Noticias

23.Oct.2017 / 12:46 pm / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

Según las últimas cifras publicadas por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF, por sus siglas en inglés), una asociación de la industria financiera con sede en Washington, el endeudamiento del globo alcanzaba el año pasado alrededor del 325% del PIB mundial. Como podemos observar, el mundo que conocemos está viviendo de capital ficticio y bajo un endeudamiento sistemático. La lógica capitalista es continuar acumulando riqueza y garantizar la supervivencia del sistema a toda costa.

Mientras el gran capital continúa en su afán de acumular riquezas, en el informe anual de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de 2016 se explica que 815 millones de personas (11% de la población mundial) padecen hambre y desnutrición.

Por otro lado, cerca de 3 por cada 10 personas en el planeta carecen de acceso al agua potable, unos 2 mil 100 millones de habitantes informó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef. Los niveles de desigualdad son tan grandes, que tan solo ocho personas en el mundo poseen la misma cantidad de riquezas que la mitad más pobre del mundo (3 mil 600 millones de personas), así lo denunció Oxfam International. El avance neoliberal ha desmantelado los Estados-nación desnacionalizando sus principales empresas a través de la privatización masiva.

Esta política ha ocasionado, por ejemplo, que nueve empresas (General Electric, Microsoft, Google, Cisco, Apple, Oracle, Ford, entre otras) tengan más dinero que el mismísimo gobierno de los EEUU, según informó el portal Quarzt.

Imperialismo: desesperación por el control

El imperialismo norteamericano se encuentra en un momento crítico, ha perdido su hegemonía política internacional y se ha vencido la unipolaridad en el mundo. No obstante, la desesperación por recuperar su hegemonía lo ha llevado a cometer crímenes a la vista del mundo como lo ocurrido en Irak, Siria, Libia y en América Latina derrocando gobiernos como el de Honduras, Paraguay y Brasil.

Las acciones del adversario demuestran que su pensamiento estratégico está orientado a recuperar el control de los recursos naturales y los mercados que fueron perdiendo con el inicio de procesos progresistas.

Venezuela: la Revolución Bolivariana en el ojo del huracán

Para nadie es un secreto que el imperialismo tiene como objetivo destruir la Revolución Bolivariana. Con la ola de ataques terroristas y operaciones psicológicas ejecutadas en 2017, se intentó originar una guerra civil implementando el lenguaje de odio en las redes sociales, asesinatos políticos y ataques terroristas, hasta llegar al extremo de quemar personas por razones políticas.

El adversario combinó técnicas usadas en Libia, Siria y Ucrania de manera simultánea, pero la inteligencia, astucia y determinación del Gobierno Bolivariano y el pueblo revolucionario lograron neutralizar y derrotar la amenaza. La nación suramericana es víctima de un asedio y un hostigamiento imperialista en múltiples escenarios, uno de los más neurálgicos es el económico.

Desde el inicio de 2017, el gobierno estadounidense aplicó un conjunto de medidas y sanciones económicas, y una de las más emblemáticas fue la ejecutada un día después de las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), en la que el gobierno de los EEUU impuso sanciones económicas directas al presidente Nicolás Maduro, congeló todos sus activos en territorio norteamericano y prohibió a los estadounidenses tratar con el mandatario.

Más tarde el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva en la que prohíbe las negociaciones en deuda nueva emitidas por el Gobierno de Venezuela y PDVSA, lo que se traduce en la instalación de un bloqueo económico contra el pueblo venezolano que busca, entre otras cosas, la declaración de default, con el objetivo de embargar todos los activos de la nación en EEUU y Europa (empresas, reservas internacionales, etc.) similar a la aplicada a Libia en 2011 por la Unión Europea (UE) previo a la destrucción del país africano por parte de la OTAN.

Bloqueo económico: ¿una declaración de guerra contra Venezuela?

En un trabajo especial de Misión Verdad se explica que “el bloqueo económico consiste en evitar que una persona (natural o jurídica) pueda comerciar, comprar, vender, canjear e incluso recibir ayuda de terceros. Toda transacción financiera está suspendida hasta que se levante el bloqueo”.

El gobierno de los EEUU con la ejecución de sanciones y la imposición del bloqueo económico ha dado un paso peligroso que puede interpretarse como la antesala de una declaración de guerra contra Venezuela, debido a que es el mismo formato (sanciones, embargo y desmantelamiento del Estado-nación a través de la fuerza) que la UE ejecutó contra Libia y Siria previo a la guerra. El mundo atestiguó la emisión de amenazas militares por parte del presidente Trump, manifestando que “no descartaba la opción militar”. Con esta declaración se confirma que la amenaza es real.

Economía de guerra: Venezuela debe prepararse

Faustino Cobarrubia, economista cubano y jefe del Departamento de Comercio e Integración del Centro de Investigación de la Economía Mundial (CIEM), explicó que “desarrollar una economía sustentable y productiva no es tarea fácil” debido a que se “debe maniobrar ante las sanciones internacionales que pesan sobre el país”. Cobarrubia aseguró que “Venezuela enfrenta una economía de guerra; por ejemplo, si aplicas una medida en un país que no esté en guerra, esta puede funcionar eficazmente”.

Entonces, cualquier medida que ejecute el Gobierno nacional va a ser boicoteada, saboteada y convertida en un arma contra el pueblo, entendiendo que estamos en guerra y el adversario usará todos los mecanismos a su disposición para socavar y herir el sistema económico venezolano, hasta derrocar al Gobierno revolucionario. He aquí parte de la explicación del por qué no vemos mejorías en la economía nacional, pese a los grandes esfuerzos del Gobierno Bolivariano.

En este sentido, Venezuela debe prepararse para actuar como un Estado beligerante que está bajo agresión y ejercer la legítima defensa. Recordemos que se denomina “economía de guerra” a la que se aplica en momentos históricos de fuertes convulsiones violentas, sean o no conflictos armados, que tiene por objeto mantener el funcionamiento de las actividades económicas indispensables para un país, procurar el autoabastecimiento, garantizar la producción de alimentos y controlar la economía desde el Estado, lo que significa que las instituciones deben cumplir con sus funciones de manera eficiente. Algunas características de la economía de guerra son:

  • Control absoluto de la política monetaria que evite los procesos de hiperinflación.
  • Favorecimiento de la autarquía como sistema que evite la dependencia de las importaciones exteriores en productos básicos y material militar.
  • Medidas de ahorro del consumo energético.
  • Máxima prioridad en la producción de alimentos agrícolas y proteínas.
  • Producción de medicamentos.
  • Aumento de la producción de la industria pesada y de material militar.

Existen referencias históricas sobre la aplicación de la economía de guerra en países que han logrado sobreponerse a las agresiones imperialistas, como por ejemplo: la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) con la aplicación del comunismo de guerra 1918-1921 y la posterior Nueva Política Económica (NEP), China (1927-1950), Corea (1950-1953), Vietnam (1955-1975), Nicaragua (1980-1990), Cuba en el llamado “periodo especial” iniciado con la caída de la URSS en 1991, y Siria que está en medio de una guerra en la que el pueblo ha resistido y ha obtenido importantes victorias.

Es momento de estudiar estas experiencias: 1) cómo se desarrolló la economía, y 2) qué mecanismos se utilizaron para sortear obstáculos y derrotar al adversario. Es necesario que Venezuela construya una ofensiva en el marco de la economía de guerra.

Acciones y recomendaciones para el debate

  • Dólar paralelo

El especialista petrolero y constituyente Fernando Travieso apuntó que “Venezuela no puede combatir con acciones económicas contra el dólar paralelo, ya que el poder financiero internacional es muy poderoso y a la hora de colocar un tipo de cambio este no corresponde a la realidad”. Pero propone una “vía posible para combatir el dólar paralelo. Con el aumento de recobro de venta del 40% se va a cobrar un impuesto por acceso de reserva en la Faja Petrolífera del Orinoco (…) ¿Con quién vamos a negociar? Con los dueños de la Reserva Federal y las trasnacionales petroleras, los que manejan las tecnologías y los medios de comunicación”.

El constituyente exhortó: “Si ellos ponen el dólar en 50 mil bolívares por un dólar, entonces nosotros cobraremos 50 veces más el impuesto por lo que nos hacen con el dólar paralelo para resarcir el daño”.

  • Demandar al gobierno de los EEUU

El diputado ante la ANC, Hermánn Escarrá, plantea la posibilidad de presentar una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) contra el gobierno estadounidense y su presidente, por las sanciones y medidas que ha adoptado contra el país: “Llegó el momento de poner las cosas en el estado de derecho internacional. Hay que ir a una demanda en la Corte Internacional de Justicia”. En este sentido, recordó que hace poco tiempo “Nicaragua le ganó a EEUU, y detrás de Nicaragua hay una serie de sentencias que hemos venido estudiando, porque desde hace un tiempo nos hemos venido preparando en la materia”.

  • Romper el bloqueo

Venezuela afortunadamente cuenta con un arma fundamental en este complejo escenario internacional: el petróleo. Según algunas fuentes, PDVSA cuenta con más de 300 filiales en Venezuela y en el mundo que se deben usar como mecanismos de presión contra los países y empresas que se sumen al bloqueo. Nuestro servicio exterior debe ser más de lo que hoy es, y debemos construir una nueva política internacional en el marco de la economía de guerra.

El objetivo de nuestro nuevo servicio exterior debe enfocarse en conseguir más inversiones y buscar mecanismos de cooperación para romper el bloqueo. Para ello necesitamos a los mejores hombres y mujeres en nuestras embajadas. Este es un debate que todo el pueblo debe asumir y es crucial para el futuro de la República.

  • Lucha contra la corrupción

Se debe disminuir el flagelo de la corrupción y el despilfarro en las instituciones del Estado mediante un régimen de control administrativo que apunte al uso efectivo de los recursos. Es de vital importancia debatir medidas y contra-medidas en el seno del pueblo, entendiendo que estamos en medio de una lucha desigual contra el gran capital y que, por consecuencia, cada acción ejecutada debe enmarcarse en los parámetros de la economía de guerra.

Por: Anderson Velásquez

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve