Noticias

9.Feb.2015 / 03:27 pm / Haga un comentario

Hace 12 años se consolidó la victoria del pueblo y los trabajadores patriotas que derrotaron el sabotaje petrolero y económico, perpetrado por la derecha y la cúpula empresarial con el objetivo de frenar los avances sociales de la Revolución Bolivariana.

Durante el programa Aló, Presidente, número 138 transmitido el 9 de febrero de 2003, desde la Refinería El Palito, en el estado Carabobo, el Comandate Hugo Chávez resaltó la conciencia política y social del pueblo y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para derrotar las acciones criminales y desestabilizadoras emprendidas por la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), con el apoyo de dirigencia de la Central de Trabajadores de Venezuela (CTV), organización sindical controlada por Acción Democrática (AD).

“Creyeron que Chávez no aguantaba el paro, pero se equivocaron porque no es Chávez, esto no es de un hombre, aquí lo que hay es un pueblo con dignidad, aquí lo que hay es un colectivo dando una batalla como nunca antes”, expresó en referencia al triunfo revolucionario sobre el sabotaje que había iniciado el 2 de diciembre de 2002.

Recordó, que durante el golpe económico de 2002, los empresarios bloquearon fuentes de producción de alimentos, de leche, de harina de maíz, de carne, refrescos, agua, así como otros consumos esenciales para la familia venezolana.

Estos poderosos sectores económicos, tal y como señaló el Comandante Chávez, obligaron a cortar el suministro de combustible, a parar barcos de la marina mercante en las aguas del Caribe, a restringir los horarios en las entidades bancarias, y cerrar escuelas, universidades, entre muchas otras medidas para atentar contra el orden democrático del país.

“Jugaron otras cartas (…) nos tiraron a sacar, pero aquí estamos hoy más fortalecidos que ayer, hemos derrotado el golpe petrolero, económico, fascista y terrorista (…) obtuvimos unidos la victoria contundente de la patria, victoria petrolera, victoria moral, victoria civil, victoria militar, victoria obrera, la victoria popular, la victoria, la victoria y la victoria: ese es el camino del pueblo venezolano de hoy, de la Patria”, resaltó Chávez en esa oportunidad.

El líder de la Revolución Bolivariana subrayó que tras la nueva derrota de la burguesía, los bolivarianos, los revolucionarios, siempre estarán liderando la Venezuela nueva.

“Yo nunca me voy a ir, y cuando digo que nunca me voy a ir es que nunca me voy a ir, porque aquí gobernaremos los bolivarianos, los revolucionarios, los que amemos a la patria, por 500 años más. Ellos (la derecha) no pueden volver porque el daño que le hicieron al país fue demasiado grande”, aseguró.

Pérdidas para la nación

Durante el Aló, Presidente 138, Chávez se refirió a que durante el golpe económico a la industria petrolera, Venezuela perdió miles de millones de dólares que debían invertirse en el bienestar del pueblo.

Indicó, que como consecuencia de la paralización de operaciones de producción, procesamiento y exportación de crudo, el Gobierno bolivariano tuvo que importar más de 600 millones de dólares en gasolina para abastecer a la población.

Cifras publicadas del Banco Central de Venezuela (BCV), reflejan que como el resultado del paro petrolero se registró una contracción de 9,2% del Producto Interno Bruto y una caída de la actividad económica de 27,7%. Mientras que los datos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) reseñan pérdidas por 2.598 millardos de dólares, como consecuencia del crudo no exportado; 267 millardos de dólates producto de las ventas internas no realizadas; y más 841 millardos de dólares por la importación de combustible.

Cúpulas contra el pueblo

El comandante Chávez explicó al pueblo venezolano el 09 de febrero de 2003, que posterior al fracaso del golpe de Estado de abril de 2002, y al restablecimiento del hilo democrático, los factores de la derecha continuaron con su estrategia desestabilizadora contra el país.

“Como no consiguieron lo que en abril habían conseguido un grupo de generales y almirantes y un grupo de militares que se prestaron para el golpe de Estado militar, en diciembre lanzaron un nuevo ataque, un golpe de Estado petrolero. Ese era el eje central del ataque golpista que arrancó el 2 de diciembre. Nos atacaron refinerías, centros de distribución, de llenado, las líneas de transporte para distribuir el combustible, todo eso lo sabotearon, llegaron hasta dañar las gandolas. Luego los barcos los pararon en el Caribe y nos hicieron un autobloqueo; ellos estaban convencidos, pero otra vez se equivocaron”, resaltó

Añadió que incluso los gerentes de la llamada meritocracia en Pdvsa, que se prestaron para dañar las instalaciones de la empresa y sabotear la principal industria del país, ordenaron bloquear las cuentas de la estatal para que no se tuviera acceso a los recursos. “Tenían una conspiración casi perfecta, pero no contaron con la fuerza del pueblo y de la Fuerza Armada”.

Con sus acciones de sabotaje, las cúpulas de la oligarquía pretendían revocar todo lo los avances impulsados por la revolución en materia petrolera.

En noviembre de 2001 el Gobierno bolivariano aprobó 49 instrumentos legales, entre los que se encontraban la Ley Orgánica de Hidrocarburos, a través de la cual se elevaban las regalías que debían pagar las transnacionales al Estado venezolano y se recuperaba el control de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

De este modo, se incrementaba en 30% los tributos de las transnacionales por las actividades extractoras y en 51%, como mínimo la participación del Estado en las sociedades mixtas con empresas extrajeras.

Esta Ley se oponía a los intereses de la derecha, ya que hasta 1999 Pdvsa cumplía un papel de satélite económico de la economía norteamericana, ya que se encargaba de suministrar todo el petróleo que este país necesitara para sostener su aparato industrial y militar.

Doce años después del sabotaje criminal, y gracias a la consolidación de un sistema democrático, la industria petrolera ha experimentado un proceso de transformación que le ha permitido continuar la exploración, explotación y comercialización de crudo, y contribuir a la vez con el desarrollo de programas sociales en beneficio de la población.

A través de la política petrolera popular y nacionalista del Gobierno revolucionario, Pdvsa ha aportado al desarrollo social de la nación más de 200.000 millones de dólares entre 2001 y 2014.

Reedición del Golpe

La derecha nacional e internacional que se propone detener el proceso socialista y apoderarse de los recursos energéticos del país, que cuenta con las mayores reservas petroleras certificadas del planeta, continúa arremetiendo a través de un Golpe de Estado y de un sabotaje frontal contra la economía del país.

Ante este escenario, el presidente de la República, Nicolás Maduro llamó a fortalecer la unión del pueblo venezolano y la Fuerza Armada, para frenar esta nueva arremetida golpista.

“Hago un llamado al pueblo y a los oficiales patriotas a que estén en máxima alerta, porque se ha puesto en marcha un cruento golpe de Estado en Venezuela”, expresó recientemenete en cadena nacional de radio y televisión.

El jefe de Estado denunció que a pesar de que las acciones desestabilizadoras emprendidas por la la oligarquía desde 2013 han sido derrotadas, se sigue orquestando un plan internacional para ejecutar un golpe de Estado.

Esta arremetida es acompañada de una guerra económica orquestada por algunos sectores económicos e industriales del país, con vínculos con partidos de derecha, que atentan contra el poder adquisitivo del pueblo con delitos de usura, contrabando de extracción, acaparamiento y desabastecimiento de productos de primera necesidad, para fomentar un clima de caos y zozobra en la población.

“Se ha desatado una locura, por lo que el pueblo debe estar atento, en caso de que se intente algo contra el Presidente de la República, el pueblo tiene que estar preparado para rescatar su democracia, su Constitución y su revolución”, afirmó el Jefe de Estado.

 

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve