Antonia Muñoz / Noticias / Opinión

21.Sep.2016 / 01:02 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Insistimos en este tema con la sola intención de llamar la atención sobre un aspecto que consideramos de obligatoria revisión y sinceración, si queremos que la inflación no continúe su carrera meteórica. Para nada estamos diciendo que los precios especulativos son el único factor responsable de la inflación. De hecho, también recordamos la necesidad de continuar tajando el contrabando de extracción y la compra compulsiva ( para revender) en negocios donde llega alimentos de consumo masivo a precios regulados, porque ambas plagas sociales contribuyen al desabastecimiento  y a catapultar la inflación. En la presente reflexión pedimos frenar el incremento de materias primas que impactan la producción de carne y leche, como es el caso del alambre de púas, las grapas y los estantillos. También afecta  la producción con bovinos o con rumiantes en general (bovinos, bufalinos, ovinos y caprinos)  los Alimentos Balanceados para Animales (ABA), las vacunas, los desparasitantes, la mano de obra…La falla en el  financiamiento oportuno, suficiente y supervisado, a veces también se convierte en un problema. Sin embargo, hoy sólo nos referiremos a la locura de los precios de la materia prima necesaria para construir cercas, haciendo énfasis en el alambre de púas.

Lo primero que debemos precisar es que sembrar pasto y no planificar su uso racional es un fracaso cantado, ya que en unos pocos años (tal vez 3) se  habrá perdido la inversión, y como nunca reconocemos nuestros errores, la o el ganadero le echará la culpa al técnico o al vecino que le recomendó un pasto  poco resistente al pastoreo. También se puede culpar al niño o a la niña traviesa que últimamente andan produciendo sequías o inundaciones. Sin embargo,  entrando en materia, lo cierto es que el alambre de púa pegó la carrera y pareciera que  no hay quien se percate de eso, y en consecuencia, ni se discute el tema, probablemente considerado algo  trivial cuando se analiza el problema económico como un todo. No obstante, cuando se trata de planes serios para impulsar la producción de carne y leche, hay que tomar muy en cuenta estos detalles, ya que ahí  estará el diablo  presente como siempre nos alertaba nuestro amado Presidente Chávez.

Como los números hablan por si solos, les informamos que en mayo del 2012 un rollo de alambre de pùas de 400 metros costaba unos 570 bolívares y y en septiembre de 2016 el precio “rueda libre” en el mercado especulativo y usurero que se apoderó del país es de Bs. 60 a 80 mil. Pensando en los kilómetros de cerca perimetral e interna de una finca pecuaria a cualquiera le da miedo dedicarse a la ganadería basada en pastoreo, que es la modalidad que resulta más económica porque al ganado no hay que pagarle para que coseche su plato fuerte. En Julio y noviembre del 2013 los precios fueron Bs 1200 y 1500, respectivamente. Los correspondientes precios para el 2014 en abril y octubre fueron Bs.1800 y 5.500. Como todos sabemos, en el 2015 la voracidad especulativa y usurera se fue al máximo, amparándose en el dólar paralelo cuyo monto lo fijó el mentado  Dólar Today, manipulado por los banqueros prófugos y otros conspiradores parapeteados en Miami y sus compinches colombianos  cuyo centro de operación son las casas de cambio ubicadas en Cúcuta, que están permisadas por el gobierno colombiano para devaluar el bolívar a su antojo conspirativo. Así que un rollo de alambre de púas en abril del 2015 costaba Bs. 10.000 y en septiembre ya había duplicado su precio.

En términos de especulación el 2016 le dijo al 2015: “apártate que aquí voy”, por lo que en enero un rollo de la materia prima en cuestión costaba Bs. 45 mil y actualmente en septiembre, ya le dijimos que andaba volando alto para ver si supera la barrera de los Bs. 80 mil. Todo esto a pesar de las declaraciones del Ministro de Industria, publicadas el 14 de enero de 2015, parte de las cuales  transcribimos a continuación: “Hemos decidido que todo el alambre de púa, clavos, alambre liso y grapas, sean comercializado por Agropatria a precio justo, con la idea de permitir que estos bienes sean de fácil acceso al ganadero”.. Buenas decisiones que se convierten en letra muerta  por falta de un férreo Seguimiento y Control y mucha  tolerancia  ante la corrupción de quienes se aprovechan de sus cargos en la Administración Pública para hacer negocio, sin importarle la suerte del país y mucho menos del Proyecto Bolivariano.

Finalmente, no está demás que la ciudadanía sepa que la materia prima para fabricar alambre de púas es el alambrón,  producto de acero proveniente de SIDOR  que también se usa para la fabricación de clavos, alambres desnudos o galvanizados, alambre para refuerzo estructural… Como la cantidad de acero producido en Sidor ha disminuido durante los últimos años,  la disminución en la cantidad de alambrón disponible pudiera ser uno de los problemas estructurales en el aumento de precio de los bienes terminados que se elaboran con  esta materia.. Sin embargo, las autoridades competentes deben ponerle la lupa a la corrupción. Debe hacerse un seguimiento estricto al alambre que se consigna en Agropatria:.  Adicionalmente debe informarse a los ganaderos organizados para que ayuden con la Contraloría Social. Tambien deben supervisarse las ventas para asegurarse que la inversión se traduce en mayor eficiencia en el manejo del recurso forrajero, y por ende, contribuya al incremento en la productividad de carne y leche del país. ¡EFICIENCIA O NADA! ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, miércoles 21 de septiembre de 2016

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve