Noticias / Opinión

31.May.2018 / 08:55 am / Haga un comentario

Foto: Referencial

Foto: Referencial

Renny Peña

Militante del Partido Socialista Unido de Venezuela

@RennyPSUV92

El esquema de gobierno que durante la cuarta república se impuso en Venezuela, se manifestaba en la imposición de caudillos de la política que a su vez representaban intereses económicos nacionales e internacionales.

Ese estilo de hacer política;  personalista y elitista, que no veía al pueblo como actor fundamental del protagonismo social, poco a poco se vino abajo por dos factores fundamentales: no creían en el ejercicio protagónico del pueblo y negaban los espacios de participación a los liderazgos emergentes, caso latente fue el llamado caudillo del partido Acción Democrática, Alfaro Ucero, quien por muchos años mantuvo el control férreo de ese partido y por consecuencia de las decisiones que se emitían en los gobiernos adecos.

La llegada al poder político de la Revolución Bolivariana, encabezada por nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez, y su generación de jóvenes soldados y civiles, dieron al traste con ese estilo de gobernar, y la primera acción de gobierno, fue convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, que dio como fruto a la novísima carta magna de la que hoy gozamos.

Este hecho trascendental, estremeció los cimientos políticos del país, por primera vez en muchos siglos, se vieron identificados e involucrados distintos factores de la vida social y política; una nueva generación de líderes surgió y con ellos se abrieron los espacios para que hasta los más avezados de la vieja política tuvieran participación.

De esa manera, Hugo Chávez y su juventud insurgente comenzaron a delinear las bases para un cambió generacional en el modo de hacer y ser gobierno.

Es así como nuevas formas de participación afloran; los Círculos Bolivarianos, Concejos Comunales, Concejos de Trabajadores, Organizaciones de Jóvenes, de Amas de Casas, entre muchas expresiones se suman al protagonismo revolucionario para construir y defender sus derechos pisoteados por los gobiernos del pacto de punto fijo.

Ayer como hoy, la participación y el empoderamiento del pueblo se vieron y se ven amenazados por los viejos actores y factores de la caduca y vieja forma de hacer la política,  con su poderío económico y sus amigos imperiales del mundo capitalista, ponen en riesgo  la estabilidad y el rumbo de la vida social de Venezuela.

El Comandante Chávez vislumbró las acciones de estos facinerosos y pasó el testigo a nuestro hermano mayor Nicolás Maduro. Por esta razón, debemos hacer mas vigente la petición que aquel 8 de diciembre de 2012 con voz tremola hiciera el eterno a la “Unidad, Lucha Batalla y Victoria”.

Con el advenimiento del IV Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela, el próximo 28 de julio, se deberán establecer los mecanismos para consolidar la unidad monolítica de las fuerzas del partido, levantar y consolidar una organización fuerte para los próximos años, donde prevalezca la formación ideológica como bandera para la captación de la nueva militancia.

Dejar de una vez los vicios del puntofijismo que pudiesen  existir en  nuestras filas y acompañar la gestión de gobierno en su accionar y blindar de una vez por todas la estructura sistémica del Estado y contribuir definitoriamente en la construcción del modelo democrático y socialista que hemos escogido como modelo de sociedad.

Este congreso debe ser propiciador de una nueva  vanguardia de la Revolución Bolivariana Unida, que brinde sustento y continuidad al proyecto Bolivariano, pero que al mismo tiempo, aproveche la experiencia de los más experimentados cuadros de la Revolución para la formación de los relevos generacionales que obligatoriamente necesita cada revolución para prolongar su existencia a largo plazo.

Tenemos que lograrlo, debemos lograrlo, la patria lo necesita, la historia nos los reclama, y el futuro nos juzgará por todo lo que hagamos o dejemos de hacer por consolidar el sueño de Bolívar, Chávez y su legado.

¡Hasta La Victoria Siempre!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve