Memorias / Noticias

11.Nov.2014 / 11:04 am / Haga un comentario

Este martes se cumplen 128 años del ahorcamiento de cuatro de los ocho luchadores sociales de Estados Unidos, conocidos como los Mártires de Chicago, un grupo de dirigentes sindicales que llevó adelante a finales del siglo XIX en ese país una serie de manifestaciones para reivindicar los derechos de la clase trabajadora.

A través de un proceso judicial, que muchos tildaron de fraudulento, en 1886 fueron condenados a la horca a Michael Schwab, Louis Lingg, Adolph Fischer, Samuel Fielden, Albert R. Parsons, Hessois Auguste Spies y George Engel, mientras que Oscar Neebe fue condenado a 15 años de prisión y trabajos forzados.

Los dirigentes sindicales habían iniciado ya hacía varios años una cruenta batalla por reivindicar a la clase obrera trabajadora, explotada por el capital especulativo y por los intereses de las grandes empresas, tanto en Estados Unidos como en Europa.

Con el firme deseo de mejorar las condiciones laborales, los mártires comenzaron la lucha por el establecimiento de la jornada laboral de ocho horas, puesto que ésta en algunas fábricas alcanzaba las 18 horas, lo que aumentaba la tasa de mortalidad y la salud de los obreros.

Además la ausencia de condiciones higiénicas adecuadas en las empresas aumentaba las tensiones y hacía insoportable el trabajo, cuestión que los dirigentes sindicales denunciaban.

Ya para 1884, la fuerza trabajadora logra que se apruebe la resolución de la reducción de la jornada a ocho horas, cuya fecha de entrada en vigor se había estipulado para el 1 de mayo de 1886.

También en febrero de 1886, los conductores de Nueva York consiguieron que la Atlantic-Avenue Railroad redujera la jornada de 18 horas a 12, lo que dio luces a los obreros de que la unión era decisiva para hacerle frente a la explotación.

Por estos logros, para el 1 de mayo de 1886 se realiza una marcha en varias ciudades de Estados Unidos. El éxito de las concentraciones fue tal que los trabajadores decidieron llamar a las calles tres días después —el 4 de mayo— bajo el lema “Ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa”.

Ese día, el 4 de mayo, durante el encuentro pacífico celebrado en Chicago, en el estado de Illinois, fue lanzada una bomba contra efectivos policiales, quienes ante la situación abrieron fuego contra los trabajadores, lo que causó la muerte de unos cuantos.

Ese hecho de violencia permitió a las autoridades judiciales detener y procesar a los dirigentes sindicales Fielden, Spies, Schwab, Engel, Fischer, Lingg, Neebe y Parsons, condenados poco tiempo después a la horca.

Previo al día de cumplirse la ejecución, se conoció del suicidio de Lingg en circunstancias que, según revelan los archivos, fueron sospechosas.

Pese a ello, Spies, Fischer, Engel y Parsons subieron el 11 de noviembre de 1886 al patíbulo, donde fueron ahorcados ante el público presente. Sin embargo, el escándalo fue tal que a Fielden y Schwab se les condenó a prisión perpetua.

Por estos hechos, cada 1º de mayo es celebrado en la mayor parte de los países del mundo el Día Internacional de los Trabajadores, para recordar la lucha reivindicativa de los Mártires de Chicago.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve