Noticias

17.May.2015 / 09:30 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

“Nací en la barriada El Guarataro, de Caracas, el 17 mayo de 1920. He estudiado muchas cosas, entre ellas un atropellado bachillerato, sin llegar a graduarme en ninguna”.

Con estas líneas, Aquiles Nazoa inicia su autobiografía, texto que no escapa de su elocuencia y que demuestra la capacidad autodidacta de este escritor, periodista, poeta, dibujante y humorista, nacido hace 95 años.

Fueron sus padres Rafael Nazoa, jardinero de oficio, y Micaela González, dedicada a los trabajos del hogar. Tuvo “una infancia pobre, pero nunca triste”, según su propio relato, y fue el sostén de sus hermanos menores Elba, Aída, Haydee y Aníbal, tras la muerte de su padre, cuando Aquiles solo tenía 18 años.

“He ejercido diversos oficios, algunos muy desagradables, otros muy pintorescos y curiosos, pero ninguno muy productivo, para ganarme la vida. A los doce años fui aprendiz en una carpintería; a los trece, telefonista y botones del Hotel Majestic; y luego domiciliero en una bodega de la esquina de San Juan, cuando esta esquina, que ya no existe, era el foco de la prostitución más importante de la ciudad”, continúa describiéndose Nazoa, considerado el máximo exponente de la cultura popular contemporánea de Venezuela.

Estudió en la Escuela 19 de abril, entonces llamada Escuela Federal Zamora, ubicada en la parroquia San Juan, a una cuadra de la plaza Capuchinos de Caracas, donde solía pasar largas horas. Compartió sus travesuras escolares con dos grandes del arte del siglo XX: el pintor Héctor Poleo y el músico Evencio Castellanos.

En 1935 se desempeñó en el diario El Universal como empaquetador. Luego pasó al archivo de reproducción y de ahí se desempeñó como corrector de pruebas. En 1940, dio los primeros pasos en el periodismo como director del diario El Verbo Democrático, de Puerto Cabello, estado Carabobo, donde logra publicar sus primeros versos.

Sus inicios en la prensa fueron por menos espinosos. En el mencionado periódico publicó un artículo para criticar la indolencia de las autoridades locales en la campaña antimalárica, lo que le acarreó una demanda por el Concejo Municipal de la localidad, fue encarcelado y luego expulsado de la entidad. De regreso a Caracas, ingresó a Radio Tropical, pero como ascensorista.

Retomó el periodismo de la mano de Juan Beroes, quien lo llevó a trabajar al recién fundado Últimas Noticias, tiempo después lanzó su columna A Punta de Lanza, publicó sus primeros poemas en el diario El Nacional, y como Jacinto Ven a Veinte participó con sus poemas Teatro para Leer en el semanario humorístico El Morrocoy Azul.

Fueron estas las primeras ventanas que dieron luz a los versos, genialidades humorísticas y textos agudos de este caraqueño.

Tras un breve período de exilio, entre 1955 y 1958, luego que la dictadura de Marcos Pérez Jiménez tomara El Morrocoy Azul, Nazoa fundó junto a su hermano la publicación humorística Una Señora en Apuros y en 1960 dirigió la revista El Fósforo, refiere una publicación sobre su vida y obra de la Universidad de Los Andes.

Ya para la fecha tenía en su haber las primeras publicaciones con alta influencia de la cotidianidad caraqueña. En 1945 lanzó El transeúnte sonreído; en 1950 los libros El reuiseñor de Cartucho y Marcos Manaure, idea para una película venezolana.

Su prosa se expone en 1960 en el libro Caballo Manteca y una década después sale su obra de máxima exaltación literaria: Humor y Amor de Aquiles Nazoa.

Títulos de gran arraigo popular, con una fórmula perfecta entre el humor y su prosa particular, convierten a Nazoa en un insigne comprometido con la conciencia crítica y defensor de las libertades del pueblo.

Nazoa murió el 25 de abril de 1976, a los 55 años, en un accidente de tránsito ocurrido en la autopista Caracas-Valencia, siendo su más preciado bien “el único tándem o bicicleta de dos pasajeros que existe en Caracas”.

“Muchos de los comentarios que este extraño vehículo suscita al pasar junto a los grupos de echadores, me sirven a las mil maravillas para sazonar lo que escribo”, culminó así su autobiografía.

 

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve