Noticias / Opinión

23.Oct.2017 / 08:07 am / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

Por: Miguel Leonardo Rodríguez

Es una realidad, podemos decirlo: recuperamos Amazonas. No es cualquier cosa afirmarlo con acta de proclamación en mano. El Consejo Nacional Electoral (CNE) ha certificado oficialmente esta nueva etapa política, pero por sobre todas las cosas esta nueva etapa social y de reencuentro que comienza en Amazonas en este año 2017, el más turbulento de nuestra historia reciente. Digámoslo con toda la alegría que nos caracteriza: hemos vencido la costumbre, la trampa y el odio.

No es un secreto para nadie todos los obstáculos que hemos enfrentado para llegar a estos días de alegría. En los últimos dos años Amazonas ha estado por momentos en el foco de la atención política nacional e internacional por ser el epicentro de hechos vergonzosos, protagonizados desde los espacios de aquella vieja política que hoy hemos derrotado. Recordemos aquellos días infames en diciembre de 2015, que bien reseñamos en su momento, la vieja política negada a morir recurría una vez más a la trampa, el fraude, la compra de votos, el asistencialismo, el maltrato al pueblo originario, el desfalco y tantas cosas más que hicieron de este estado un circo irrepetible, que hoy ha quedado en su lugar natural: lejos de nuestras luchas y en el pasado.

Con la derrota de los autonombrados caciques, responsables de la desatención y la pobreza extendida por todos los municipios y caseríos de Amazonas, podemos decir que se ha iniciado el camino de la reconstrucción política y social, indispensable en estos días de asedio económico. Reconstruir Amazonas pasa por recomponer las costumbres amorosas, solidarias, colectivas y originarias que hoy se encuentran difusas, pero no desaparecidas.

Han sido dos años de intensos debates, recorridos, conversaciones, discusiones, buenos y malos momentos en la calle, nuestro lugar natural. Dos años donde las agresiones a nuestro país se intensificaron a niveles impensables. Somos un país asfixiado desde el norte y eso lo sabe todo el pueblo venezolano. En nuestras jornadas de trabajo junto a las comunidades más olvidadas y humildes nos hemos dedicado a explicar la compleja arquitectura de la guerra que se le ha impuesto a Venezuela: asfixia económica, impedimento para la compra e importación de medicinas y alimentos, bloqueo de nuestros sistemas financieros, falsos positivos, acoso mediático internacional, desprestigio, cerco diplomático y demás agresiones con las que nos han intentado doblegar, pero que junto al presidente Nicolás Maduro hemos sabido enfrentar con audacia, fuerza y lealtad al proyecto bolivariano.

Estas elecciones para nosotros concentran una carga emocional muy grande. No es fácil lo que nos hemos encontrado en cada comunidad, caserío o barrio que hemos visitado, entendemos la situación crítica que en algunas zonas se manifiestan, ahí hemos estado planificando desde la honestidad chavista, sin demagogias innecesarias, solo con el compromiso de trabajar, ahora sí, en función de la protección evidente que sabemos necesita Amazonas.

El programa de gobierno que hemos propuesto ha sido pensado, escrito y planificado desde las entrañas de este territorio que ahora se suma al sistema de gobierno central, de calle. Hemos dicho y lo vamos a cumplir, que nuestro gobierno será un espacio generoso, donde todos los sectores sociales tienen voz garantizada. Llegó el tiempo de sanar las heridas que ha dejado el odio y la incapacidad política. Hemos llamado al esfuerzo a la amplia diversidad de comunidades, organizaciones, movimientos y sectores de nuestro estado. En Amazonas terminó el tiempo de las cúpulas.

Ganar en un año como este, repetimos, contiene para nosotros una carga de responsabilidad mayor, lo entendemos y lo asumimos. De aquí al futuro contaremos con el apoyo incondicional del presidente Maduro, del gobierno central, del sistema de misiones y grandes misiones y de toda la estructura político-social del partido.

No lo pongamos en duda, ha llegado un tiempo distinto, el tiempo de juntarnos para trabajar. Al pasado dejémoslo donde está, enterrado, concentrémonos en hacer de este estado un modelo, donde renazcan las muestras del trabajo colectivo, entre todos y en defensa de nuestro atacado país.

¡Que viva el pueblo de Amazonas!

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve