Noticias / Opinión

13.Nov.2017 / 11:18 am / Haga un comentario

Bono

Rina (cuyo apellido me reservo), es una compatriota con ingentes recursos humanos, pero privada de otros que dentro del sistema en que estamos incursos y que extinguiremos más temprano que tarde, son necesarios –hasta vitales- para “ganarse” la vida. Ofrecer su compañía y sus delicados cuidados a una abuela en Guarenas, le permite obtener el insumo económico necesario para eso: “ganarse” la vida. Este sábado, el tamaño del cielo fue apenas un suspiro ante el crecimiento que experimentaron los ojos de Rina, cuando a su teléfono llegó un mensaje de texto enviado desde el número 3532. Gracias a ese medio de comunicación, se enteró de la asignación –a su favor- del bono navideño dispuesto por el Gobierno de Nicolás Maduro.

El poco espacio no permite describir la turbulencia generada en los torrentes sanguíneos de la mirandina, pero sí para condenar los brotes de sabotaje que la malparida derecha ideó ese mismo día para impedir que la alegría terminara de desbordar las fibras de nuestro pueblo. Empleando diversos mecanismos (incluyendo mensajes telefónicos de voz), los apóstoles del mal intentaban surcar la ruta del desánimo, el descontento y la desilusión. “No crean en eso. Es mentira. La página web para meter sus datos es realmente una estafa. No caigan en la trampa”, vociferaban –palabras más, palabras menos- los moribundos del capital y sus perversiones.

No obstante, las cortas patas de tan pérfida intención corrieron la misma suerte deparada al complot contrarrevolucionario de los tiempos recientes. Si bien es cierto que generaron alguna confusión en las primeras de cambio, perecieron ante la contundencia de una realidad erigida con el antídoto más eficaz: el amor.

Rina, y millones de Rina en todo el país, salieron victoriosos. ¡El bono navideño ya debe estar en sus cuentas bancarias! Quienes intentaron arruinar sus emociones, están ahora más próximas al sepelio histórico que la Revolución les tiene preparado. Brindemos por ello.

¡Chávez vive…la lucha sigue!

Ildegar Gil

ildegargil@gmail.com

@ildegargil

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve