Internacionales / Noticias

3.May.2016 / 01:47 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Aunque la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha sido muy enfática en su decisión de resistir hasta el final y no renunciar, medios de comunicación difunden rumores de su posible dimisión y de nuevas convocatorias a elecciones el próximo 02 de octubre.

Esta información no ha sido confirmada por la cúpula de gobierno de la presidenta ni por el Partido de Trabajadores.

Fania Rodrigues, periodista y subdirectora de Brasil de Fato, periódico de Movimientos Sociales, dijo en entrevista exclusiva para teleSUR que en Brasil se vive una guerra política, porque la presidenta ha dicho más de una vez que no renunciará a su cargo y aún así surgen comentarios y rumores.

“En el acto del Día de los Trabajadores, Rousseff afirmó una vez más delante de miles de trabajadores que ella no va a renunciar. Es difícil pensar que una mujer como Dilma va a llegar a renunciar”.

Rodrigues afirma que en el campo político, hay diferentes opiniones de este tema, pero no hay un consenso si debe o no renunciar.

“La prensa brasileña ha tratado de crear distintas opiniones, sin embargo, el gobierno no ha hablado de eso porque no hay posibilidad de renuncia hasta ahora. Jugar para dividir el gobierno y el PT, es una estrategia más para el golpe blando que se está desarrollando, porque hay políticos que sí ven la posibilidad de renuncia como una salida y otros que no”.

¿Qué pasaría si Rousseff renuncia a su cargo antes? 

Si la presidenta Rousseff renuncia a su cargo antes del 11 de mayo (fecha prevista para el anuncio de la decisión del Senado), exigiría al vicepresidente Temer hacer lo mismo, sin embargo, las posibilidades son casi nulas.

“Si Temer renuncia o no renuncia no importa”, dijo Rodrigues. De acuerdo con las leyes políticas de Brasil, si un presidente renuncia antes de cumplir la mitad de su mandato, automáticamente asume el vicepresidente y se generaría una nueva elección, por lo tanto Temer no estaría durante mucho tiempo en el poder, porque no goza de popularidad para el cargo.

Rousseff y sus ministros de confianza entienden que si convocan a elecciones anticipadas se instalará el debate sobre la legitimidad de Temer, quien no cuenta con el apoyo de la opinión pública, mientras que Dilma Rousseff cuenta con más del 62 por ciento de apoyo, dijo la periodista.

Además, en los nuevos comicios, se estaría postulando como presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, quien también es apoyado por la mayoría de los brasileños a pesar de la guerra mediática que han instalado en su contra.

Según O’Globo, la supuesta posibilidad de renuncia de Rousseff es defendida por los ministros de la Casa Civil y la Secretaría de Gobierno, Jaques Wagner y Ricardo Berzoini, respectivamente.

La mandataria buscaría convencer a los movimientos sociales para apoyar esta idea, debido a que varios rechazan la opción de dar un pie al costado, como el Movimiento de los Sin Tierra, reseña el medio.

El dato

Según la encuestadora Datafolha, solamente el dos por ciento de la población votaría por Temer en una elección presidencial, mientras que el 60 por ciento pide su renuncia y un 58 por ciento opina que el vicepresidente también debería ser sometido a un juicio político.

¿Qué pasará si el juicio procede?

De prosperar el juicio político, la presidenta constitucional, Dilma Rousseff, sería separada de su cargo por 180 días y su lugar lo ocuparía el vicepresidente, Michel Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), quien ya se adelantó a las circunstancias y presentó su plan de Gobierno, además de afirmar que está “preparado” para asumir la presidencia.

Temer enfrenta un pedido de apertura de juicio político, que fue entregado a Eduardo Cunha por el exgobernador de Ceará Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT, por su sigla en portugués).

Según la periodista Rodrigues, Michel Temer “no es candidato porque no tiene popularidad. Siempre ha sido parlamentario, no es carismático, no es suficiente para ser candidato de la República”.

Por otra parte, si durante el juicio que iniciará a mediados de mayo, se le considera inocente, la presidenta Rousseff podrá retomar sus funciones con pleno derecho y total normalidad.

Si el Tribunal Supremo Electoral anula el mandato de Rousseff y al mismo tiempo el de Temer, asumiría el poder el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien debe llamar a elecciones dentro de 90 días para elegir a un nuevo jefe de Estado.

Cunha lideró el proceso de impeachment contra Rousseff. Sin embargo, es investigado por recibir sobornos de empresas interesadas en trabajar para Petrobras y por ocultar ese dinero en cuentas no declaradas en un banco suizo.

Una encuesta del  Instituto Brasilero de Opinión Pública y Estadística (Ibope) reveló hace algunas semanas que el 77 por ciento de los brasileños quiere que Cunha sea apartado de su cargo.

teleSUR

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve