Noticias / Opinión

21.Jun.2017 / 01:20 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Por: Antonia Muñoz

Toda obra humana es imperfecta y por lo tanto perfectible. Lo perfecto sólo viene de lo alto. Así que dejamos claro que no estamos solicitando o planteando perfección entre nosotros. Sólo queremos insistir  en que  buena parte de nuestros problemas tienen una raíz cultural, muchas veces transversalizado por lo ético, moral y espiritual. Partiendo de la situación política que está viviendo nuestro país, sólo basta ver el desparpajo con el cual se miente para justificar comportamientos indebidos y para tratar de engañar o manipular a la población con el objeto de lograr objetivos grupales. Muchas de estas actuaciones violan la CRBV. En conclusión, muchas veces la verdad no es un valor apreciado en el ejercicio de la política, porque quizás en  nuestra educación familiar y escolar no se modelaron conductas que nos permitiera incorporar la verdad a nuestro código de ética.

En relación a lo anterior, y a manera de ejemplo,la oposición siempre reclama su  derecho a manifestar en forma pacífica, y eso es verdad de acuerdo al artículo 68 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). Sin embargo, lo que no es verdad es que las manifestaciones sean pacíficas, ni siquiera se planifican para que lo sean; porque no es casualidad que para ellas se contraten grupos para realizar prácticas vandálicas  propias de personas desquiciadas o endemoniadas, con el objeto de  provocar  la actuación de los funcionarios del orden público. Para continuar con la inmoralidad nunca asumen su responsabilidad, sino que despachan el asunto culpando a la PNB y a la GNB de cualquier acto de violencia, aunque todos hayamos visto a través de medios audiovisuales las agresiones físicas a funcionarios. Esto sin negar que  haya funcionarios del orden público quele han segado la vida a compatriotas con armas que el artículo 68 de la CRBV prohíbe en el control manifestaciones.

La situación descrita podría ser corregida si muchos, cuya función es administrar justicia, no sufrieran del mismo sesgo que les impide “llamar a lo bueno bueno, y a lo malo malo. No puede ser que alguien  que deba administrar justicia vea y juzgue las desviaciones de los transgresores pertenecientes a los cuerpos de seguridad, pero no pareciera advertir la violencia de muchos manifestantes supuestamente pacíficos, pero que han llegado al extremo de quemar vivo o linchar a un ser humano. Lo mismo podríamos decir de la interpretación tan disímil del artículo 347 de la CRBV. Alguien está mintiendo o haciendo una interpretación interesada de dicho artículo.

En el mismo orden de ideas, consideramos que mucha violencia pudo haberse evitado si la directiva de la A N hubiese actuado honestamente y dejado sin efecto la juramentación de los Diputados de Amazonas. Sin embargo, la oposición necesitaba el manoseado desacato para victimizarse dentro y fuera del país. Igualmente, hubiese ayudado a la paz, una decisión oportuna de la Sala Electoral delTSJ  en relación al caso de los precitados diputados. Ha pasado más de año y medio y ese asunto parece haber entrado en hibernación.¡Que lástima que el apego a la verdad verdadera ya las decisiones equilibradas no ocupen un lugar preponderante  en el código de ética de algunos servidores públicos

No hay un elemento que le haya dado más dividendo a la oposición que el desquiciamiento de la economía que se agudizó a partir del 2014, y que en la práctica se manifiesta por la escasez de bienes de consumo masivo y por los precios especulativos de los que se consiguen. Muchos despachan el asunto diciendo que todo se debe a la baja producción, cosa que es parcialmente cierta. Sin embargo, esa no es toda la verdad; y muchas y muchos la obvian de  manera deliberada para no tener que poner la lupa sobre los especuladores y usureros, y mucho menos sobre las y los corruptos que están pescando en rio revuelto y logrando  ganancias asombrosas mientras la mayoría ya no sabe como estirar el sueldo. Como la intención de este artículo no es profundizar en este tema, sino mostrar la incidencia ética, moral y espiritual en la problemática  del país; hoy nos limitaremos a formular algunas preguntas a quien pueda interesar: 1. ¿Por qué no dejamos de ofrecer  pasta a Bs.15, harina precocida a Bs. 400 y arroz blanco a Bs 120 el kilogramo, siendo que esos precios son irreales y sólo se consiguen en las bolsas CLAP que se pueden comprar cada mes y su contenido alcanza  para 10 días máximo si la familia es pequeña?

Esos alimentos subsidiados, también llegana losdesangradoresbachaqueros, por obra y gracias de la corrupción. Además, ese sistema de precios permite que los agroindustriales, con la excusa de recuperarlas pérdidas que le ocasiona la venta de productos subsidiados,asignen al resto de su mercancía,  precios que no puede pagar la mayoría de la población. ¿Por casualidad se sabrá que 1kg de harina precocida de maíz en las bolsas CLAP, hace rato cuesta Bs. 840 y no Bs.400?  En los supermercados  ya rompió la barrera de los Bs.2400.¿Será que ese precio es justo con maíz blanco  nacional comprado a Bs. 200/kg o con maíz blanco cuyo precio por kilogramo  en el pto.de importaciónes Bs. 2 (dos)?

Esta es una trinchera de lucha revolucionaria y por eso decimos la verdad que también es revolucionaria. Las y los traidores, alcahuetes y cobardes habrá que buscarlos en otrositio. ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA HONESTA, SOBERANA Y JUSTA SIGUE!

Guanare, miércoles 21 de junio de 2017.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve