Noticias

26.Jun.2016 / 02:42 pm / Haga un comentario

Clap

Foto: _ ‏@Sunagro_

“Solo el pueblo salva al pueblo”, repetía incansablemente el comandante Hugo Chávez Frías cuando hacía referencia a las dificultades que los venezolanos debían enfrentar ante las arremetidas de los enemigos de la patria.

Esta frase hoy cobra más fuerza que nunca con los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), que con la organización popular y la articulación del Estado procuran garantizar la alimentación del pueblo.

Los Clap nacieron hace seis meses en el municipio Trinidad del estado Yaracuy, como resultado de la organización de grupos de vecinos, que cansados de las colas y del abuso de quienes se dedicaban a comprar los productos prioritarios para revenderlos, acordaron articular con la Alcaldía un nuevo método de distribución, que atendiera de manera oportuna y segura la demanda alimenticia de la población.

La alcaldesa de Trinidad, Yosmary Guevara, y vecinos de varias comunidades diseñaron el plan, que sin saberlo se constituiría en guía y ejemplo de organización para el resto del país.

“Detectamos que grupos de personas (bachaqueros) llegaban a los locales comerciales y hacían las colas desde muy temprano para llevarse todo lo que pudieran y luego expender los productos a precios exorbitantes, sin que muchos pudieran adquirir, ni siquiera, un paquetico de harina de maíz”, refirió Guevara.

Ante esta situación, -comenta- “resolvimos organizar a las comunidades, adquirir los productos de manera directa a los comercios y expenderlos directamente casa a casa”.

El plan se amplió con la red Mercal y la Productora y la Distribuidora Venezolana de Alimentos (Pdval), lo que permitió llegar a un gran porcentaje de la población y se eliminó, en gran medida, las colas y bachaqueros en la jurisdicción.

El éxito de la iniciativa dio luz a una estrategia para enfrentar el bachaqueo, uno de los flagelos más graves derivados de la guerra económica impulsada por sectores de la derecha, caracterizada por el boicot, el acaparamiento y sobreprecios de los productos prioritarios o no.

Actualmente el plan se ha extendido a nivel nacional con un profundo impacto y resultados positivos.

De los 16.000 Clap que se han conformado en el país ya se encuentran certificados y validados unos 5.500, que han cumplido con todos los parámetros de registro y cumplen con los requisitos legales, informó esta semana Freddy Bernal, secretario general de los Clap, durante una reunión del Estado Mayor de Alimentación, celebrada en el Centro Nacional de Formación Simón Rodríguez, en el estado Miranda.

Yaracuy, estado pionero

El gobernador de Yaracuy, Julio León, comenta que desde que el programa se amplió a todo el estado Yaracuy, hace unos dos meses, se han distribuido 6.000.000 de kilos de alimentos en más de 1.800 jornadas de entrega casa a casa, realizadas en los 14 municipios.

“Arrancamos este hermoso programa en todo el estado con apoyo del poder popular, que involucra a 677 Clap dispuestos a trabajar de manera incansable para garantizar el suministro de alimentos a sus hogares y combatir la guerrea económica”, refirió el mandatario estadal.

Indicó que con el sistema de distribución se atienden cada semana entre 45.000 y 50.000 familias en el estado, que representan 50% de la población.

Desafortunadamente, sólo se distribuyen productos de la red Mercal y Pdval, que sólo significa 30% de la mercancía que llega al estado. El 70% de los productos alimenticios los expende de manera tradicional la red privada, y de ella sólo 18 comercios, de los más de 600 que operan en el estado, se han sumado al plan.

“Si los establecimientos privados apoyarán el programa toda la población estuviera totalmente cubierta”, subrayó León.

De la distribución a la producción

Los Clap, tal como lo dice su nombre, no sólo abastecen productos alimenticios, también deben producirlos, por lo que las comunidades comenzaron a organizarse para impulsar la siembra y cultivo de una diversidad de rubros, con la intención de abastecer parte de lo que consumen en sus sectores.

En el sector Ruiz Pineda, San Pablo, municipio Arístides Bastidas, la comunidad, de más de 200 familias, comenzó a sembrar en patios productivos, que al ser cosechados, los rubros se distribuyen a la comunidad a precios justos. También iniciaron la venta de carne de res, con el apoyo de pequeños productores de la zona, que igualmente ha dado buenos resultados.

Nelly Pérez, vocera del Clap de Ruiz Pineda, mencionó que sembraron 200 matas de yuca y tienen varios patios con caraotas, lechosa, ají dulce y tomates. Estos espacios ya dieron sus primeras cosechas y se vendieron a los vecinos a precios accesibles.

“La producción ha sido exitosa. Esta crisis y experiencia con el Clap nos ha servido para comenzar a valorar el potencial que tenemos en nuestros patios y que vamos a aprovechar para combatir esta guerra económica y garantizar los alimentos que necesitamos. La meta es auto abastecernos y hacia allá avanzamos”, resaltó Pérez.

En el sector Platanales, municipio Peña, comunidad que tiene 437 familias, el sistema de distribución casa a casa ha dado sus frutos, ahora cuentan con productos prioritarios de manera oportuna y a precios justos.

La frecuencia con que reciben los alimentos es de dos a tres semanas, de manera ininterrumpida.

Mirella Rojas, vocera del Clap Alí Primera del sector Platanales, comenta que en su comunidad no sólo se han quedado en la distribución de las bolsas de alimentos, ya cuentan con 20 patios productivos en los que cultivan pimentón, tomate, yuca, ají y cebollín.

“Comenzamos con 20 patios productivos en la comunidad, pero la idea es que cada familia se incorpore con un patio productivo en su hogar, para contribuir a satisfacer la demanda de alimentos en la comunidad”, apuntó

Unidades de producción

El plan ha resultado tan efectivo que ahora prevé la instalación de unidades de producción en las comunidades, que, además de generar los rubros alimenticios que necesita el pueblo, también desarrolle de manera artesanal otros productos prioritarios, como jabón, champú, desodorante, desinfectantes y hasta uniformes escolares.

Luis Lara, del consejo comunal Alí Primera, Platanales, Peña, inició, junto a un grupo de vecinos, un proyecto de fabricación de desinfectantes para el hogar, que ahora toma fuerza con el Clap, para distribuir esos productos a precios que están 70% por debajo de lo que ofrece el mercado capitalista.

“Empezamos el proyecto como un plan piloto y con el apoyo del Fondo de Desarrrollo Microfinanciero (Fondemi) y del Clap de la comunidad, hoy producimos 24.000 litros mensuales de desinfectante, que ponemos a disposición de todo el municipio”, resaltó Lara.

Judiht Padilla, integrante del Clap del sector Cascabel, municipio Independencia, conformó, con dos vecinas más, una unidad de producción textil que cuenta con tres máquinas de coser semi industriales, en las que trabajan en la confección de uniformes escolares, a propósito de la pronta culminación del año escolar e inicio del periodo 2016-2017.

“Debemos combatir esta guerra económica, y eso sólo lo logramos con trabajo y proyectos socioproductivos que surjan desde las comunidades. Por eso contribuiremos con uniformes escolares para enfrentar la ola especulativa que seguro vendrá en este nuevo lapso escolar”, apuntó.

La experiencia de Padilla, así como del resto de las comunidades yaracuyanas, ratifican la determinación del venezolano de contribuir en la construcción de la economía productiva, plasmada en los quince motores de la Agenda Económica Bolivariana, para superar el modelo rentista petrolero.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve