Noticias

11.Abr.2018 / 01:23 pm / Haga un comentario

Foto: Cortesía de AVN

Foto: Cortesía de AVN

El mundo tiene sus ojos en la Casa Blanca y en el presidente de los Estados Unidos (EEUU), Donald Trump, quien manifestó su disposición de “tomar acciones” contra Siria, luego de que organizaciones de derecha denunciaran sin prueba un presunto ataque químico en la localidad siria de Duma.

Aún cuando expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) no han comprobado el supuesto ataque químicos, ya Trump amenazó a Rusia y dijo que se preparé porque enviaría misiles a Siria “bonitos, nuevos e “inteligentes!”.

No sería la primera vez que EEUU ataque e intervenga militarmente en un país soberano sin tener pruebas.

Con Ronald Reagan a la cabeza, la nación norteamericana arreció en 1983 contra la isla caribeña Granada, país que contaba con una excelente relación con Cuba ¿La excusa? Velar por la seguridad nacional de médicos estadounidense que se encontraban en el país caribeño.

Con la operación Furia Urgente, Washigton invade la isla caribeña por aire, mar y tierra, acción que dejó decenas de civiles asesinado, entre ellos muchos cubanos que se encontraban en el país.

“La ocupación de Granada de hecho fue el ejemplo más evidente que tuvimos en aquella época del imperialismo estadounidense, porque 7.000 soldados norteamericanos entraron en un país de tan sólo 95.000 habitantes y no había ninguna justificación posible para el uso de la fuerza contra una nación insular tan pequeña”, dijo Adrienne Pine, profesora de antropología de la American University, citada por Actualidad RT.

“Fue una invasión totalmente imperialista y EEUU lo hizo bajo una serie de pretextos, apoyándose en mentiras, la más desfachatada de las cuales fue que ahí se situaba una base militar soviético-cubana”, añadió Rojas.

Granada se convertiría en el ratón de laboratorio de la nación norteamericana para desarrollar, posteriormente, las operaciones militares más fuertes: la operación de Panamá (1989), la guerra del Golfo (1991) y la ocupación de Afganistán e Irak (2001 y 2003, respectivamente).

Con la excusa de capturar al presidente de Panamá, general Manuel Antonio Noriega, a quien acusaba la Casa Blanca de narcotraficante, Washington activa en 1989 la Causa Justa, en la que helicópteros estadounidenses fueron utilizados para invadir la nación centroamericana. La ejecución de esta operación, destruyó a la comunidad de El Chorrillo, dejando al menos 3.000 fallecidos.

Tras su “victoria” en la Guerra del Golfo —rodeada de mentiras divulgadas por el gobierno de ese país, como el caso de las supuestas incubadoras en Kuwait y de la falsa fábrica de armas biológicas— y la caída de las Torres Gemelas en septiembre de 2001, Washington persiste en la necesidad de hacerse con las riquezas del Medio Oriente y coloca en su radar a países del continente con grandes recursos naturales y minerales: Afganistán e Irak .

La nación norteamericana, encabezada por George W. Bush, emprende una nueva invasión en 2003 a Irak, con simple excusa— usada en reiteradas oportunidades— de desarmar a la nación iraquí de supuestas armas de destrucción masiva, que nunca llegaron a encontrarse.

Con Afganistán, a pesar de no tener una autorización de la ONU, Estados Unidos consiguió su más gran aliado en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Junto a más de 13.000 hombres de diferentes países del mundo, Estados Unidos ejecutó la operación “Libertad Duradera”.

¿El objetivo principal de EEUU al invadir Afganistán? Destruir Al Qaeda y capturar o matar a su líder, Osama Bin Laden, quien anteriormente había recibido entrenamiento de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés).
No obstante, esta agresión dejó un duro saldo para los afganos y también para EEUU. Unos 15.000 soldados del país árabe de baja, 2.356 estadounidenses muertos y 19.950 estadounidenses heridos, indica una nota de Actualidad RT.

Ahora, además de respaldar el conflicto armado en Siria, que comenzó en 2011 para derrocar al gobierno legítimo de Bashar Al-Assad y que ha dejado a más de 250 mil víctimas mortales, Estados Unidos busca un nuevo rumbo de hacerse con la nación con la forma que ya conoce: las armas.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve