Noticias

PL.- Como reedición de las revoluciones de colores, "manos blancas" vinculadas a la oposición protagonizan en Venezuela una variante en que, a diferencia de Europa, tienen como contrapartida la "marea roja" de partidarios del presidente Hugo Chávez.

Las "manos blancas" en el país suramericano identifican a grupos estudiantiles de la oposición que al llamado de manifestaciones pacíficas protagonizan a menudo incidentes violentos que el primer mes de 2010 dejaron dos muertos.

Denuncias de las autoridades e investigadores como la abogada estadounidense Eva Golinger indican que se trata de repetir la experiencia de utilización de movimientos juveniles de Europa, con financiamiento, asesoramiento y dirección de Estados Unidos. Entre los mecanismos utilizados, según revelaciones de Golinger, se organizan reuniones patrocinadas por el Departamento de Estado estadounidense e instituciones afines.

En esos encuentros, apunta, los panelistas "son una extraña mezcla de representantes de nuevas tecnologías y funcionarios de las agencias de Washington, especialistas en la subversión y desestabilización de gobiernos no subordinados a su agenda".

Según la denuncia, se trata de una actualización de la estrategia de cambiar regímenes, nueva etapa de operaciones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los años 50 y 60 del siglo pasado para utilizar universidades, intelectuales y movimientos sociales.

El movimiento "manos blancas" en Venezuela es según este enfoque una expresión de los planes de desestabilización contra gobiernos que no aceptan el protectorado de Estados Unidos o tienen criterios diferentes de Washington.

Los medios opositores defienden el movimiento estudiantil como una expresión genuina de descontento, pero la cercanía de consignas y métodos con los grupos que luego demostraron no ser espontáneos en Europa levantan sospechas entre otros sectores. En un análisis sobre el tema, Alirio Gil, de la Comisión por la Democracia Protagónica, asegura que las "manitas blancas" imitan grupos políticos fascistas que en Europa destronaron gobiernos y desintegraron países.

En su criterio el objetivo real de esas acciones es "que su clase social burguesa retome el poder y domine al resto de la sociedad".

Como prueba se expone a menudo el caso de Yon Goicochea, uno de los líderes en 2007 de un movimiento similar que se presentó como "apolítico" pero que tras el fracaso de ese intento rápidamente se convirtió en dirigente de un partido opositor. Con frecuencia Goicochea viaja al exterior con financiamiento, según denuncias, de agencias de Washington, para recibir entrenamiento en técnicas de "golpe suave".

Esos gastos son parte de un financiamiento a grupos opositores que Golinger estima en más de 50 millones de dólares en los últimos años, de los cuales medio millón fue directamente a Goicochea en la forma de un premio supuestamente internacional.

El financiamiento se hace con organizaciones como la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional, Fundación Nacional para la Democracia, Freedom House, Instituto Republicano Internacional, Instituto Demócrata Nacional, las fundaciones alemanas Konrad Adenauer y Friedrich Ebert Stiftung y la canadiense FOCAL.

Una diferencia que toma cuerpo en Venezuela en relación con las experiencias anteriores es la existencia de una corriente juvenil contraria a este enfoque que también sale a la calle.

Héctor Rodríguez, dirigente de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (J-PSUV), valoró así un Movimiento Estudiantil Bicentenario, nacido en febrero de este año en espaldo al presidente Chávez y su propuesta socialista.

El movimiento estudiantil bicentenario quiere construir un país en el que exista igualdad de oportunidades y no permitirá que los "manos blancas" de la pequeña burguesía estudiantil imponga la violencia en las calles venezolanas, explicó Rodríguez.

En defensa de lo que definen "verdadero movimiento estudiantil" los líderes juveniles que defienden una "educación gratuita de calidad" recuerdan que en el gobierno de Chávez la matrícula universitaria pasó de 300 mil a más de dos millones 500 mil.

Para Rodríguez "es un irrespeto que los estudiantes burgueses se vendan ante los medios de comunicación y la sociedad venezolana como un movimiento estudiantil que lucha por el país cuando, por el contrario, llevan desestabilización a las calles".

La existencia de estos dos conceptos es claramente visible hoy en las calles venezolanas: de un lado las "manos blancas" y del otro la que se ha dado en llamar "marea roja" formada por los partidarios de Chávez y su propuesta de cambios sociales.

Las movilizaciones de jóvenes en las que predomina el color rojo, distintivo del PSUV, ha jugado un papel en la neutralización de las llamadas "manos blancas" y el intento de repetición de un patrón exitoso en Europa.

La acción se integra a una visión del PSUV que la movilización popular es la mejor arma contra una campaña internacional para descalificar al gobierno y a Chávez, articulada con la agenda de violencia de la oposición interna.

En opinión de Aristóbulo Istúriz, vicepresidente del PSUV, "Cada gota de sangre que se derrame en un hecho de violencia es consecuencia de lo que está haciendo la oposición, colocando a jóvenes como carne de cañón para sus objetivos electorales".

La guerra de colores en Venezuela se incluye en una fuerte polarización política y los preparativos para las elecciones parlamentarias del próximo septiembre en las cuales la oposición espera recuperar parte del terreno perdido.

Chávez, en tanto, aspira a ganar dos tercios de los 165 asientos de la Asamblea Nacional como clave para seguir con el proceso de cambios y profundizar la proyección de instalación de un sistema socialista que garantice una mejor distribución de la riqueza.

 

Comentarios

28.mar.2013 12:18 am
Los estudiantes se vuelcan en exigir elecciones limpias en Venezuela - El periódico de hoy : El periódico de hoy dijo:

[...] de protesta pacífica. Pero con ese mote el oficialismo expresa, sobre todo, su sospecha de que ese movimiento no es espontáneo sino una infiltración foránea, estimulada por EE UU e inspirada por las experiencias del Otpor [...]

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve