Noticias / Opinión

17.Jun.2018 / 07:45 am / Haga un comentario

Foto: Con el Mazo Dando

Foto: Con el Mazo Dando

Por: Hernán Canorea

“Sin un mínimo de esperanza no podemos ni siquiera comenzar el embate, pero sin el embate, la esperanza como necesidad ontológica se desordena, se tuerce y se convierte en desesperanza, que a veces se convierte en trágica desesperación”.  Con esta frase Paulo Freire nos explica cómo la esperanza, sin movilidad hacia el objetivo, se transforma en desesperanza, frustración y desmovilización.

Desde la partida de nuestro Comandante Eterno el pueblo venezolano ha venido librando una batalla estoica contra el más grande de los imperios. Bloqueo económico, sabotaje interno, malas gestiones y un montón de causas nos llevaron a la situación actual, ahora bien, cuando todo parecía perdido, luego de una fuerte derrota electoral en las parlamentarias de 2015, la derecha venezolana pretendió llevar al país por el camino de la violencia. Una tras otra campaña, Constituyente, alcaldes, gobernadores y presidenciales, el pueblo organizado, la militancia del Psuv de la mano de su primer vicepresidente recorrió una y otra vez el país lleno de esperanza, activado, cargado de energía y moral dándole a la Revolución de Chávez cada una de las victorias que ésta le pidió.

Ese mismo pueblo ha sido en estos años el más afectado, el que ha visto como cada vez le es más difícil hacer el mercado del mes, cuánto cuesta una enfermedad a un familiar, cómo los servicios del país cada vez son más complicados, el pueblo ha demostrado que es cierta la frase de su líder: “yo ya no soy yo, yo me siento encarnado en ustedes” y uno a uno han dado el más claro ejemplo de ser como Chávez.

Sabe que, en lo político, ha cumplido con disciplina la tarea y ha logrado generar las condiciones para el avance hacia la esperanza, hacia el objetivo, hacia la victoria económica. Sin embargo ese mismo pueblo sigue esperando que, desde donde corresponde, se den pasos que tengan impacto importante para frenar todo lo que afecta el desarrollo normal de su vida, si bien los Claps, el carnet de la Patria y otras acciones de guerra han cumplido la tarea, no son para nada una solución definitiva, no garantizan la neutralización de las acciones devastadoras del enemigo.

No tenemos duda de nuestra posibilidad de victoria, ni de la grandeza de este pueblo, pero sí llamamos de manera importante a la acción, al combate, al avance en esta área. Ya el pueblo nos garantizó, con el voto, las condiciones, ahora cumplamos con nuestra parte, no corramos el riesgo de la desesperanza que nos inmoviliza, nos desarticula, no dejemos que el pueblo entre en desespero, vamos todos, avancemos de forma firme y definitiva hacia la victoria económica, hacia la esperanza.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve