Memorias / Noticias

6.Dic.2014 / 10:00 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

El 6 de diciembre de 1998 se celebraron elecciones presidenciales en Venezuela, en las que el pueblo eligió a Hugo Chávez, quien obtuvo 56.20% de los votos, superando con un amplio margen a sus contendores: Henrique Salas Römer (39,97%) e Irene Sáez (2,82%).

Chávez a mediados de 1997 no alcanzaba ni siquiera el 10% de la preferencias electorales, pero antes y durante la campaña presidencial ese panorama electoral cambió y el pueblo venezolano comenzaría a escribir una nueva historia, una verdaderamente revolucionaria, distinta al sistema neoliberal que imperó durante 40 años en el país, con AD y Copei alternándose en el poder.

De manera acelerada el candidato oriundo de Sabaneta, Barinas, comienza a sumar pueblo. En cada comunidad, caserío, estado y barrio crecía el apoyo para Chávez. Los candidatos neoliberales al principo no lo percibían como una amenaza. Incluso, Irene Sáez, una ex reina de belleza, era quien lideraba las mediciones de opinión.

Con Chávez manda el pueblo. Con ese mensaje y con la propuesta de una Asamblea Constituyente comenzó Chávez a recorrer el país. Sus concentraciones eran cada vez más concurridas. Boinas rojas y el tricolor nacional resaltaban en los ríos de gente.

Seis meses después de la campaña, Chávez tenía una preferencia electoral de 51.6%. La popularidad de Irene Sáez se desplomó: 15 días antes de las elecciones, Copei (el partido que la apoyaba) la abandonó a su suerte. Lo mismo hizo Acción Democrática con su candidato, Luis Alfaro Ucero. Ambos partidos decidieron apoyar a Salas Römer en un intento por mantener a la burguesía en la presidencia de la República.

Pero no lo lograron. El líder de la rebelión cívico-miliar del 4 de febrero fue el ganador de la contienda. El pueblo, convertido en un huracán bolivariano, le propinó una derrota histórica al bidipartidismo neoliberal adeco-copeyano, que se derrumbó después de sumergir a los más humildes en la miseria, en la exclusión y en la desidia.

Las elecciones presidenciales de 1998 fue el comienzo de una Revolución en el que el pueblo verdaderamente llegó al poder, y Venezuela comenzó a transitar un camino de participación popular, inclusión y justicia social. Empezó a escribirse, como lo dijo Chávez, “una historia imborrable”.

El 2 de febrero 1999, Chávez asumió la presidencia de la República con un juramento que marcaba el inicio de un profundo proceso de cambio: “juro delante de Dios, juro delante de la Patria, juro delante de mi pueblo que sobre esta moribunda Constitución (1961) impulsaré las transformaciones democráticas necesarias para que la República nueva tenga unas carta magna adecuada a los nuevos tiempos ¡Lo juro!”.

Hoy, a 16 años de aquella gesta histórica, el pueblo sigue venciendo ahora con el primer presidente chavista, Nicolás Maduro, para profundizar el legado de inclusión, soberanía y revolución dejado por el Comandante Chávez.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve