Memorias / Noticias

5.May.2016 / 10:15 am / Haga un comentario

Farabundo Martí

Prensa PSUV.- Un 5 de mayo de 1893 nació en el poblado de Teotepeque, departamento La Libertad  (El Salvador), el político comunista Farabundo Martí, prócer de las luchas del pueblo salvadoreño y centroamericano por su libertad y dignidad.

Vivió en una época extraordinariamente agitada que inició unos años antes de su nacimiento, cuando las comunidades indígenas y campesinas fueron despojadas de sus tierras por la naciente oligarquía cafetalera con las leyes de 1881 y 1882.

Fue dirigente principal dirigente del Partido Comunista de El Salvador. Fue además fundador del Partido Comunista Centroamericano y miembro de la Liga Antiimperialista de Las Américas, del Socorro Rojo Internacional y del Partido Comunista Mexicano. Auténtico internacionalista, combatió junto a Sandino en la guerra de liberación de Nicaragua contra la invasión de Estados Unidos.

Por enfrentarse a la clase dominante, entre 1920 y 1932 fue encarcelado 9 veces: 6 en El Salvador y 3 en Guatemala, Estados Unidos y México. También fue expulsado 5 veces de diferentes países y fue el principal dirigente del Partido Comunista Salvadoreño, fundado en 1930.

En 1929 se inició la crisis del capitalismo mundial, que provocó una baja de los precios del café. En el país aumentó la pobreza en el campo, quebraron bancos, bajaron los ingresos del gobierno y miles de personas quedaron desempleadas. Farabundo seguía organizando a la población y participando en sus luchas.

En diciembre de 1931, el general Maximiliano Martínez derrocó al gobierno de Arturo Araujo. El 22 de enero de 1932, se dio un levantamiento indígena y campesino (“la insurrección del ‘32”), brutalmente reprimido por la dictadura. Farabundo participó en los preparativos del alzamiento, pero el 19 de enero de 1932 cayó preso junto a los líderes estudiantiles Luna y Zapata.

Un consejo de guerra presidido por el general Manuel Antonio Castañeda juzgó y condenó a Agustín Farabundo Martí y Alfonso Luna Calderón y Mario Zapata a morir fusilados en el Cementerio General de San Salvador, previo traslado desde sus celdas en la Penitenciaría Central.

En la tarde del 31 de enero de 1932 los prisioneros fueron llevados a una capilla para un servicio, y luego dos sacerdotes llegaron, el Padre Prieto y el Padre Rutilio Montalvo. Martí entonces dijo que no tenía pecados por los cuales confesarse. Se dice que en el momento de confesarse, Martí le dijo a un sacerdote que “he perdido la fe en los principios omnipotentes, los cuales de acuerdo a ustedes, son todos justicia y todos amor” , y preguntó al sacerdote si era justo lo que habían hecho el ejército y los burgueses a los fallecidos de “nuestros rangos”. Los otros dos acusados sí se confesaron. Luna admitió que no había comprendido los actos que serían necesarios para hacer justicia por los pobres, ya que se le acusaba de los actos inhumanos hechos por la revuelta comunista. Los tres fueron fusilados el 1 de febrero de 1932. También perecieron otros dirigentes del levantamiento, como Feliciano Ama (líder indígena de Izalco) y Francisco Sánchez (que dirigió el levantamiento de Juayúa).

El coraje, el ejemplo y la coherencia del pensamiento de Farabundo Martí, ha sido un legado que ha estado presente en la lucha de todas las generaciones de revolucionarios posteriores. Fue un auténtico internacionalista que arremetió contra la reacción latinoamericana y contra el imperialismo yanqui. Pertenece a la constelación de las grandes figuras comprometidas en transformar la sociedad latinoamericana. Farabundo vive hoy en la lucha del pueblo salvadoreño. Es un ejemplo de constancia, sacrificio y solidaridad.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve