos de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, realizado del 21 al 23 de septiembre en La Habana, Cuba.

Explicar cómo se manifestó Hugo Chávez en su proceso de vida real y de formación, cuál es la esencia de su conocimiento y la relación entre Chávez como sujeto histórico y las circunstancias y personajes que lo rodearon, nos hará concluir que nuestro Comandante, aun cuando completó su formación como soldado, puede ser considerado emblemática y justamente como un Guerrero de la Paz.

Desde la insurrección militar que lideró el 4 de febrero de 1992 contra el gobierno neoliberal de Carlos Andrés Pérez, pasando por su victoria electoral el 6 de diciembre de 1998, y durante todos sus años como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, por mandato popular, Chávez trabajó por  la paz  para su pueblo y para el mundo.

En su momento, conmovido y presa de la ira y el dolor de los justos, Chávez mostró fotos de niños afganos muertos luego de ataques de fuerzas estadounidenses con la excusa de la “lucha contra el terrorismo”. “Nosotros seguimos pidiendo hoy todavía, Dios mío, por la paz; que se busquen soluciones al problema del terrorismo sí; que se busque a los terroristas, pero así no, ¡así no! Miren estos niños… estos niños estaban vivos ayer…, estos niños estaban comiendo con su padre y les cayó una bomba, una bomba de las que están lanzando sobre Afganistán; esto no puede ser, ¡no puede ser!”, expresó con angustia e indignación en aquella oportunidad.

Recordamos también  los 10 años de aquel memorable 20 de septiembre de 2006, cuando el Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, indicó que  la participación del para entonces presidente de los Estados Unidos, George Bush,  en la 61 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas había dejado un olor a azufre y lo comparó con el Diablo. Chávez sacudió entonces las conciencias y llamó a un nuevo planteamiento de la geopolítica global, para hacerla mucho más justa y equitativa.

Por eso el Chávez-Guerrero expresa con firmeza:

“Quiero reiterarlo tal y como lo dije (…) en el acto por la paz y contra las bases militares de Estados Unidos en suelo colombiano: estoy en la obligación de llamarlos a todos y a todas a prepararnos para defender la Patria de Bolívar y la Patria de nuestros hijos…, la paz bolivariana…, la paz  verdadera”.

Hugo Chávez insistió en impulsar ideas y acciones por la paz y la asumió, cuando ésta es verdadera, como resultado del Socialismo. Por eso no dudó en calificar al capitalismo como el enemigo histórico de la paz y asumió la Batalla de las Ideas que lo llevó al triunfo electoral de 1998 y que le permitió iniciar la construcción del Proyecto Socialista venezolano.

La paz es un imperativo para que la humanidad pase, cuanto antes, “del reino de la necesidad al reino de la libertad”, como lo preconizó Karl Marx.

No en vano el Comandante Chávez advertía a su pueblo: “Estoy convencido que el camino para construir un mundo nuevo y mejor no está en el capitalismo. El capitalismo nos lleva directo al infierno”.

La diplomacia de paz, legado de Chávez impulsado por nuestro Presidente Nicolás Maduro, se mantiene invicta y erguida en medio de las tempestades artificiales que generan los aparatos imperialistas de dominación política, militar, económica y propagandística.

“Es posible un mundo donde no impere un país, ni un policía mundial, ni la guerra ni las bayonetas, sino el sentimiento más profundo de hermandad e igualdad”, dijo a las naciones el Comandante Eterno Hugo Chávez en la XIV Cumbre del Movimiento de Países No Alineados celebrada el año 2006 en La Habana.

Como prerrequisito para consolidar la paz en toda la región latinoamericana y caribeña, nuestra lucha debe incluir  nuevos conceptos contenidos en el principio de autodeterminación. Uno de esos conceptos es el nuestroamericanismomartiano que abarca las ideas y epopeyas de todos los héroes de la independencia de nuestras naciones; contiene los valores indigenistas y afrodescendientes y reafirma en el fondo la idea de la emancipación y la paz. La soberanía desde la visión nuestroamericana atiende a las expresiones de nuestro Libertador en su Mensaje al Congreso Constituyente de Bolivia en 1826: ‘(…) Soberanía del Pueblo, única autoridad legítima de las Naciones’.

El llamado tiene que seguir siendo a la organización y  a la acción para consolidar soberanía, porque el imperialismo, alertamos, continúa perfeccionando sus técnicas de intervención y sometimiento, lo cual nos enfrenta a la amenaza concreta, real y cierta de la guerra híbrida, no convencional.

Organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), que han servido al intervencionismo imperial,  no pueden ser referentes para la resolución de nuestros conflictos como naciones. Por eso, siguiendo el legado de Chávez, continuamos fortaleciendo nuestros propios organismos multilaterales, como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y otras instancias de integración regional, frente a las cuales cualquier otra instancia se hace superflua.

La historia universal reconocerá en el futuro que Hugo Chávez, labrando los caminos de la paz, se convirtió entonces en uno o el principal sepulturero de ese engendro de guerras en nuestros suelos como lo pudo haber sido el ALCA. Y fue laborioso partero, junto a grandes hombres y mujeres de la Patria Grande, de un nuevo orden político y económico entre pueblos hermanos que luchan por su desarrollo y su bienestar.

Estamos comenzando a mirar -apuntaba Chávez- lo que el Padre Libertador imaginaba: Una gran región donde debe reinar la justicia, la igualdad y la libertad, fórmula mágica para la vida de las naciones y la paz entre los pueblos. Esto contrasta con las 761 bases militares de EEUU en el mundo, de las cuales se ubican al menos 50 en América Latina. Nuestras luchas por la paz deben llevar a que más temprano que tarde, esas bases salgan de nuestros territorios.

¡En nombre de la paz, en nombre de nuestros pueblos, exigimos la salida inmediata de las bases militares estadounidenses de los suelos sagrados de Nuestramérica!

Tan determinante fue el aporte a la paz de Colombia del Comandante Chávez, nuestro Guerrero de la Paz, que las partes involucradas en los diálogos han reconocido su contribución sin discrepancias. La senadora y luchadora social Piedad Córdoba expresó en diciembre de 2015: “Presidente Chávez: allá donde usted esté nuestro sueño se está haciendo realidad. Su impronta estará siempre en la paz de Colombia, gracias”.

Por eso, la luz esclarecida del Comandante Eterno Hugo Chávez alumbra el camino de la emancipación de nuestros pueblos y nos alerta ante cada celada del enemigo. Su legado pacifista, lleno de fuerza y coraje como nuestro pueblo, se concreta en nuestro día a día; su espíritu vive en nosotros para hacernos victoriosos en los combates por la paz, porque, como lo dijo nuestro prócer de juventudes José Félix Ribas: “No podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer”.

Hugo Chávez

paz

¡Viva Chávez, el Guerrero de la Paz!

¡Viva Nuestra América libre y soberana!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve