Memorias / Noticias

10.May.2016 / 07:56 am / Haga un comentario

Armando Reverón

Foto: Archivo

Prensa PSUV.- Hoy se cumplen 127 años del natalicio de uno de nuestros más grandes exponentes de la pintura y la plástica, Armando Julio Reverón, hijo de Julio Reverón Garmendia y Dolores Travieso Montilla.

Hizo primeras letras en Valencia y en 1908 entró a la Academia de Bellas Artes de Caracas, de la cual egresó en 1911 para dirigirse a España. Aquí estudió en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona y en la Academia San Fernando, Madrid. En 1914 pasó seis meses en el norte de Francia y en París, donde tomó contacto con la pintura impresionista. Regresó a Caracas en 1915, para intervenir informalmente en las actividades del Círculo de Bellas Artes, del cual se le considera un representante.

En 1919 conoció a Nicolás Ferdinandov, pintor ruso de paso por Venezuela, quien tuvo notable influencia sobre él. Aconsejado por Ferdinandov, Reverón se estableció en Macuto, donde en 1923 comenzó a construir El Castillete, su morada y taller para el resto de su vida. Falleció en mayo de 1954.

 De su obra se realizaron exposiciones individuales en la Academia de Bellas Artes en 1911 y 1920 y en la UCV, 1921 (con Brandt, Monsanto y el propio Ferdinandov, organizador del evento); Taller Libre de Arte, 1949; Centro Venezolano Americano, 1951; MBA (retrospectiva), 1955. Póstumamente se le han consagrado retrospectivas en el MACC, 1979 y 1989; GAN, 1989 y Museo Reina Sofía, Madrid, 1991. Obtuvo Premio Distinción Sobresaliente en el Concurso de Fin de Año de la Academia de Bellas Artes, 1911; Premio John Boulton en el Salón Oficial de Arte Venezolano, 1948. En 1953 recibió el Premio Oficial de Pintura del mismo Salón.

Una vida llena de luz:

Según los registros, la primera obsesión de Reverón fue el uso de los tonos azules. De allí nace su “época azul” en 1920, cuando hace sus mejores lienzos, en los que predominan los paisajes marinos y temas figurativos, sobre todo desnudos.

 Fue en 1924, según Calzadilla en su libro Armando Reverón, cuando hace la transición del azul al período blanco, “significativamente marcado por la degradación de los colores hasta un gris lechoso, de apariencia mate, aunque de gran transparencia”. Nueve años después descubre otras formas cromáticas: usaba óleo con poco disolvente sobre coleto de trama gruesa hasta que encontró el papel, empleando base de cola disuelta con pigmentos industriales o colores de tierra de su confección.

Realmente su manera de captar la luz asombró y asombra. La luz siempre fue una preocupación esencial en su obra. Sin duda, por ello se le dice el Maestro de la luz.  El mismo Reverón se refirió a ella de muchas formas, es el caso que en una ocasión dijo: “¡Qué cosa tan seria es la luz¡ ¿Cómo podemos conquistarla? Yo lo he intentado y esa ha sido mi lucha”.  También llegó a decir: “Cuando pinto no puedo despegar los colores de la luz” y “La pintura es la verdad; pero la luz ciega, vuelve loco, atormenta, porque uno no puede ver la luz”.

Calzadilla, indica que Reverón, antes de pintar,  se quedaba un buen tiempo comunicándose con su ser interno, en una suerte de ceremonia. Así lo indica la referida cita: Reverón se ataviaba “con su guayuco de cañamazo…, se queda descalzo… saca dos palitos, forrados en cañamazo  y se los atornilla en los conductos auditivos para poder concentrarse en su mundo interior. Se acuesta boca arriba, con las piernas encogidas y las manos por debajo de la cabeza…Después se levanta, desenvuelve los pinceles y los tubos de pintura…”.

Hurgar en la vida de Reverón y en  toda la magia que lo rodeó como  El Castillete, su templo particular; su compañera de vida Juanita Ríos; sus animalitos como el inseparable mono Pancho; sus anécdotas; técnica, colores, pintura así como en toda su obra obliga a revisar el texto Reverón, Voces y Demonios, en dicho texto, el maestro Calzadilla aparte de ofrecer una completa cronología, compila muchos testimonios como el de notables y afectas personas al entorno de Reverón, es el caso de Padrón, Rafael Monasterios; Margot Benacerraf;  Emilio Santana; Mateo Manaure; Vicente Gerbasi; Pedro Ángel González; Juanita; Alejo Carpentier y  Nicolás Ferdinandov, entre otros.

Desde hoy en El Panteón:

A partir de este martes, los restos mortales de los creadores César Rengifo y Armando Reverón ingresarán al Panteón Nacional, en Caracas, como parte de un homenaje del pueblo venezolano a estos dos referentes culturales, informó el ministro para la Cultura, Freddy Ñáñez.

“Eventos como estos marcan el inicio de un proceso de reivindicación a los invisibilizados (…) ¿Qué significa que dos espíritus como Reverón y Rengifo se sumen al Panteón? Que decididamente la estética de una venezolaneidad fuerte se afianza en nuestra capacidad de crear lo nuevo, de repensar la historia y de transformar el presente trasgrediendo los límites de lo posible. De esto sólo es capaz un artista”, expresó.

Ñañez valoró que este homenaje va más allá de un reconocimiento a sus cualidades artísticas. “César Rengifo y Armando Reverón merecen su sitial de honor en la memoria Patria por su coraje y riesgo a la hora de asumir sus puntos de vista, sus paisajes y sus tiempos desde una sensibilidad singularmente venezolana: son demiurgos de la inagotable imagen del nosotros”, agregó.

Este martes 10 de mayo, se hará el traslado de los restos mortales de los artistas al Panteón Nacional. En abril de 2015, bajo instrucciones del presidente Nicolás Maduro, la Asamblea Nacional aprobó este traslado, coincidiendo con la conmemoración del Día Nacional del Artista Plástico

Desde hoy estos dos genios de nuestras culturas abren las puerta de nuestro más grande pedestal de la historia, rompiendo el silencio museístico al que había sido relegados, un hecho que marca una  reivindicación de la memoria y simbología del espíritu nacional, bajo la estrategia de un poder democrático extendido, incluyente, masivo y redistributivo.

Dos grandes desde hoy junto a los grandes.

¡Viva Reverón!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve