Memorias / Noticias

6.May.2013 / 08:35 am / Haga un comentario

El 6 de mayo de 1862, murió exiliado en Guayaquil Ecuador, Pedro Gual Escandon. Político, abogado y diplomático independentista venezolano. Fue, en 1810, el secretario del precursor de la independencia Francisco de Miranda y el gran artífice de la diplomacia colombiana, destacándose en la organización del Congreso de Panamá en 1826.

Estuvo encargado de la Presidencia de la República de Venezuela en tres ocasiones: desde el 15 hasta el 18 de marzo de 1858; del 2 de agosto al 29 de septiembre de 1859; y desde el 20 de mayo hasta el 29 de agosto de 1861.

Pedro Gual nació el 17 de enero de 1783 en Caracas. Graduado de derecho en la Universidad de Caracas en 1808, fue perseguido por sus ideas independentistas, por lo que al siguiente año emigró a la isla de Trinidad. Allí permaneció hasta pocos días después que la revolución estalló en Caracas, en 1810, siendo el secretario del precursor de la independencia Francisco de Miranda.

Hijo de José Ignacio Gual y Josefa Mónica Escandón, fue también sobrino de Manuel Gual quien, junto con José María España, organizó en 1797 un movimiento revolucionario contra la dominación española en Venezuela, conocido bajo el nombre de Conspiración de Gual y España. La tentativa revolucionaria de su tío atrajo sobre su familia una enconada persecución por parte de las autoridades españolas.

A raíz de los acontecimientos del 19 de abril de 1810, ejerce como secretario personal de Francisco de Miranda cuando este vuelve de Europa en diciembre de ese año y se afilia a la Sociedad Patriótica de Caracas. Fue uno de los firmantes del manifiesto a la ciudadanía caraqueña al ser declarada por el Congreso la Independencia de Venezuela el 5 de julio de 1811.

Cuando la Primera República entra en crisis, Gual está al lado de Miranda como persona de su confianza, y se halla junto a éste en La Victoria, al recibirse la noticia del alzamiento realista de Puerto Cabello. Por aquellos días, Miranda había decidido enviar a Gual a Estados Unidos para negociar el reconocimiento de la Independencia de Venezuela por el Gobierno de Washington y adquirir armas y municiones.

Gual se hallaba todavía en La Guaira cuando se produce la prisión del generalísimo en la noche del 30 al 31 de julio de 1812. Logra escapar a Nueva York, regresando al año siguiente a Cartagena, donde publica el periódico El Observador Colombiano, y aboga por la unidad de acción entre Venezuela y la Nueva Granada. En diciembre es elegido para ocupar un puesto en la Legislatura provincial de Cartagena.

En tal condición es firmante del decreto que declara a Simón Bolívar Hijo Benemérito de Cartagena y es comisionado por el Gobierno para presentar personalmente dicho reconocimiento al Libertador en Caracas y conferenciar con él sobre la creación de una confederación de Venezuela y el Estado de Cartagena (abril de 1814).

En 1816 ayuda a Bolívar a armar la Expedición de los Cayos. Nombrado gobernador civil de la provincia de Cartagena en 1820, Pedro Gual se ocupó de la reorganización política y financiera de la ciudad. Fue también uno de los principales organizadores del Congreso Anfictiónico de Panamá, al cual asistió como representante de la Gran Colombia.

En marzo de 1829 salió rumbo a Guayaquil, llamado por Bolívar para formar parte del Consejo de Estado. Al producirse la disolución de la Gran Colombia (1830), permaneció en Bogotá, dedicándose a ejercer su profesión de abogado. Durante este período, ayudó a su amigo, el general Daniel Florencio O’Leary en la recopilación de los documentos incluidos en las memorias de este último.

En 1847 regresa a Venezuela y, tras el derrocamiento de José Tadeo Monagas, encabezó el Gobierno provisorio designado por el Congreso en marzo de 1858. En 1860, en plena Guerra Federal, fue electo vicepresidente de la República, asumiendo nuevamente la primera magistratura, luego de renunciar el presidente Manuel Felipe de Tovar.

Gual sería derrocado y arrestado en su casa por el jefe de la guarnición de Caracas, el coronel José Echezuría, el 29 de agosto de 1861. La tradición refiere que al ser arrestado, Gual increpó a Echezuría con estas palabras: “¡Tan joven y ya traidor! ¡Con hijos y tener que legarles un crimen! (…) Lástima me da usted señor!…”. Trasladado a las Antillas, se dirigió luego a Guayaquil, donde murió a los pocos meses.

Fuentes: Varias.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve